Inicio Columnas BAPTISTA, UN “COCODRILO LLORÓN” QUE SUEÑA CON RECUPERAR SU CANDIDATURA

BAPTISTA, UN “COCODRILO LLORÓN” QUE SUEÑA CON RECUPERAR SU CANDIDATURA

731
0

*  El mismo día que Sosa Castelán fue detenido en la CDMX, apareció en el diario El Independiente una entrevista con el ex líder de la bancada de Morena en el Congreso Local, donde quemó incienso a su jefe y se alabó a sí mismo alterando hechos históricos de los que fue imposible haber participado como el Movimiento del 68, cuando apenas tenía trece años; ahora en un vídeo clama justicia y dice que luchará para que el Tribunal Electoral le regrese su candidatura

Por Antonio Ortigoza Vázquez/@ortigoza2010

Especial de Expediente Ultra

Ricardo Raúl Baptista no pudo manifestarse más autosuficiente cuando declaró «soy un hombre afortunado», en entrevista para el diario «El Independiente», donde el aún candidato a la alcaldía de Tula hizo un entusiasta recuento de su carrera política y se jactó de su estrecha relación con Gerardo Sosa Castelán, a cuyo padrinazgo debe en los hechos  lo que presumía como logros personales.

Pero Tyché, la diosa griega de la fortuna, fue transformada por los romanos en «Fortuna duvia» (dudosa), «Fortuna brevis» (breve) y «Fortuna mala». Ésta última tocó a Baptista: La entrevista se publicó el 31 de agosto y ese mismo día Gerardo Sosa Castelán  fue detenido en la ciudad de México, acusado de lavado de dinero y otros delitos y enviado al penal del Altiplano, con narcotraficantes y secuestradores. Sus pares.

Tyché, en la maléfica versión romana fue implacable: La candidatura de Baptista fue impugnada, el Tribunal Electoral Estatal anuló su nominación y le ordenó suspender actos de campaña.

Y el otrora «afortunado» político ahora apareció en un video pedifacturado donde su lenguaje corporal es todo lo contrario. En tono doliente -insospechado hace tres semanas- reclama a los magistrados «una pésima interpretación de la ley» al dar entrada a una impugnación de su candidatura por una persona «carente de valores morales y (que es) un mercenario de la política». Y además, suelta un comentario curioso: «Todo parece que el viejo régimen, de la política vieja, está más vivo que nunca».

Informa en la filmación que «vine al Tribunal para interponer un juicio de protección de mis derechos políticos y humanos… que sean respetados. He acatado lo que resolvió… (pero) es muy importante que se restablezca la ley (sic) y que vuelva a ser candidato».

PIFIAS VERBALES, SIGNO DE LOS TIEMPOS

En la entrevista en el diario «El Independiente» (órgano realmente dependiente de la UAEH, es decir: «La Sosa Nostra»), aparece un Baptista muy satisfecho de «su carrera», de su trayectoria desde el PSUM, el PRD y  Morena, no obstante lo cual señala con plena convicción: «No soy chapulín».

De acuerdo con el tono en boga, dice: «Soy austero, no me llevaré nada a la tumba». (Una obviedad, también muy a tono con los tiempos).

El personaje se atreve a juzgarse a sí mismo y ¿qué creen? ¡Se absuelve  a sí mismo! «En mi conciencia no hay nada que me reproche algún recurso mal habido. Soy un hombre de trabajo y de ideales. Me gusta viajar, he estado en 43 países, a Cuba he ido 30 veces y alguna vez he estado en Moscú». Obvia decir que el “viajero frecuente” no explica cómo se ha financiado esos 43 periplos internacionales.

Los entrevistadores comentan que «a los 66 años, es de memoria avispada»

Pero sus aseveraciones nos revelan que podrían ser, en todo caso, avispas atontadas por DDT porque, de nuevo con la moda de los tiempos, hace relatos que poco se corresponden con las fechas en cuanto a sus experiencias estudiantiles.

