Inicio Columnas Apodos con que se ha bautizado a los personajes de...

Apodos con que se ha bautizado a los personajes de la historia

“Ricardo Corazón de León; “Juana La Loca”; “El Nopalito”; “El Quince Uñas”, “El Tribilín”, son algunos de los sobrenombres que han sido endilgados por la vox populi tanto a personajes de la historia universal como de la política nacional

13471
0

Digamos que de la tradición de poner sobrenombres a los personales de la historia, no se salvó ni siquiera “El Zorro”, que no era otro que don Miguel Hidalgo y Costilla-Gallaga.

Y es que en la llamada “Madre Patria” -¿quién le habrá puesto así de cursi?- surgieron motes como Juana “La Loca” que estaba casada con uno que sí estaba loco que era rey y le decían Felipe “El Hermoso”. También Ricardo “Corazón de León” y tantos otros soberanos cuyo nombre de pila era Carlos o Felipe, pero que preferían que los nombraran como “El Bueno”, “El Atrevido”, “El Bienamado”, “El Calvo” o “El Sabio”.

Aleman_Miguel_2Son como antecedentes de Vicente Fox Quesada, quien al término de su mandato, prácticamente exigió que se le llamara “señor presidente”, cansado ya de los clásicos “El Presichente, “El Gato con Botas”, “Chachalaca”, “Mr y yo por qué” o “El Primer Botudo del País”.

 Los presidentes de México no se salvarían a la hora de colocar sobrenombres. En el siglo pasado tenemos que la vox populi nombró como “El Baboso” y/o “El Nopalito”, a Pascual Ortiz Rubio; décadas más atrás, a Antonio López de Santa Anna le endilgaron el de “El Quinceuñas” –es probable que por no robar nada- y Francisco I. Madero era “El presidente Pingüica” o “El Enano del Tapanco”, según el gusto de cada quién.

GUSTAV~1Los motes de Adolfo López Mateos eran “El Mangotas” o “López Paseos”; el de Luis Echeverría “El Pelón Consuelas”; José López Portillo era “El Jefe Cejas” o “Jolopo”; Miguel de la Madrid “El Gris Rata”; Carlos Salinas “El Chupacabras” y Ernesto Zedillo Ponce de León, “Pedillo” porque salió sin querer. A Felipe Calderón “Felife”, “Calderas” como lo nombra “Brozo” o “El Pelele” según López Obrador.

Ni Porfirio Díaz Mori se salvó de que lo nombraran “El Llorón de Icamole”; pero con quien sí se manchó la banda fue con Gustavo Díaz Ordaz mejor conocido como “Tribilín”, “Trompudo”, “Chango” o “Mandril”; contra lo que pudiera pensarse, el popular y querido “Tata” Lázaro Cárdenas también trascendió como “Trompapendécuaro”. Por cierto, al “Regente de Hierro” Ernesto P. Uruchurtu también respondía si le llamaban “Don Gladiolo” y al preciso Miguel Alemán Valdés “Sonrisal” o “Sonrisas Colgate”. Como dato anecdótico Manuel “El Loco” Valdés llamó al “Benemérito de las Américas” “Bomberito Juárez” y luego de que lo multaran en Gobernación regreso para decir que la esposa de Bomberito era “Manguerita” Maza de Juárez… y que me lo vuelven a multar.

¿Por qué se perdió la elegancia y el detalle de distinción? ¿En qué momento, se nos ocurrió caricaturizar a los políticos acuñando apelativos tan mamones como “Salgado Maspedonio”, “El Pejelagarto”, el “Diputeibol Pancho Cachondo”, el “Gober Precioso”, “Ulises Ruin”, Dulce María “Dinosauri” Riancho, “El Padrino Bobby Madrazo”, “El Espeluznante Niño Verde” o el “Subcomediante Marcos”?

Curiosamente la “izquierda” mexicana –que conste que no es apodo, así se hacen llamar— con apodos como “El Capitán Martí”, que tan bien se ha ganado Martí Batres, “La Tatichica” alias de la señora Rosario Robles, o “Dolores la Pierna”, que tan bien le quedó a la esposa de “El señor de las ligas”, René Bejarano.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here