Inicio País COLUMNA *PAÍS SIN ALAS… LA REELECCIÓN QUE VIENE

COLUMNA *PAÍS SIN ALAS… LA REELECCIÓN QUE VIENE

Nos preparamos a legalizar con nuestro voto, la reelección de senadores y diputados que tratarán de superar a don Porfirio

942
0
jromo.com.mx

PAÍS SIN ALAS…

 

 

Por El vocero de Chinameca

 

Desde niño  me enseñaron a ser agradecido con quienes te echan  la mano, te hacen un favor o te distinguen con alguna deferencia. Es de gente bien nacida  dar las gracias, me decía mi abuela que Dios tiene en su santa gloria,  y por eso quiero agradecer este espacio que me abren en este nuevo sitio de las web,  estrenado hace unas semanas por los editores de Expediente Ultra, el señor Antonio Ortigoza y el colega León Montesinos. Perdón por la tardanza.

Me he permitido bautizar este espacio bajo el nombre: PAÍS SIN ALAS, porque  nuestros  políticos corruptos  han terminado por cortárselas a nuestro  México lindo, sufrido ¡y hundido¡  Somos un país estancado, anclado al subdesarrollo, que extravío su rumbo con todo y brújula porque desde hace muchos sexenios, navega sin vela ni timón, como esos navíos piratas donde su tripulación se pelea el botín sin importarle  llegar a buen puerto. El loco desvarío de una riqueza que ha quedado en manos de unos cuantos, truncando todo intento de lograr una política de desarrollo independiente. Y dígame si no, el antinacionalismo es la doctrina de fe, y de moda, en nuestros políticos.

En nuestro suelo está prohibido soñar con un promisorio futuro para millones de compatriotas, nos está llevando la trampa y los hombres que ejercen el poder  insisten en cambiarnos  como a nuestros antepasados, oro por cuentas de vidrio. Nos hicieron creer que la Reforma Política que aprobaron el cortito y en lo oscurito, serviría para que los ciudadanos comunes y corrientes pudiéramos tener elementos para fortalecer nuestra democracia como la consulta popular y las candidaturas ciudadanas, pero llevaba oculta una traición a los principios de nuestra democracia como lo es la antireelección por la que Porfirio Díaz se levantó en armas y también después en su contra, el Apóstol de la Democracia, Francisco I. Madero.

Millones de mexicanos van  a acudir a las urnas este siete de junio para legitimar la reelección de diputados, senadores y toda la runfla de sinvergüenzas que  como Don Porfirio, buscan perpetrarse en el poder por décadas. A la  bien cargada piñata electoral le entran a la repartición los políticos de todos los partidos sin excepción, porque el beneficio será para parejo a favor de los que  no se han hartado de succionar la ubre oficial. Nos tendieron una trampa y en aras de alentar la democracia, nos empujan con desparpajo a ella.

En esta mascarada electoral que  les garantiza  adueñarse por muchos años más de la franquicia del poder, fueron de la mano el PRI,  el PAN y el PRD, junto con sus partidos carroñeros como el Verde Ecologista y el PANAL,  para actuar de una forma autoritaria y antidemocrática en algo que nunca fue consultado a los ciudadanos, que a final de cuentas, y de cuentos, son los que votan. De majes, claro, les iban a decir: Señores  votantes, vamos a modificar la ley para poder reelegirnos hasta por cuatro veces para que desde su tumba Don Porfirio palidezca de envidia y el chaparrito Madero se retuerza de coraje por lo inútil que resultó su sangre derramada.

Pero no sólo van a ser los legisladores los gananciosos de tan oprobioso engaño al país y que será legitimado con el voto de los mexicanos este junio. Sucede que con la reforma constitucional en materia política los consejeros electorales del nuevo Instituto Nacional Electoral (INE) aumentaron de 6 a 9 años su mandato;  todos ellos con salarios que oscilan entre 300 y 550 mil pesos mensuales Y con las leyes secundarias que se aprobaron de fast-track los magistrados del Tribunal Electoral se irán con una retiro de más de 6.3 millones de pesos al año. Los ministros de la Suprema Corte nada chistan porque sus privilegiados emolumentos son muy similares.

A partir de este año está autorizada  la reelección de diputados federales por 4 periodos consecutivos de tres años cada uno, y dos periodos consecutivos para senadores, de 6 años cada uno. Doce años, dos sexenios que podrán disfrutar a sus anchas de las mieles del poder y del presupuesto, con salarios que oscilan entre 150 mil y 300 mil pesos mensuales.

Se entenderá fácilmente la invitación que hacen todos los partidos y ni qué decir, el propio INE, en sus comerciales para que todos, cual mansos corderos, borregos en sentido más directo, emitamos nuestro voto para legitimar la infamia cometida a nuestro sistema democrático. Les urge decir: ya ven, la mayoría se traga dócilmente la píldora de la fachada democrática que como en los escenarios de cartón,  oculta los intereses mezquinos de quienes se aferran al poder con uñas y dientes. La reelección presidencial, es cuestión de mero papeleo. Acuérdese lo que le digo.

Piénselo bien antes de votar, platíquelo con su familia, con los amigos y pregúntele a los candidatos que seguramente merodearán su domicilio, su calle o su barrio, si es o no verdad lo que aquí hemos comentado. A ver quién de los vivales que se presenten ante usted, ofertándole la defensa de la democracia y la prosperidad de su familia –no se confunda, la de ellos, no la suya–,  tiene el descaro de gritar, como lo hicieron los revolucionarios del siglo pasado: ¡Sufragio Efectivo, No Reelección¡…

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here