Inicio Columnas BAÑOS RUBIO, ANTE EL RETO DE TEJER ACUERDOS Y CONSENSOS

BAÑOS RUBIO, ANTE EL RETO DE TEJER ACUERDOS Y CONSENSOS

812
0

* Una vez que han quedado definidas las candidaturas de los partidos a las alcaldías del estado, llega el momento de ir definiendo estrategias y tejer consensos con la sociedad; en Pachuca el PRI tiene la oportunidad de volver a la senda del triunfo si deja atrás los protagonismos y suma el talento de sus líderes y precandidatos, ante un Morena que no acaba de relamerse las heridas de su cruento proceso de selección

Por Antonio Ortigoza Vázquez/@ortigoza2010

Especial de Expediente Ultra

Sergio Baños Rubio, nominado por el PRI para la presidencia municipal de Pachuca, se encuentra frente a la oportunidad para frenar el triunfalismo de Morena, partido en gran medida intoxicado por sus triunfos que se debate en conflictos y divisionismos, frente a los comicios por venir.

El candidato del tricolor perdió la diputación local en 2018, cuando el otrora partido hegemónico fue apabullado por la emergencia de Morena con fuerte financiamiento y apoyo de clientelas de la Sosa Nostra, lo que le permitió ganar 17 del total de 18 distritos locales.

Victorias pírricas si se considera que la mayoría de los triunfos se dieron por el efecto López Obrador y no precisamente por el carisma y capacidades políticas de los consentidos del Grupo Universidad.

Las huestes morenistas quedaron al margen y suponían que ahora sí se les tomaría en cuenta a la hora de designar candidatos pero esto no ocurrió y es la razón por la que ahora se dan hasta con la cubeta, al grado que en el partido guinda ya se ventilan sus problemas aderezados hasta de cuestiones sentimentales, como sucede con el candidato a Pachuca, Pablo Vargas González, quien está recibiendo fuego graneado intrapartidista, sobre todo de parte de amanuenses de Sosa Castelán que no pudieron bajarlo de la nominación, como es el caso del cantante Francisco Xavier.

Aunque hay otra versión que señala el acuerdo a que llegó el capo universitario para que otorgando la nominación a la pareja sentimental de la madre del Secretario de Hacienda, Arturo Herrera, éste bajará la intensidad de las investigaciones de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), en su contra.

Pero mientras los morenistas comienzan a limpiar el batidillo de sus pleitos internos, ahora, todo depende que el priista Baños Rubio tome las cosas muy en serio, con la cabeza fría y se decida a trabajar con los mejores cuadros del tricolor local y emprenda una campaña a profundidad, sin dar oportunidad a los morenistas de reorganizarse.

Esto, porque deberá aprender de la anterior derrota y entender que no todo es “baño de pueblo”, música y apapachos. Importa, y mucho, un trabajo de organización sólido.

Podrá comenzar por agregar a su campaña a los contendientes en el proceso interno del partido, y entre ellos destaca, como es de sobra conocido, el ingeniero Benjamín Rico Moreno, un militante muy prestigiado, con carrera política, y probada experiencia tanto en el ámbito político como en el empresarial.

Ha sido fundador y gerente general de cinco empresas del ramo de la construcción y servicios.  En la función pública se ha desempeñado como secretario de Obras Públicas en la capital del estado; delegado federal de Conagua, secretario estatal de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Como empresario, ha sido directivo y socio de organismos como la Cámara Nacional de la Construcción, Coparmex, Canacintra, el Colegio de Ingenieros Civiles y otras organizaciones de profesionales.

Tiene posgrados en Especialidad en Dirección de Empresas, Especialidad en Análisis Político, diplomado en Población y Desarrollo y en Desarrollo Urbano.

Esa amplia formación profesional y política, le proporciona las cualidades para fortalecer la campaña electoral de Baños Rubio, quien ciertamente ha aprovechado su simpatía personal para incursionar en la política, pero en campañas para ganar una capital estatal, se requiere de apoyos profesionales fuertes.

El candidato Baños Rubio fue empresario precoz, ya que a los 18 años formó una empresa –“Grupo O’Port”- dedicada a la venta de insumos para eventos políticos, como mantas, pancartas, playeras. Pero, realmente, eso no le hace experto en campañas políticas, sino que aporta productos manufacturados a satisfacción de un cliente determinado.

El abanderado del tricolor aprovechó esa actividad para relacionarse con personalidades de la política local, como la amistad que le dispensa el gobernador Omar Fayad.

Pese a los conflictos internos de Morena, el PRI hidalguense tiene enfrente un duro camino a recorrer y deberá trabajar de la mano con lo mejor de sus cuadros, fraguando una alianza donde prevalezcan la capacidad y la sensatez, dejando de lado los protagonismos y los egocentrismos que en estos momentos no conducen a ningún lugar.

Vencer a Morena o, mejor dicho, al grupo gangsteril que le ha secuestrad, no es imposible. Todo es cuestión de lograr una estrategia que sume voluntades, talentos y ofrezca una atractiva propuesta una agraviada ciudadanía.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here