Inicio Opinión Antorcha campesina: El fascismo criminal con máscara agrarista

Antorcha campesina: El fascismo criminal con máscara agrarista

2787
0
Compartir
Guadalupe Orona Urías

 Defensores de paupérrimos; vida de magnates

 

POR GUSTAVO CORTÉS CAMPA

FOTOS: QUADRATÍNHIDALGO.COM Y ESPECIAL

Guadalupe Orona Urías es dirigente estatal en Hidalgo de Antorcha Campesina. Dice representar a “100 mil familias campesinas en pobreza extrema” y en artículo periodístico publicado en marzo pasado, reclama al gobernador Omar Fayad Meneses y eleva su voz: “Francamente, estos señores del gobierno no están acostumbrados a tratar con mexicanos decentes, que decimos y hacemos lo que pensamos por un México más equitativo, más justo, con menos hambre e ignorancia”.

Y por esas mismas fechas, para protestar por un México más equitativo y más justo, organizó un mitin en la explanada frente al Palacio de Gobierno, en Pachuca, para gritarle al gobernador sus verdades. En apoyo de la lideresa, acudió el líder nacional de Antorcha, Aquiles Córdova Morán.

Doña Guadalupe hizo entrada a la plaza en una camioneta Toyota Highlander Sport  y sus colaboradores (guaruras) en una Explorer. El líder máximo, Córdova Morán, en una Land Rover tipo Ranger y sus escoltas, en una Jeep Limited. Se supo además, que otra camioneta vista  ese día, Porsche modelo Cayenne, también es propiedad de don Aquiles

Los autos de lujo, propiedad de los diriegantes antorchistas (Foto Quadratín Hidalgo)

En nota de la agencia de noticias Quadratrín, donde cita un sitio de Internet especializado en automóviles de lujo, se informa que la Toyota de doña Guadalupe anda en los 350 mil pesos; de don Aquiles, la Land Rover se cotiza en 239 mil dólares (unos cuatro millones 400 mil pesos) y la Jeep de los guardaespaldas, entre 719 mil y un millón 100 mil pesos. Además, el Porsche llega a venderse en dos millones 600 mil pesos. Ese auto, como una referencia a otro esforzado líder defensor de sus hermanos indígenas de Hidalgo, el ex diputado local Omar Daladier Zerón Flores, ya que en la pasada legislatura presumió a sus colegas  con un auto Porsche de las mismas características. Daladier se ostentó como “representante en el Congreso local de una de las zonas más pobres y marginadas de Hidalgo”.

Los campesinos que asistieron al mitin frente al Palacio de Gobierno llegaron en destartalados camiones expresamente alquilados, pero pagaron su “cuota por transporte”.

Eso sí, al tomar la palabra, Aquiles Córdova Morán pronunció uno de sus típicos y prolongadísimos discursos (tipo Fidel Castro y Hugo Chávez)  para una tremebunda “denuncia de las condiciones de terrible desigualdad” en todo el país.

ORIGEN CHAPINGUERO Y “BOLCHEVIQUE”

Aquiles Córdova Morán egresó de la Escuela Nacional de Agricultura, donde formó el “Bloque de Lucha Bolchevique”, grupo ultra desprendido del Partido Comunista Mexicano, y que por su activismo convirtió a la institución en Universidad Autónoma de Chapingo, conocida por tendencias “campesinistas”, “indigenistas” y por promover la “agricultura tradicional” en contra de las técnicas modernas de riego, semillas mejoradas y fertilizantes.

En 1974, en el municipio de Tecomatlán, localizado en la paupérrima Mixteca Baja, estado de Puebla, Córdova y otros 40 egresados de Chapingo, fundó Antorcha Campesina.

A lo largo de la década de los 70 y la siguiente de los 80, la organización se consolidó con apoyos del entonces gobernador poblano Guillermo Jiménez Morales, cuando comenzó a manifestarse con una forma de actuar que recuerda las bandas fascistas de “camisas negras” de Benito Mussolini: eran brazo armado contra otras organizaciones de tipo popular que molestaban a gobiernos locales, de la misma forma que fascistas en Italia y nazis en Alemania sirvieron para golpear a comunistas y liberales, pero después resultaron una lacra social y política.

ESTEFAN CHIDIAC: “SON ASESINOS… PERO LOS NECESITAMOS”    

El ex secretario de Economía de Puebla y actual líder estatal del PRI en la entidad, Jorge Estefan Chidiac, levantó mucho revuelo hace poco, cuando en Internet comenzó a circular un video, supuestamente grabado en reunión privada con priistas poblanos.

Porque en la grabación, el máximo líder priista poblano hizo afirmaciones, no precisamente reveladoras, sino por tratarse de un personaje de su tipo. Cuando los priistas poblanos le comentaron el “grave problema” que representa en Puebla Antorcha Campesina, Estefan les respondió:

“Comparto con ustedes toda la problemática de Antorcha Campesina; yo he visto asesinatos, he visto muertos; he visto a familias que se hacen pedazos. Yo he vivido donde verdaderamente hay conflictos… ustedes apenas comenzaron a vivir eso”.

La charla tuvo lugar en el municipio de Atlixco, según se observa en el video, difundido por el portal de noticias Agnóstica, donde el dirigente añade que “a pesar de las diferencias, en algún momento tendremos qué converger con la organización para que el PAN no les vuelva a ganar”.

