Inicio Exclusivas Combate al narcotráfico implica abatir paraísos fiscales, afirma gobernador de Antioquia

Combate al narcotráfico implica abatir paraísos fiscales, afirma gobernador de Antioquia

425
0
Compartir

*  En entrevista exclusiva con Expediente Ultra, Luis Pérez Gutiérrez, ganador del Premio Latinoamericano al Buen Gobierno,  señala que los países no deben permitir el manejo de recursos financieros de los narcotraficantes y se pronuncia por apoyar a los campesinos para evitar la siembra de enervantes

 

Por Antonio Ortigoza Vázquez

Especial de Expediente Ultra

Las 16 horas anunciaban el fin del magno evento de entrega del Premio Latinoamericano al Buen Gobierno Municipal; cientos de asistentes buscaban la selfie con algunos de los invitados especiales a la Cumbre Hemisférica de Alcaldes, que tuvo de sede el Tuzoforum de Pachuca, Hidalgo.

Ahí, alcaldes de Brasil, Costa Rica, Argentina, Colombia, República Dominicana y por supuesto de México, entre otros, recibían de manos de la directora general de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) la contadora Nuvia Mayorga, los reconocimientos a su labor en bien de la sociedad.

Fue el gobernador de Antioquía, Colombia,  Luis Pérez Gutiérrez, quien se llevó el máximo galardón, el Premio Latinoamericano al Buen Gobierno Municipal, siempre acompañado de escoltas proporcionados por la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México, el gobernador colombiano sonreía y repartía saludos a los asistentes.

Con un Tuzoforum que se comenzaba a vaciarse, el gobernador Pérez Gutiérrez se despedía de mano de los últimos asistentes que aún permanecían en el lugar, fue cuando Expediente Ultra le solicitó una entrevista accediendo de inmediato a las interrogantes del reportero.

Un tanto sorprendido por las preguntas, el gobernador fue claro al responder sobre lo que se debe hacer para frenar al “cáncer” del narcotráfico  que se ha extendido en todo Latinoamérica, al que calificó como una “maldición”  que ha recaído entre la población como una “peste”.

Expediente Ultra: Señor gobernador, antes que nada, muchas gracias por aceptar esta entrevista.

Me llamó la atención su mensaje con relación a su llamado para proteger y apoyar el sector campesino de América Latina, pero ¿qué hacer, señor gobernador, cuando el narcotráfico toma como rehén al sector campesino, y son cooptados por la fuerza para que servir a los intereses del narcotráfico?

Luis Pérez Gutiérrez: El narcotráfico es una maldición, tenemos que unirnos, todos, para derrotar esa peste tan grande;  es un cáncer para toda sociedad.

Durante la entrevista con el reportero de Expediente Ultra

Ellos, usualmente se aprovechan de los campesinos, sobre todo de los que viven más alejados y los que están más pobres, pues los ponen a cultivar “coca”, ahí también hay culpa del Estado, ahí también hay culpa de los dirigentes, nosotros en Antioquia estamos haciendo un programa que se llama: “Antioquia, libre de coca”, libres de que no habrá coca y libres de que nos quitamos las cadenas, porque es una esclavitud.

¿Qué estamos haciendo? Creamos una empresa que se llama “Antioquia Siembra”, la idea que tenemos con Antioquia Siembra es que al campesino lo apoyemos económicamente, durante 14 a 15 meses, para que arranque la coca de sus campos de labranza y así comiencen a sembrar productos de carácter comercial, asimismo, hemos creado una empresa que les compra, al campesino, esa producción, porque lo que hacen las bandas criminales es que ponen al campesino a sembrar coca, les llevan el dinero y nosotros debemos de hacer una acción más competitiva para poder derrotar a esos bandidos y decirles , sobre todo, una gran pedagogía social.

¿Por qué pedagogía social? Porque un campesino que produce coca, sigue siendo pobre toda la vida y está metido en una red criminal, no es como muchos creen, que el campesino que siembra coca está rico, ¡no!, una hectárea de coca que siembra un campesino, le pagan al campesino 200 dólares al mes y se vende en Nueva York, ese producto por 120 mil dólares.

El que lleva mediante una red criminal, la droga a Nueva York, se gana 120 mil dólares por cada hectárea sembrada y el campesino sigue pobre. Si sembramos café, el campesino no se gana 200 dólares, sino 500 dólares y no están en ninguna red criminal y la gente que lleva café a Nueva York, se está ganando 180 mil dólares por cada hectárea.

Esto quiere decir, que estamos cometiendo una brutalidad, en dejar que la gente se meta a una red criminal que no está dando más dinero, y el dinero que obtienen es sucio, si somos conscientes, da más dinero un cultivo lícito comercial, que esa misma coca que solo da muerte y sangre.

EU: Durante su discurso, usted mencionó que creó un banco en su país, Colombia, denominado el “Banco de los pobres”, bueno, pero también existe el banco de los ricos, donde el narcotráfico maneja, lava su dinero ¿Cómo combatir el lavado de dinero en Latinoamérica? Pegarles ahí a los criminales sería desmantelar su poder.

LPG: Sí, lo fundé para ayudar a los pobres que tienen ideas y no tienen plata y fue muy exitoso, porque los ricos no crean bancos para los pobres, los pobres crean bancos para los ricos y los narcotraficantes no van a llevar la plata a los bancos de los pobres sino a los bancos de los ricos. Eso es lo que vemos en una sociedad hipócrita, una sociedad que a veces con estos actores criminales, solamente por hacerle una redirección al dinero, yo creo que debe de haber unos acuerdos internacionales, de todos los países, no debe de existir ningún país que sea paraíso fiscal, todos deben de  reportar a los propietarios de esos capitales, para que cada país pueda liberarse de estas cadenas delincuenciales, cuando un país le tapa fortunas a criminales, está, simplemente, siendo agresivo y violento con la gente del país de donde viene el criminal.

EU: ¿Es más fácil arrancar de raíz la coca o cerrarle las puertas al dinero producto del narcotráfico?

LPG: Yo creo que lo primero debería ser acabar con la coca, porque si acabamos con la coca, estamos reviviendo al campesino,  estamos volviéndonos en mayores productores de alimentos y se les acaba a ellos  la capacidad de generar recursos, hay que atacar a los bandidos por todos los frentes, pero nunca habíamos, nosotros, atacado la raíz lo que es la producción de la coca, y sobre todo, el campesino produce coca por una injusticia social, por una pobreza, por una indiferencia que tenemos con ellos.

Qué bueno fuera que todos estos alcaldes y que nosotros los gobernadores defendiéramos al campesino, el campesino no tiene seguridad social, no se jubila, no tiene un salario fijo, digno de forma mensual, no tiene vías de comunicación, no tiene buena educación y es por eso es que los dejamos caer en las garras de los criminales.