Inicio Columnas *Acción Nacional, partido sin rumbo * Sus siglas, sinónimo de negocio

*Acción Nacional, partido sin rumbo * Sus siglas, sinónimo de negocio

254
0
Compartir
Ilustración: fotolog.com

ENTRELÍNEAS

 

Por Emmanuel Islas

 

Sin lugar a dudas, el Partido Acción Nacional (PAN), tanto a nivel nacional, como en el resto del país, se ha convertido en una guarida para arribistas y negociadores de intereses mezquinos.

Atrás quedaron esos buenos años cuando el PAN era sinónimo de ideales, democracia y lucha pacífica por la conquista del voto ciudadano.

Ahora sólo es parte del recuerdo de El Maquio, Gómez Morín y miles de hombres y mujeres que ofrendaron su vida por legar, no sólo un partido político sólido, sino un México más justo e igualitario para todos.

Para desgracia de esos panistas por convicción, este instituto político fue también, caldo de cultivo de personas ambiciosas  que vieron y lo siguen haciendo en sus siglas y colores, un botín político y su forma de ganarse la vida, a costa de los demás.

En el caso particular de Hidalgo, la mafia que ha tomado en sus manos el poder de decisión de los destinos de este instituto político, más allá de fortalecer sus estructuras, prácticamente las han exterminado.

Por ejemplo, Guillermo Galland Guerrero, actual diputado local, cuando por diferentes circunstancias logró colarse como dirigente en la entidad de este partido, además de haberse caracterizado por generar fuertes sospechas de malos manejos financieros, también se dice, convirtió a sus allegados, en pervertidos alcohólicos y adictos al sexo.

Y es que para quienes conocemos la historia de los partidos políticos en el estado, para nadie es ajeno que el mismo Galland Guerrero ya anda en las grandes ligas de la vida loca y sin freno; que en teoría debería de ser respetable la vida privada de las personas, pero que en este caso no, cuando en el mismo Comité trasciende de manera soterrada, que se han armado borracheras   y fiestas de poca ropa, que exhiben la calidad de ser humano que son sus participantes.

Vamos con otro negociador de la política y que casualmente es también panista, y me refiero al actual delegado de la Secretaría de Educación Pública en Hidalgo, Raymundo Ordoñes Meneses, quien pasó de ser el asistente del ex diputado federal albiazul, y por supuesto arribista de la política, Daniel Ludlow Kuri, a  funcionario público millonario.

De esta manera, Raymundo Ordoñes logró hacerse el chistoso, y con la suerte de su lado, logró que Ludlow Kuri lo posicionara primero, como secretario general del Comité Estatal del PAN, para posteriormente alcanzar la posición de la que hoy disfruta como funcionario federal, durante el periodo del entonces presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa.

Casos como los anteriores hay muchos, por ejemplo, en el PAN hay de todo. Jorge Moctezuma Aranda, uno de los primeros jóvenes que se enfiló en el PAN hace ya muchos ayer, anduvo mintiendo sobre su profesión de abogado, cuando en realidad no logró terminar sus estudios universitarios, sino hasta hace poco tiempo.

También los hay golpeadores de mujeres, o al menos así los han denunciado, como fue el caso de Alfredo Ortega, mejor conocido como ‘El Capi’, a quien en su momento, una de sus ex mujeres lo denunció por maltrato y golpes. Se dice que también le propinaba su dosis de violencia  a su padre, aunque esto sólo se quedó como un simple rumor.

La lista es extensa y lo más lamentable es que se rasguen las vestiduras muchos panistas, sobre casos de corrupción y escándalos públicos, cuando ellos en realidad resultan ser sólo vividores de la política, y que han hecho del PAN, su forma de vida y un negocio redondo con posiciones que a ellos no les corresponde acceder.

Con esos políticos, los ciudadanos para que queremos enemigos, ¿no lo cree usted así, amable lector?