Inicio Opinión El concepto de ser mujer para las chicas del nuevo milenio

El concepto de ser mujer para las chicas del nuevo milenio

2443
0
Compartir
Una nueva visión de su naturaleza humana

 

*  Las adolescentes y jóvenes de hoy se plantean  la pregunta: ¿Casarte te hace más mujer? Y por supuesto las respuestas difieren de las que habrían contestado sus madres y abuelas. Hoy, las mujeres van en busca de algo más importante: su esencia humana

 

Por Karla Ortigoza

Especial para Expediente Ultra

Estamos en una etapa donde la mujer debe saber que tiene derechos, que hay igualdad, que nosotras también podemos opinar, que podemos expresarnos libremente.

He conocido a tantas mujeres que siguen agachadas, que siguen con la idea de “serás feliz cuando te cases”. Deben saber que están mal.

Un esposo, una pareja, es un complemento en tu vida. Es la persona  que al llegar del trabajo, de tus actividades, te reciba con un beso, unas bellas palabras, y te reconforte si no fue un buen día.

Un hombre  debe ser parte de un equipo con un objetivo mutuo: una vida feliz, llena de crecimiento humano. Un hombre, bajo ninguna circunstancia, debe ser el centro regidor de la estabilidad de una mujer.

La felicidad  en los humanos está conformada por recuerdos, un cúmulo de experiencias con familia y amigos, a los que  se agregan los éxitos académicos,  logros profesionales y personales, sin dejar de lado las travesuras, las decisiones, las derrotas, e infinidad de elementos que componen nuestra calidad de humana y como seres pensantes e individuales.

Casarte no te hace mujer.

Ser fuerte, solidaria, tolerante, responsable, divertida, alegre; tener carácter, ser capaz de tomar decisiones propias, poder soñar, crear, opinar, inventar, ser escuchada, tener la frente en alto,  ¡eso sí nos hace mujeres¡

Si quieres cocinar, barrer, lavar ropa, dormir, tener relaciones sexuales, ocupar un vestido corto o largo, salir a bailar siempre deberán ser actos por elección y no por imposición.

Nadie puede opinar ni decidir por ti, eres libre, piensa claro, gris, negro, azul, morado, pero que sea del color que tú quieras.

Ámate, explórate, búscate, pero no pierdas lo más bonito de ti mujer: tu esencia.