Y ante los atónitos priistas, Estefan explicó: “El municipio de Atlixco no se puede ganar sin Antorcha Campesina. En algún momento vamos a tener que converger con ellos… discúlpenme, pero si se ponen sus moños, te va a quitar dos mil votitos, o tres mil o los va a comprar o los va a tener allá o se va a aliar con no sé quién y nos va a volver a chingar el PAN… tendrá que haber una forma de tolerarlos y encontrar que por conveniencia grupal tengamos que compartir con ellos lo que se tenga qué repartir”. (La transcripción respeta el uso indistinto de plural y singular y fallas sintácticas).

EL GRAN PADRINAZGO DE RAÚL SALINAS DE GORTARI

En tiempos de Guillermo Jiménez Morales, Antorcha se convirtió en un auténtico azote en las zonas campesinas de Puebla. Después, el mandatario transfirió la organización al entonces influyentísimo hermano incómodo, Raúl Salinas de Gortari.

En los seis años del gobierno de Miguel de la Madrid, Raúl Salinas de Gortari aprovechó con apenas disimulo (y la forzada complicidad de una prensa acallada) el poder que detentó el secretario de Programación y Presupuesto, Carlos de los mismos apellidos, para tomar el control directo de Conasupo y Banrural, entre otras instituciones, desde donde dio fuerte apoyo a Antorcha Campesina y Córdova comenzó a extenderse por todo el país con la poderosa Patente de Corso que le extendió Raúl. Hizo lo mismo con los Comités de Defensa Popular (CEDPÉS) en Monterrey, Durango y Chihuahua, organización urbana de fuerte influencia maoísta, encabezadas, respectivamente, por los compañeros de Carlos en la Facultad de Economía de la UNAM, Alberto Anaya, Bernardo González Yáñez (“Gonzalo Yáñez” o “El Rambo”) y Rubén Aguilar, los que en el sexenio salinista obtuvieron el registro como “Partido de los Trabajadores”.

ANTORCHA Y PT, APOYADORES DE COREA DEL NORTE

Lo curioso es que Antorcha y el PT coinciden puntualmente en ser organizaciones que utilizan la violencia con grupos de choque, que se fortalecieron con apoyo de poderosos políticos como los hermanos Salinas y también, porque en México son las únicas –al menos públicamente- organizaciones políticas que han manifestado reiteradamente su apoyo y admiración hacia el régimen despótico-mesiánico de Corea del Norte.

En un artículo publicado en su página oficial de Internet, Córdova Morán ha abordado con frecuencia el tema de Corea del Norte, en los que siempre elude la personalidad de auténtico orate del tercer hombre en la dinastía familiar, Kim Jon-un, hijo de Kim Sung Il y nieto de Kim Il Sung. Comportamiento personal y como gobernante, que en varios aspectos recuerdan las crónicas del  historiador romano Suetonio (“Los 12 Césares”) donde narra las locuras de Calígula y después, de Nerón, con sus crueldades, asesinatos, abusos sexuales   y su tren de vida de lujo a extremos rocambolescos.

En texto reciente, Córdova Morán señaló que “después de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos no estuvo dispuesto a permitir una Corea libre y unida bajo la tutela soviética y se apresuró a, poner por obra de su propia ‘liberación’ del sur. Como ambas potencias eran entonces ‘aliadas’, no quisieron chocar entre sí y recurrieron al recurso salomónico de dividir la península en dos: el norte, con una organización socialista de su economía y sociedad, y el sur, totalmente dominado por el Gran Capital… la “Guerra de Corea” fue una agresión de Estados Unidos… el programa nuclear de Corea del Norte no amenaza la seguridad ni de los legítimos intereses de nadie… la razón de todo es que Estados Unidos quiere la conquista de todo el mundo”.

SI NO HAY “PARTICIPACIÓN” TE QUITAN LA CASA

El reportero Humberto Padgett, del diario en Internet Sin embargo, realizó un amplio reportaje sobre la forma en que Antorcha domina amplias zonas marginadas del Estado de México, y en entrevista con personas que obtuvieron terreno y (auto) construyeron una casa bajo el control antorchista, se revelan la ignominia que padece esa gente, con exacciones, abusos y amenazas. De cómo “hay qué participar” (marchas, plantones, provocaciones violentas) y dar cuotas por todo lo que se antoje a los líderes, y de cómo, después de penalidades, pueden perder lo que edificaron.

“A la familia de Elena (nombre ficticio) le resultó imposible sostener las mensualidades, cumplir con las ‘participaciones’ e invertir en la construcción de la casa. Así que pronto incurrieron en morosidad. La organización impuso un interés mensual del uno por ciento (12 por ciento anual) que se incrementó al ocho por ciento mensual (88 por ciento anual) sobre el monto del retraso.

“Hay gente que tiene su deuda duplicada con Antorcha Campesina –dice el marido. Cuando terminé de pagar el terreno, quise que me entregaran documentos, pero me los negaron con el argumento de que ‘ya no participaba’. Fue entonces que los mandé al carajo y con otros vecinos estamos defendiendo nuestras casas”.

-¿Qué ocurre si alguien decide no participar más?

– Le quitan su casa. Una conocida dejó Antorcha, una ocasión que salió unos días y cuando volvió, la llave no abría la puerta. Había luces y personas. Le dieron su casa a alguien más, Pensó en la denuncia por despojo, pero finalmente no lo hizo”

Eso y muchas otras cosas más, es Antorcha Campesina.