Inicio Mundo Cae dictadura chavista; rescatan a la Asamblea Nacional

Cae dictadura chavista; rescatan a la Asamblea Nacional

*Fin a populismos; no más dictados de gobierno vía “un pajarito” *Argentina, Venezuela y Bolivia, dicen adiós a monopolios del poder

534
0
Foto especial

 

Agencias y corresponsalías

CD de México, 7 de diciembre de 2015 (agencia acento) No más gobierno bajo dictados de “un pajarito”. Venezuela reventó en las urnas al monopolio del poder dictatorial que instauró hace 17 años Hugo Chávez, ahora en manos de Nicolás Maduro.

La oposicionista Mesa de la Unidad Democrática, MUD, logró 99 diputaciones, contra solo 46 del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela ayer. Venezolanos dejarán de ser gobernados por un muerto que manda mensajes por pajaritos.
Al borde del colapso total –economía quebrada con hasta 200 por ciento de inflación y sin petrodólares qué regalar a candidatos y posteriores presidentes leales al chavismo- Venezuela se suma a la derrota de populismos de izquierda en Sudamérica.
Primero cayó el peronismo de Argentina y Brasil da muestras de cansancio del dúo Lula-Dilma Roussef, y ahora   Bolivia votó y dijo “no” a otra reelección a Evo Morales, que quería gobernar hasta 2015 y ahora dejará el cargo, con el que también se encariño, en 2019.
En Venezuela 75 por ciento o unos 15 millones de votantes, rescataron en la jornada electoral del domingo 6, la Asamblea Nacional, manipulada como una oficina más del gobierno de Nicolás Maduro. Ante la evidencia de que las urnas le negaban votos, este reculó al final y desistió aparentemente de su amenaza de movilizar al ejército en un virtual autogolpe de estado, “para defender al pueblo contra la derecha”.

Ahora, el revanchismo podría orillar a la victoria opositora, a una cacería de brujas y Maduro se adelantó –varias horas antes del cierre de casillas ayer- a ofrecer un ramo de olivo a los ganadores, en pos de evitar un choque, mientras las cárceles están llenas de presos políticos.

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) logró tendrá el control de la Asamblea Nacional al obtener 99 diputados, por 46 del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Quedan por adjudicar 22 escaños, que definirán el grado de poder con el que contarán los ganadores.

El triunfo supone un varapalo monumental a la figura y a la gestión del presidente, Nicolás Maduro, toda vez que las elecciones se habían convertido en una suerte de plebiscito. La crisis económica, la inseguridad o la persecución a los dirigentes opositores han sido motivos suficientes para que la sociedad haya dicho basta y optado por un cambio en el mapa político del país. El mandatario reconoció los «adversos resultados» y culpó de la derrota a la «guerra económica». Además, aseguró, en tono desafiante, que había ganado «una contrarrevolución». La derrota del oficialismo conlleva un golpe político para la revolución bolivariana y el socialismo del siglo XXI, que hace dos semanas sufría un primer revés, después de la victoria de Mauricio Macri ante Daniel Scioli en las presidenciales de Argentina.

La victoria de la mayor fuerza opositora rescata la autonomía de la Asamblea Nacional, su legislativo. La Mesa de la Unidad Democrática (MUD), es un crisol de partidos políticos que van desde el centro izquierda hasta la derecha más conservadora.
De nada valieron encarcelamientos con falsos cargos, ni

amenazas del gobierno de Maduro, cuya imagen de represor de periodistas y medios, trascendió al mundo. La oposicionista MUD ha conseguido sobreponerse a los amedrentamientos y las trabas que, durante años, le ha impuesto el oficialismo.

La imagen de Chávez, recurso electoral fallido

Maduro llamó a la “ofensiva popular” para que nadie se quedara en casa, sin votar. El chavismo nada logró con una guerra de mensajes por radio y TV de varias horas en cada intervención.
La situación no era nueva. Hace tres años, en las últimas elecciones a las que se presentó Chávez logró unos 800.000 votos casi al cierre de casillas, igual que cuando el opositor Henrique Capriles, con una amplia ventaja, terminó derrotado por esa estrategia del chavismo. Esta vez, falló con Maduro y su “Operación Remolque”, que ciertamente consiguió sumar al final cerca de medio millón de votos, según fuentes de MUD.
Maduro había declarado que, de perder, se lanzaría “al lado del pueblo” a defender la Revolución Bolivariana, con el ejercito, pero finalmente cambió y reconoció el triunfo de la MUD.

Argentina, preludio de derrota en Venezuela

Primero fue el caso de Argentina, donde el populismo de izquierda o lo que quedaba del peronismo en manos de los esposos Kirschner, donde el liberal Mauricio Macri (Cambiemos) puso fin a doce años de esa corriente.

Logró imponerse por una ajustada diferencia al peronista Daniel Scioli (del Frente para la Victoria) por 51,4% a 48,6%, al 99% escrutado.
Macri ganó por poco más de 700.000 votos en un país con 32 millones de votantes. Argentina viró a la centro-derecha tras 12 años de kirchnerismo con una inesperada calma..

El kirchnerismo perdió pero resistió con fuerza después del desgaste de 12 años de Gobierno. Los macristas atribuían este recorte final al éxito de la campaña del miedo que promovió Scioli en las últimas semanas y que hizo mella aparentemente en un parte de la población, sobre todo la más pobre. Scioli logró así ganar en la provincia de Buenos Aires, la más sensible a este tipo de mensajes, según los macristas.

Bolivia no a la nueva reelección de Evo

Ante el intento de perpetrarse en el poder, lo usual en gobiernos populistas de izquierda, 53 % de bolivianos rechazó intentos del presidente Evo Morales. Más aún, 54 % no acepta que se cambie la Constitución para permitirle otra postulación en 2019, según una encuesta publicada hoy por el diario Pagina Siete.

La empresa Mercados y Muestras, que realizó el estudio para ese medio y los diarios El Deber, Los Tiempos y Correo del Sur, hizo la encuesta a 800 personas en las diez principales ciudades del país y en 31 pueblos, entre el 30 de noviembre y el 3 de diciembre, con un margen de error del 3,47 %.

Según el sondeo, un 53 % respondió negativamente a la consulta sobre la reelección de Morales para un nuevo período (2020-2025), en tanto que un 45 % respondió con una afirmación.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here