Inicio Columnas AMLO, PODER SOBRENATURAL

AMLO, PODER SOBRENATURAL

388
0

Por Samuel Cantón Zetina/@SamuelCanton

Mucho se va a hablar y escribir de aquí a las elecciones del domingo 6 de junio, y uno de los temas, principalísimo, es el factor Obrador.

¿Cómo juega el presidente?

Todas las baterías de sus enemigos -o adversarios, como él les llama- se han enfocado desde el principio de sexenio directamente en contra suya, en algo normal, dado que constituye el más grande activo de su partido y causa.

Los ataques, sin embargo, han funcionado muy poco.

Encuestas muestran que AMLO mantiene sus márgenes de popularidad en la órbita del 60%, y que nada, incluyendo el tema de las vacunas, le ha hecho mella mas allá del que en algún momento del viaje experimentó.

MORENA observa una clara ventaja en los sondeos, y eso es imposible desvincularlo de la aceptación que trae el paisano.

¿A qué se debe su blindaje a prueba de todo?

La explicación que el reportero encuentra es que proviene del gigantesco valor que los mexicanos le dan en su combate a la corrupción, virtud que se le otorga casi incondicionalmente.

De allí que todas las campañas y señalamientos donde pretenden ponerlo como solapador o cómplice cínico de deshonestos, rebota una y otra vez contra el grueso muro de la gente que protege su integridad personal.

No es fácil de comprender, porque esa confianza ciega o tuerta que la población tiene en su honestidad, no se refleja en la calificación que los propios colectivos le asignan en el ejercicio de gobierno.

Es decir: Obrador está muy bien evaluado, pero no en reconocimiento a que esté haciendo una labor extraordinaria.

Lo vemos, para no ir tan lejos, en la medición que apenas ayer publicó el periódico El Financiero, donde en rubros como salud, corrupción, economía y seguridad, el presidente es reprobado ¡en todos!

En general, su aprobación en marzo fue de 61% contra 36% de rechazo.

De acuerdo al seguimiento del diario, la variación en la calificación, en los últimos 10 meses, ha sido mínima.

En salud, el 31% lo vio bien, el 38% mal (tal vez contradictoriamente, porque entre personas vacunadas, o que tienen un familiar vacunado, es palomeado por el 67%).

Respecto a corrupción, el 33% lo vio bien, el 46% mal. En economía, el 28% lo vio bien, el 44% mal.

Y en seguridad pública, donde le fue peor, el 20% lo vio bien y el 61% mal.

¡Vamos!: la fortaleza de AMLO radica en su honestidad individual.

Se mira diáfanamente en la contestación que los entrevistados dieron a la pregunta sobre cómo calificarían sus siguientes atributos: honestidad, liderazgo y capacidad para dar respuestas.

Donde salió mejor fue en honestidad, con 51%, luego liderazgo, con 45%, y al final capacidad para dar resultados, con 37%.

¿Y entonces cómo sostiene sus parámetros de respaldo?

Como sea, nada hace caer abruptamente al paisano en el ánimo de millones de compatriotas, como en vano han intentado -con sus cotidianos misiles- sus opositores.

Y ese poder sobrenatural cubre a MORENA, y conserva al partido como favorito del electorado.

Un fenómeno.

Y DE MAÑANA…

EL PRESIDENTE debe intervenir en la porquería que rodea el caso del niño muerto por negligencia en el parque acuático Xenses de Playa del Carmen, porque ahora el Grupo Xcaret, al que pertenece, anuncia -con un desparpajo espeluznante- que va a ¡demandar! al padre por “difamación”, por contar el horror que vivió en toboganes con Leonardo, el menor de 13 años al que por irresponsabilidad arrancaron la existencia. Acabar con el influyentismo es una de las cosas que mejor se le dan al tabasqueño…***¡ESO SÍ está carbón! Los artistas no tienen nada de malo como candidatos -son peores violadores y obispos-, pero si son iguales de ratas que los políticos, es mejor que le sigan con lo suyo. Que el actor Alfredo Adame diga -en audio en redes- que se va a “chingar” $25 millones de lo que le van a dar para campaña, mata la esperanza…***NADA MÁS dijo AMLO que pudo ser montaje que se picara sin vacuna a un adulto mayor, y Epigmenio Ibarra, su productor de cabecera, salió corriendo para cargarle el “muerto” a la CIA. Dirá Biden: ¿Y yo qué pex? Con anticuerpos que le dejó el contagio, el presidente tomó la decisión de no vacunarse contra el covid-19 por ahora…

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here