Inicio Columnas LOS CHARREZ, UNA REEDICIÓN DE CAÍN Y ABEL

LOS CHARREZ, UNA REEDICIÓN DE CAÍN Y ABEL

144
0

*La acusación no incluye homicidio de joven incinerado

Por Antonio Ortigoza Vázquez/@ortigoza2010

El 24 de abril pasado se aprobó por voto mayoritario el desafuero del diputado federal por Morena, Cipriano Charrez Pedraza, pero su detención se realizó cinco meses después, el pasado viernes 20 de septiembre, en la esquina de Atenas y Abraham González, frente a la secretaría de Gobernación, en la ciudad de México, con base en la orden dictada por un juez de control por la denuncia de intento de homicidio interpuesta por su propio hermano, Pascual Charrez, alcalde del municipio de Ixmiquilpan.

Sin embargo, tal parece que otra de las múltiples cuentas pendientes de Charrez, la muerte de un joven de 21 años incinerado dentro de su coche la madrugada del seis de octubre del año pasado, como consecuencia del choque con la camioneta que conducía a toda velocidad y en completo estado de ebriedad, quedará pendiente de que se haga justicia.

La captura de Charrez es otro capítulo en una larga historia de un conflicto que tiene todas las características de disputas hamponiles entre familiares, que combinan delincuencia disfrazada de trabajo político, saqueo de arcas municipales, represión, chantajes y abuso ostentoso del poder político,  que tiene como escenario el Valle del Mezquital, estado de Hidalgo.

En la detención del diputado desaforado colaboraron agentes de la Ciudad de México, le fueron leídos sus derechos, inclusive el de “proporcionarle un intérprete” (Charrez se ostenta como “dirigente indígena”) y todo el procedimiento fue grabado en video. El detenido hizo el intento de hacer valer un amparo, pero se le informó que ese recurso legal no cubría “delitos de prisión oficiosa”.

La Procuraduría de Hidalgo publicó un “tuit”  ese mismo viernes donde dijo: “Con la colaboración de la policía investigadora de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México la tarde de este viernes se cumplió la orden de aprehensión obsequiada por un juez de control en contra de C.C.P. (sic) por el delito de homicidio en grado de tentativa”.

EN “HUELGA DE HAMBRE” POR “VIOLACIÓN DE DERECHOS”

A su vez, Charrez logró publicar en Internet una hoja manuscrita donde se lee (se respeta sintaxis, puntuación y uso de mayúsculas): “Servicio médico CERESO PACHUCA

“20 SEP 2019 Pachuca

“En virtud  que no se me han respetado mis derechos como el ser asistido por un abogado, de informar con una llamada a mi familia y estar incomunicado durante todo este tiempo a partir de las 3.00 de la tarde y de sufrir agresión verbal y amenazas de los agentes que me detuvieron con violencia, declaro que a partir de esta hora 7:20 de la tarde de este viernes  me DECLARO EN HUELGA DE HAMBRE por todas las injusticias y Responsabilizo de mi salud y de mi familia a Omar Fayad Meneses, Simón Vargas y Pascual Charrez.

“Cipriano Charrez Pedraza” (Rúbrica).

A la mañana siguiente de su detención, un “post” publicado en su página personal de Facebook emitido a 9:58 AM, Charrez publica una especie de “manifiesto político” en torno a su situación legal.

“El día de ayer viernes 20 de septiembre de manera injusta, sin respetar el debido proceso y violando mis derechos humanos fui detenido en la Ciudad de México cuando acudía a la gestión de recursos de nuestros pueblos indígenas. Como es de su conocimiento los 19 años de lucha y gestión de recursos incomodan a los grupos de poder político que han gobernado Hidalgo y esta es la razón más fuerte para mi detención por lo que inicié desde ayer una huelga de hambre para seguir en esta lucha social contra la pobreza, la marginación y las injusticias”.

 #Primerolospobres

#NomasInjusticias

UNA FAMILIA PARA IXMIQUILPAN

Cipriano fue alcalde de Ixmiquilpan y heredó el cargo a su hermano Pascual, pero casi de inmediato comenzaron las fricciones entre ambos y derivaron en choques verbales y violencia física por el control político del municipio.

El punto álgido de las rivalidades fraternas tuvo lugar después de aquella madrugada del seis de octubre del año pasado, cuando una parranda de Cipriano culminó con la colisión de varios vehículos, provocada por el diputado completamente ebrio y con el auto del joven de 21 años incendiado y el ocupante calcinado por las llamas.

El diputado Charrez huyó con ayuda de sus guardaespaldas, pero trascendió que Pascual vio la magnífica oportunidad de ajustar cuentas pendientes con su consanguíneo a la vez que cumplía estrictamente con su deber de hacer cumplir las leyes, pese a que el hermano  gozaba del fuero federal: ordenó la detención inmediata de su hermano Cipriano, pero éste ya estaba escondido en la capital del país para pasar la borrachera y enfrentar la situación haciendo valer su condición de diputado y sus “palancas” en el Congreso.

Por su parte, en el recinto legislativo de San Lázaro, los mismos diputados de la mayoría morenista dijeron: “El fuero no será obstáculo para la justicia”.

Charrez por su parte, se movió rápidamente y supuestamente llegó a un acuerdo económico con los deudos del joven muerto a la vez que consiguió un amparo para no ser detenido por ese motivo.

Pero el alcalde y hermano del diputado, Pascual, puso una denuncia formal en el sentido de que “el domingo (1 de septiembre) se presentaron en su domicilio 20 individuos, los que irrumpieron violentamente, lo sacaron a la fuerza, lo golpearon y amenazaron con ahorcarlo”.

Que eso fue impedido por la participación de dos policías municipales  y un vecino, los que lograron rescatar al alcalde de sus agresores. Que poco después, “otro grupo a bordo de tres camionetas arribó a su domicilio mientras el alcalde platicaba con siete vecinos sobre lo sucedido y que los intrusos dispararon hacia su residencia, que él se refugió en el tercer piso de su casa y después huyó hacia el monte. La Guardia Nacional capturó a seis tipos, vecinos de Nith, comunidad controlada por su hermano”. Y reiteró: “Todo eso fue por órdenes de mi hermano”.

El diputado Charrez se ha visto envuelto en líos serios, como posible complicidad en tráfico de drogas, y que hay una investigación de la DEA que lo relaciona con una firma de transporte para trasiego de cocaína y mariguana hacia Texas y otros estados de Estados Unidos, y varios otros delitos cometidos al amparo de los cargos públicos. Nada de eso hacía mella en la carrera política y se sumaba  así a la no ciertamente corta lista de personajes con mucha cola que les pisen y que fueron asimilados a la 4T.

Sin embargo, las presiones de la prensa y de la sociedad hidalguense forzaron el desafuero, ya que la diputación de Morena  tenía muchas manchas en su haber como para cubrir de impunidad total a un tipo de tan mala catadura como Cipriano Charrez.

No deja de ser paradójico: Que haya sido un hermano quien quizá prepare la tumba política del diputado, a menos que de nuevo la fortuna le favorezca con alguna componenda. Todo es posible.