Inicio Exclusivas Con el Chapo, la verdad en “fuga”… mentiras y bromas

Con el Chapo, la verdad en “fuga”… mentiras y bromas

*La DEA sobre Guzmán con drones y satélites: El Popeye * Fuga costó 50 mdd: dice sicario de Escobar a Univisión * Que tal que El Chapo termine la L12; el Chapotour, el Chapotunel…y el Señor de los Túneles

827
0

De la redacción

Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alías “Popeye”, declaró a Univisión que lfuga costó 50 millones de dólares. Estos alcanzaron para comprar guardias del penal del Altiplano.

Amo del Cártel de Medellín, El Jairo ni cree en el escape. Califica de imposible la forma en  que se sabe por versiones oficiales.

La prisión de máxima seguridad tiene  sensores de movimiento, cámaras y sistemas de audio.
Así como Pablo Escobar tenía a los custodios comiendo de su mano, así El Chapo era para el personal de seguridad de El Altiplano, explicó.

El compañero de fuga de Escobar, recuerda que ellos se fugaron de La Catedral, la peor prisión para narcos en  Colombia, y que ese centro de reclusión estaba rodeada por el Ejército.
El escape fue parecido, dijo El Popeye en el sentido de pagar todo.
Cree este hombre que Guzmán no durará más de 18 meses libre  -es decir, cree que si fue fuga- y que será recapturado como fue el anterior arresto, gracias a la DEA. Esta ya va sobre él y no cree que podrá escapársele.

También comentó que ya no dejarán sola a la policía mexicana y que ellos cuentan con drones, satélites y equipo que ofrecieron a México y se rechazó.
Advierte que el caso de “El Chapo” es gravísimo para la lucha que sostiene el gobierno de México contra los cárteles de la droga, pero que Guzmán Loera tarde o temprano perderá.
El Chapo corre el riesgo de ser muerto por cárteles enemigos al suyo cree el informante. y no sólo tiene que esconderse del gobierno mexicano y la DEA.
No la tiene fácil.

Medio México está seguro que  a El Chapo (apócope de chaparro pero en tono afectivo) lo fugaron.
Ningún tuiitero que se respete ha aceptado otra versión y se están produciendo cascadas de burlas y chacoteo de que el “Chapotúnel”, que está convertido en un Chapotour, con tanta visita, no fue precisamente obra del diablo, pero tampoco de Joaquín Guzmán.
Fue obra del poder para evitar la extradición del “El Señor de las fugas”, hoy el “Señor de los Túneles”.
La “fuga” del Chapo, es como la muerte de Colosio: aunque se publique la verdad, nadie la va creer.
Lo que está contando es la incredulidad que ha despertado en la población.
El Hombre más buscado, después de Bin Laden y atrapado por el gobierno del Presidente Peña, era reclamado para extradición por EEUU. Y cómo dejar en manos del enemigo al hombre que más conoce las tripas de la corrupción policial; la de los MP; la de los agentes judiciales, la de los jueces; la de los tribunales y hasta de la Corte.

México no podía entregar a su socio, vecino y “amigo” pero el peor crítico a la paja en el ojo ajeno –que nunca la viga en el ojo propio- al hombre que más conoce qué diputados, gobernadores, senadores o alcaldes, secretarios de estado, militares o civiles, tienen nexos con los amos del crimen organizado.

El gobierno de Obama tenía 15 meses rogando, exigiendo, sugiriendo la extradición del “Bin Laden mexicano”. Al menos así lo habían definido, como el más buscado después del supuesto autor del atentado en las Torres Gemela de Nueva York.
Sin decirlo no confían en que el país tiene control sobre sus prisiones, por más que se les llamen “de alta seguridad”.

No tenemos control sobre la nómina de los maestros; menos, con los narcos. No hay control ni siquiera de los automóviles que circulan en el país. Nadie en su sano juicio cree que con el número de placas de un vehículo se puede ubicar el conductor, al nombre del propietario y su domicilio; su historial fiscal y legal.

No hay control de las huellas dactilares de la población, como para determinar a quién pertenecen las que aparezcan en lugares de crímenes. El IMSS no confía en sus propias credenciales y por ciclos ordena reexpedir nuevas. Bueno, este puede ser más un caso de corrupción más, no tanto para control. Los ejemplos, son infinito.
Así, sobre El Chapo pesaba la posibilidad de ser llevado a donde se le acabarían oportunidades de mantener su emporio, como confiesan sus hijos que ocurre.

Bueno, Iván Guzmán, hasta se dio el lujo de anunciar la fuga y nadie le creyó.

La “fuga” de El Chapo casualmente se da –como expone F. Bartolome en su Templo mayor- porque es bien sabido que a los narcotraficantes les aterra la idea de ser extraditados. Primero que nada, porque en las cárceles gringas perderían las facilidades, los privilegios y hasta las comodidades a las que están acostumbrados en los penales nacionales.

TAMBIÉN se quedarían sin la posibilidad de seguir controlando sus imperios criminales desde la cárcel; y, por supuesto, perderían la posibilidad de fugarse cuando se les diera la gana.

Pero más que a El Chapo, el terror era de los funcionarios que en México tienen en la delincuencia organizada minas de oro. Recibir toneladas de dólares para hacer campañas y lograr más y más poder y dinero, es algo que supera a El Chapo y cien Chapos.

Seguramente hay varios funcionarios y ex funcionarios mexicanos a los que les pondría los pelos de punta saber que su socio “El Chapo” les cuenta a las autoridades norteamericanas tooodo sobre sus relaciones con el poder, escribe F. Bartolomé.

En el sinnúmero de anécdotas sobre el escándalo del momento, Paco Garfias consigna que El Chapo Guzmán no es mal visto por los curas progresistas. Esos que se identifican con los pobres entre los pobres y que desde el púlpito denuncian sin éxito las desigualdades y la corrupción que corroe el sistema mexicano.

El singular obispo de Saltillo, Raúl Vera, se fue al extremo de la apología. Propuso, nada más y nada menos, que se le haga un monumento al jefe del cártel de Sinaloa, el rey de la evasión, el hombre más buscado en el país.

Expuso sus razones:

“De un plumazo y de manera transparente demostró el tamaño de la corrupción del Estado mexicano. Todos los defensores de derechos humanos hacemos lo posible por mostrar la corrupción de los organismos, de la institución política mexicana, y El Chapo magistralmente lo logra”.

De manera más ligera, el padre Chuy Mendoza, párroco de Acapulco, hizo escarnio de la fuga de El Chapo. “Si su abogado no puede sacarlo de la cárcel, contrate a un ingeniero”, escribió, mordaz, en su cuenta de Facebook.

 

¿Qué tal si El Chapo termina la L12?

 

Desde esta mañana se comenta que Miguel Ángel Mancera se reunió con sus asesores más sesudos. Discutieron la posibilidad de proponerle a El Chapo, terminar la L-12. Y se matarían dos pájaros de un tiro: terminaría la pesadilla de dejar abandonada la mejor obra del “Mejor Alcalde del Mundo” y ya el Jefe de Gobierno actual no tendrá que seguir buscando cómo tapar a su antecesor, Ebrard.
para El Chapo será más tranquilo ganarse un buen dinerito en una obra que pasó de 17 mil a 47 mil millones y no hubo contraloría que lo acuse de nada.

Guzmán Loera podría duplicar sus ahorritos y volvería al sitio que le asignó la revista Forbes. Slim quedaría como un trapo viejo.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here