Dice: «me tocó el final del movimiento del 68. Me impactó el conflicto, fue terrible». Pero si la edad de Baptista es correcta, en esa fecha tenía 13 años y ¿estaba en el movimiento de universitarios? Chico precoz y aventurero, pues.

Otra pifia: «Recuerdo que Luis Echeverría legalizó el Partido Comunista. Soy de los que consideran que el cambio se hace con las urnas».

Pero no fue así: en 1977, el nuevo secretario de Gobernación, Jesús Reyes Heroles, impulsó una reforma política y, a contrapelo de la idea del presidente José López Portillo, propuso al Congreso la legalización del PCM y otras organizaciones «de izquierda».

Pero lo que es del todo ridículo, es que falsifique la historia de su partido, Morena. (¡También con la moda de los tiempos!)

Dijo: «A Morena lo fundamos entre 2005 y 2006, pero se legalizó en 2014».

A mediados de 2005, Andrés Manuel López Obrador había renunciado a la jefatura de Gobierno del DF para lanzarse por la candidatura a la presidencia de la República por el PRD. En 2006, en plena campaña, el ahora presidente de México no tenía la menor idea de «organizar otro partido» porque comenzó a tenerla difícil con el candidato del PAN, Felipe Calderón, pero principalmente por sus garrafales errores, como eso de «¡Cállate, chachalaca!», rehusó asistir al primer debate y mandó a volar a los empresarios privados, Slim incluido.

Morena fue «presentada en sociedad» en 2009, como «movimiento político/social» dentro del PRD, en el Auditorio Nacional con lleno completo de 10 mil asistentes.

Pero AMLO fue candidato a la presidencia en 2012 por el PRD y fue hasta  2014 que les dio las gracias a los perredistas. (Es un decir).

LO QUE ARRASTRA LA CAÍDA DE SOSA

Al tocar el tema de la UAEH, Baptista se ufana: «Tenemos una casa de estudios de alta calidad, «ranqueada» a nivel nacional e internacional. Es un faro de luz dentro de la oscuridad. Se ha sabido conseguir recursos para investigación e infraestructura y posicionamiento del estado».

Subraya en ese aspecto: «No puede depender, por su crecimiento sostenido, de las aportaciones federales  y estatales».

Fue ese mismo día 31 de agosto, cuando en Hidalgo los políticos leían las declaraciones desbordadas de optimismo de Baptista, cuando comenzaron a sonar los celulares con la noticia de la captura de Gerardo Sosa Castelán y un video mostraba cómo un agente le conducía a una patrulla, pero con un detallazo en favor del ahora reo de la justicia: ¡No fue esposado!

El estrepitoso derrumbe de un fuerte aliado y patrocinador en Hidalgo de la candidatura de AMLO a la presidencia, según se filtren datos dentro de poco, podrá confirmarse que no fue precisamente por la «voluntad presidencial de combatir la corrupción», una de las varias faramallas del actual gobierno, sino de algo extra fronteras.

La caída de Sosa, por lo demás, ya arrastró a Morena en Hidalgo y ya  se avizoran cambios radicales en la UAEH.

Pero hubo algo, un detalle que a la luz de versiones que circulan ya en Hidalgo y en la CDMX, en las declaraciones de Baptista, lo que cobra particular relevancia.

Los entrevistadores tocaron el tema del congelamiento (y posterior descongelamiento) de las cuentas bancarias de la  UAEH, asunto que en esas horas de la entrevista se daba por superado.

Baptista dijo: «De eso del congelamiento de cuentas… apunta a que eso no viene de Hidalgo, sino de EU».

Es posible conjeturar que ni el mismo Baptista ni los entrevistadores (con el periódico directamente vinculado a la «Sosa Nostra»), avizoraron lo cerca, muy cerca, que estaba el ahora candidato de ser defenestrado.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here