Inicio CDMX Confiesa Elías Azar: “Me voy con una frustración y un gran...

Confiesa Elías Azar: “Me voy con una frustración y un gran remordimiento”

160
0
Compartir

 

*  Termina su era en el TSJCDMX y lamenta no haber logrado la independencia total de los poderes judiciales del país; “hay una clara intromisión del futuro congreso en la vida del  tribunal”, lamentó

 

 

Por BLAS A. BUENDÍA / ALFONSO MORA

Reportero / Reportero Gráfico

Especial para  Expediente Ultra

 “Me voy solamente con una frustración; me voy con un remordimiento de conciencia, me voy con un malestar: y fue no haber logrado la independencia total de los poderes judiciales en el país, por la falta de voluntad política” de terceros.

Confesó el Doctor en Derecho Édgar Elías Azar, a unas horas de dejar de ser el Presidente del Tribunal de Justicia de la Ciudad de México, donde estuvo por más de 35 años al servicio de la impartición de justicia y en sus últimos nueves años como jerarca; de hecho, la controvertida era de Elías Azar terminó.

Con notorio nudo en la garganta, ojos semienrojecidos pero con la frente en alto, se dijo estar dispuesto a enfrentar los nuevos embates de la diplomacia ya que el Jefe del Ejecutivo Federal lo promovió como Embajador de México en el Reino Unido de los Países Bajos (Holanda), asignación que, en breve, deberá ser aprobado por el pleno del Senado de la República y donde se dijo estar listo a ir a presentar su plan de trabajo al incursionar en una misión diplomática.

Su última entrevista a los medios

Lo que representó ser su última entrevista con la fuente de reporteros que cubren el espectro de justicia de la gran urbe mexicana, y que siempre han estado atentos de plasmar sus memorias periodísticas, ya que en toda la historia de este tribunal queda registrado que Elías Azar se convirtió en un personaje que “sí daba la noticia”, toda vez que gustó de los reflectores, las controversias de sus expresiones y su talento cuasi de Estadista, ejerció una presidencia novedosa,

Por tratarse de sus últimas palabras ante los medios, se trascribe la versión estenográfica de la entrevista al término de una ceremonia de entrega de certificados a mediadores privados.

Rodeado de periodistas en el exterior del Auditorio Benito Juárez de la Casa de Cristal de la Justicia de la capital mexicana –que Elías Azar siempre gustaba en calificar a esta institución-, la fecha del 27 de marzo de 2017, quedará como un registro en los anales del TSJCDMX.

MAGISTRADO EDGAR ELÍAS AZAR (EEA): Nos acompaña el licenciado Andrés Pérez Frías, representante del secretario de Economía. La hermandad que hemos hecho en el tema de medición con la secretaría ha sido muy, muy importante, y prueba de ello lo da los casi, no sé, 280 o 300 mil juicios que ya tenemos mediado, que no han llegado a tribunales, y esperamos que esta inercia pues continué. El licenciado Pérez Frías tendrá algún mensaje en el tema de la mediación y métodos alternativos.

ANDRÉS ALEJANDRO PÉREZ FRÍAS, ABOGADO GENERAL DE LA SECRETARÍA DE ECONOMÍA: SÍ, claro que sí. La verdad es que el gobierno federal está trabajando muy fuerte en este esfuerzo que deriva de justicia cotidiana. El Tribunal Superior de Justicia tiene un papel preponderante en poner como punto de partida el modelo que se aplica en la Ciudad de México, el cual reconocemos que ha sido un modelo exitoso; y estaremos recogiendo todas las inquietudes, y todas las propuestas que tiene el Tribunal Superior de Justicia para que, a la brevedad, podamos sacar una ley general que en verdad sirva para acercar la justicia a los ciudadanos.

P: Magistrado, cuál es, en este caso, quisiera preguntarle, ¿cuál el motivo de fondo por el cual se separa del cargo, y pues queda el Tribunal prácticamente a la mitad del camino?

