Inicio D.F. Amenazan más “diluvios” esta tarde-noche; el metro paró parte de Línea “A”

Amenazan más “diluvios” esta tarde-noche; el metro paró parte de Línea “A”

10
0
Compartir
Así lucía esta mañana la autopista a Querétaro, en el norte del Valle de México. El agua llegó a penetrar a los autos por las ventanillas.

*Ayer “se cayó el cielo sobre la capital”: 14 de de las 16 delegaciones, inundadas
*Miles de toneladas de basura, olvidada en arterias, taponaron el drenaje
*Láminas de metro y medio de agua; 20 zonas vulnerables, infartan la capital
*Milagro: no se reportaron víctimas, salvo daños y momentos de angustia; retrasos

CD de México, septiembre 29/2016 (agencia acento) Castigada con aguaceros de nueve horas, la capital amaneció anegada en 14 de sus 16 delegaciones; puntos de las cuatro entradas a la ciudad (la autopista a Querétaro, la de Cuernavaca, la de Puebla o la de Pachuca) o kilómetros del Anillo Periferico, que rodea la Megalópolis, estaban convertidas en lagunas.

Las delegaciones Cuajimalpa, Cuauhtémoc, Tláhuac e Iztapalapa fueron las más afectadas por los aguaceros

La lluvia que se registra en la Ciudad de México afecta a todas las delegaciones y ha dejado severos encharcamientos en algunas zonas, siendo Cuaujimalpa, Cuauhtémoc, Tláhuac e Iztapalapa las más afectadas.

Metro a reventar y con goteras, ahora inundado

El Metro, que cumple 48 años, que padece de goteras permanentes; hundimientos irregulares, ahora volvió a paralizarse por efectos de inundaciones en el oriente de la megalópolis. Fueron suspendidos los servicios de transporte para algo como 400 mil viajeros que conectan de la estación Pantitlán (a espaldas del aeropuerto con las “Ciudades Dormitorio” mexiquenses del oriente) y se sellaron las estaciones Los Reyes y La Paz.
El agua impedía acceder a los andenes y el personal de emergencia luchaba por desaloja las aguas que les daban a la cintura.

Con el agua a la cintura

Ya entrada la noche, en que el DF y el Estado de México intercambio unos tres millones de viajeros en ambos sentidos, “la hora pico”, fue dramático el escenario, con gente atrapada en lagunas aquí y allá, sin poder llegar a casa al final de la jornada.
Obreros, estudiantes, profesionistas o amas de casa y sus hijos, luchaban por alcanzar lugar en la fila de autobuses que entraron a sustituir la demanda del Metro, en su tramo final de esa la línea “A”, que solo daba servicio de la estación Pantitlán a la estación Santa Martha.

La Secretaría de Protección Civil capitalina informó que en diversos puntos de la capital registra una severa precipitación pluvial, la cual imposibilita la visibilidad de los automovilistas; ante esto, las autoridades locales hacen un llamado a los conductores a respetar las señales de tránsito y manejar con precaución.
A través de las redes sociales automovilistas reportaban zonas inundadas o encharcamientos.

Personal de bomberos, del Sistema de Aguas de la Ciudad de México y automovilistas y capitalinos de todo tipo, reportaban sin cesar que los niveles del agua convertían las arterias como avenida en Iztapalapa: eran los casos de Guelatao y Central de Carga;Fuerte de Loreto y José Aguilar Barraza. Y, desde luego, el cordón umbilical que ha sido al oriente del Valle de México y el resto del país, la Calzada Ignacio Zaragoza, a la altura de la estación La Paz del Metro.

Hangares Aviación al y Comisión Nacional Agraria, al lado del Aeropuerto Internacional, ya terreno de la delegación Venustiano Carranza.
El Eje 10 Sur en su cruce con la Autopista México-Puebla, era una laguna. En el lado opuesto, el poniente, tenía su laguna en Alfonso Andrade y Rómulo O’farrill, delegación Álvaro Obregón.

En el sur, la arteria más antigua de la capital, la Calzada de Tlalpan en su cruce con Taxqueña (Coyoacán) estaba anegado y atrapados cientos de autos, camiones cargueros o autobuses y camionetas. Igual, varios tramos de la avenida más larga de la capital, Insurgentes. Peor, o el río entubado más caudaloso, convertido río de autos, sobre pavimento de acceso controlado, Río Churubusco era un tormento. Los automovilistas no podían ver por lo copioso del aguacero, mientras avanzaban temerosos de lo peor.

Otro río entubado, ahora convertido en una arteria de acceso controlado, el Viaducto Río de la Piedad y su cruce con Avenida 8, era una laguna que desaguaba su segundo nivel sobre niveles más bajos en la lateral.

La otrora entrada a la capital, hoy Avenida Chapultepec y su cruce con Insurgentes, que conectan a la Zona Rosa, el barrio popof, no podían creer lo que veían, con miles de atrapados en sus autos o autobuses, sin poder circular.

Personal de emergencias llegaba enfundado en sus uniformes con vivos fluorescentes ante los llamados de auxilio por los encharcamientos.
Instalaban sus camiones tipo “vactor” para “chupar” con enormes mangueras y desazolvar las coladeras taponadas con tierra y basura.

Policías de Tránsito lograban destrabar aquí pero se congestionaba más allá. Y así, toda la noche que comenzó a disminuir sus angustias al entrar la madrugada.
Los reportes, no paraba: “hay inundación en carriles centrales de la México-Toluca”…”Piden auxilio en La Purísima, de Iztapalapa”; “se vino abajo un árbol”.

Árboles y postes o semáforos caídos, en todos rumbos
Árboles y postes o semáforos caídos, en todos rumbos

“El STC Metro cerró las estaciones Santa Martha y La Paz de la Línea A, debido a que de nueva cuenta se inundó la zona.

El Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro indicó que redujo a la mitad su velocidad promedio. Es decir, mantiene marcha de seguridad en toda su red para evitar riesgos, por lo que llama a los usuarios a prevenir su traslado.
Con todo, no se reportaron víctimas.