Inicio Columnas Campañas y cultura popular: cómo se ganan elecciones

Campañas y cultura popular: cómo se ganan elecciones

326
0

*La propuesta de campaña ultraizquierdista de Corbyn dejó fríos incluso a votantes leales del partido.

El politólogo germano-estadunidense Yascha Mounk (Múnich, 1982) es uno de los principales expertos en la crisis de la democracia liberal y el auge del populismo.

En su juventud militó en el Partido Socialdemócrata alemán, al que renunció en 2015, en parte por la actitud pasiva de su dirigencia respecto de la anexión de Crimea por parte de Rusia. Hoy es catedrático de la Universidad Johns Hopkins.

En un artículo publicado en The Atlantic —How Labour lost the culture war—, Mounk disecciona la estrepitosa derrota del Partido Laborista en las elecciones generales del Reino Unido, la peor que ha sufrido la organización desde 1935, y el triunfo arrollador de los conservadores, que obtuvieron el mayor número de asientos en el Parlamento desde que eran liderados por Margaret Thatcher.

En su explicación sobre por qué los electores británicos dieron la espalda a los laboristas —incluso en distritos que no habían perdido en un siglo—, el politólogo refiere la ruptura de la “coalición burgueso-proletaria” que alguna vez hizo que ese partido tuviese una atractiva oferta para los votantes.

“Mientras el foco principal de la política electoral fueran las cuestiones económicas, los líderes del Partido Laborista podían mantener unida la coalición (…) Pero en tiempos recientes, los simpatizantes del partido se han movido de temas de política económica hacia lo que uno podría denominar cuestiones culturales, como la inmigración (…).

“Así que el laborismo está siendo jalado en direcciones opuestas. Para muchos de sus votantes de clase media no es suficientemente liberal en cuestiones culturales, y son tentados de votar por alternativas progresistas consistentes, como los Verdes. En tanto, sus votantes de la clase trabajadora piensan que sus líderes desprecian sus visiones culturales, y, como resultado de ello, están tentados de votar por los conservadores o incluso por alternativas más extremas como el Partido Brexit”.

Mounk afirma que el ascenso de las cuestiones culturales como principal factor de escisión en la política de Occidente ayuda a explicar la muerte lenta de los partidos socialdemócratas en muchos países como Alemania, Francia, Italia y Suecia.

La propuesta de campaña ultraizquierdista de Jeremy Corbyn, el líder laborista, dejó fríos incluso a muchos de los votantes más leales del partido. “En una encuesta, la segunda razón por la que la gente se preocupaba por un potencial gobierno laborista encabezado por Corbyn era que ‘gastaría demasiado y crearía mucha deuda’”.

En una advertencia a los demócratas estadunidenses, Mounk remata su artículo diciendo que si se posicionan demasiado afuera del mainstream cultural estadunidense, pueden sufrir el año entrante la misma suerte de los laboristas.

BUSCAPIÉS
*Manuel de Jesús Fierro Carlón, comandante de la AIC (antes AFI) en la zona de Apatzingán, está desaparecido desde el martes 10. Su camioneta apareció en un suburbio de esa ciudad michoacana, con las llaves puestas y una chamarra suya en el asiento. En una entrevista para Imagen Radio, su hermana María Teresa me dijo ayer que presentó una denuncia en Los Mochis —de donde es originaria la familia—, pero hasta ahora no ha recibido mayor ayuda por parte de la Fiscalía General de la República (antes PGR), donde laboraba el agente desde hace 27 años. Antes estuvo apostado en Sonora, Sinaloa, Jalisco, Puebla y otros estados.

*Para abonar a la confusión creada por la Secretaría de Relaciones Exteriores sobre los términos de la negociación con Estados Unidos, en torno de la aplicación de la legislación laboral en el marco del T-MEC, la dependencia hizo público un comunicado (número 447, del 16 de diciembre) en el que dice, literalmente, que “los agregados laborales referidos en dicha iniciativa realizarán inspecciones” (sic). El descuido a la hora de redactar un boletín tan relevante ayuda a entender los problemas de comunicación de la Cancillería.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here