EEA: A ver, el Tribunal no queda a mitad del camino. Yo a todos les dije, sin excepción, me oyeron todos, comentar, que tan pronto quedara la reforma oral mercantil, la reforma oral familiar, y, sobre todo la reforma oral penal, yo me retiraría del cargo; que yo no concluiría este tercer periodo para el que fui electo; muchos me oyeron, en muchos micrófonos como estos lo declare. Así es de que esto no debiera resultar ni nuevo ni novedoso, estaba todo el mundo enterado, a todas las instancias, de que yo me retiraría tan pronto entregara a este tribunal, la reforma penal caminando en esta ciudad. Ya cumplimos, está funcionando, está funcionando bien; en la procuraduría camina bien, los jueces caminan bien, la defensoría está caminando bien.

“Ha sido un esfuerzo y un gasto muy cuantioso, muy importante, y un esfuerzo muy grande el que se ha hecho. Nosotros aquí en el tribunal ya cumplimos. Precisamente el objetivo de esta famosa tercera reelección, fue terminar y concluir lo que estaba a medio hacer.

“Ahí sí estaba a medio hacer; hubiera sido muy grave, no tanto que yo me salí; inclusive hubo algunos señalamientos en la prensa criticándome que yo me sentía indispensable y que no sé qué bola de cosas, y no fue eso, no era tanto yo, sino mi equipo el que no podía, pues digo, que debía continuar para llegar a la perfección del sistema oral.

“Bien, el sistema oral ya está implementado, todos los días si yo les platicara que tenemos a veces 150, 180 audiencias en una mañana; es impresionante el trabajo. Nosotros en escasos meses sumamos lo que llevan otras entidades federativas en cuatro o cinco años; tenemos el trabajo en cuatro o cinco meses, lo que tienen entidades federativas en cuatro o cinco años.

“Están los juzgados, ya están construidos, el esfuerzo del Doctor Miguel Ángel Mancera, mi amigo, con quien no me he separado ni un solo momento, y a quien le tengo una enorme gratitud, afecto y, sobre todo, reconocimiento; que de no haber sido por él, esto no se hubiera podido llevar a cabo. Reconocerle, igualmente, el enorme esfuerzo presupuestario que hizo para que todo esto fuera posible.

“Yo los invito a ver los tribunales que hoy Mancera está entregándole a la ciudad, y de veras van a quedar gratamente impresionados; de veras nuestros jueces resolviendo en materia familiar controversias que duraban años, o en materia mercantil, que es lo que le preocupa a la Secretaría de Economía y en la que nos han ayudado, y reconozco la ayuda del secretario Ildelfonso Guajardo.

“O sea, ha sido una combinación de esfuerzos muy grande. No me estoy yendo a la mitad. No me gustó la pregunta, porque no estoy dejando nada tirado”, abundó.

  1. Pero fueron tres meses nada más, ¿no?, al frente de este tercer periodo…

EEA: Cómo, cómo, no entiendo la pregunta.

P: Sí, después de su elección no pasó mucho tiempo.

EEA: No, claro, ¡hombre…!, cómo no. Cómo no, después de esa elección pasó prácticamente un año, y pasó y tuvimos que entregar un edificio, recuerden que la reforma penal… es que a veces tenemos una memoria muy corta, recuerden que cuando entró en vigor la reforma penal no estaba los juzgados terminados. No estaba concluida la capacitación, no estaba dada, teníamos muchísimos problemas con la Judicatura… con algunos jueces que no entendían el sistema, y se nos estaban viniendo las audiencias encima, y se trabajó, de verás, con mucho ahínco y con mucha intensidad. Ya ahora ya no me preocupa el tema, yo ya me puedo ir, yo ya cumplí. Con el doctor Mancera…

P: ¿Pero por qué no terminar el periodo?

EEA: Pero, terminar qué, hija…

P: El periodo para el cual fue electo.

EEA: Porque, miren, por un lado, nueve años… “dictador”, “quiere permanecer ahí toda la vida”…, y quién sabe qué tanta cosa… yo ya terminé. Terminé íntegramente mis proyectos, el único proyecto en el que fracasé, de todo lo que prometí hacer, fue en el tema de la independencia judicial. Hoy nuestro Tribunal no es independiente, como no lo es ningún Tribunal del país.

P: ¿Hubo alguna fractura con Miguel Ángel Mancera, doctor?

EEA: Dejo claro: ninguna. Miguel Ángel Mancera es una gente a la que yo le debo, el tribunal le debe y todo el sistema de la justicia de la Ciudad de México le debe. Miguel Ángel Mancera es mi amigo y yo soy amigo de él.

P: ¿Sobre la impugnación en la Corte de los artículos que modifican la vida del Poder Judicial?

EEA: Pero, ¡hombre…! –espetó- tienen que entender ustedes que esa controversia que se presentó no debe enemistarnos con nadie, porque yo reconocí en la Constitución una Constitución de avanzada, con cosas muy buenas. En lo que toca al Tribunal, los magistrados, el Pleno de Magistrados, no se sintieron a gusto con esa conformación, porque es cierto: hay una clara intromisión del futuro congreso en la vida del Tribunal.

“El hecho de que yo haya, de que hayamos aquí en el Tribunal impugnado dos artículos, hombre, se tiene que entender que es por mejorar el instrumento, no por pelearnos, ni por distanciarme con el jefe de gobierno, ni el jefe de gobierno está distanciado conmigo”, aclaró enfático.

P: ¿Algún motivo personal, salud, familia, se retira, para no terminar con el periodo para el que usted fue electo?

EEA: Pero ya te lo dije; mira, yo anuncié claramente, insisto, está anunciado en las actas de Pleno, cuando yo comparecí en aquella vez, ante el Pleno de magistrados, para yo pedirles su apoyo y su voto nuevamente, que no concluiría yo mi estancia. Que tan pronto comprometiera yo el edificio, que hoy lo pueden ir a ver ustedes aquí enfrente, crúcense, crúcense, y vean las grúas construyéndose ya.

P: Pero no nos ha dicho el por qué no terminar, ya lo anuncio, pero…

EEA: Porque yo ya terminé. Ya no tengo nada qué hacer, se necesitan nuevos bríos, una nueva cara, que ya no piensen que el presidente se quiere eternizar, nunca me quise eternizar. Lo que sí quise hacer, y lo digo con mucho énfasis: es cumplir con los planes y proyectos que yo empecé a escribir hace 35 años que puse un pie aquí en el Tribunal. Eso sí, eso sí, fueron proyectos que siempre los vi, ahí están los resultados.

“Tenemos un sistema de comunicación de resoluciones por internet, que suben mil sentencias al día, se publican 17 mil acuerdos; ¡hombre…!, hubo enormes avances. Se reconfiguraron todos los juzgados, se ampliaron los espacios, se dignificaron las… todo; se ha hecho mucho. Pero yo ya terminé. Necesitamos un nuevo brío, una nueva cara, nueva sangre”, presumió.

P: ¿Su balance fue positivo, magistrado, su gestión al frente?

EEA: Yo me voy solamente con una frustración; me voy con un remordimiento de conciencia, me voy con un malestar: y fue no haber logrado la independencia total de los poderes judiciales en el país.

P: ¿Y por qué no se pudo?

EEA: Faltad de voluntad política. O sea, ¿qué hay? No sé qué hay. Está la iniciativa del Presidente de la República allá en el Senado de la República, ¿eh?…, dijo aleatoriamente en referencia a su promoción como posible Embajador de México ante el Reino Unido de los Países (Holanda).

El doctor Elías Azar, abundó: “…y ahí gran parte de la independencia se puede conseguir. Ahí está la iniciativa. Veamos ahora qué responde. O sea, por falta de voluntad del jefe de gobierno no; por falta de voluntad del presidente tampoco. Ahí está la iniciativa con la firma de… no, ya no me hagan hacer declaraciones ahorita.

P: ¿…de los gobernadores?

EEA: No me hagan hacer declaraciones ahorita.

  1. ¿Cómo va la carrera para sucederlo?

EEA: La carrera para sucederme. Miren, se inscribieron dos personas, y esa segunda persona, que yo le reconozco su espíritu de unidad, porque ése fue el motivo por el que se retira, se retiró el viernes (24 de marzo de 2017), presentó su desistimiento a la candidatura. Le reconozco al magistrado Tenorio (Lázaro Tenorio Godínez) el hecho de que se haya retirado; él entendió que pudo haber presentado un conflicto de división ante el Pleno, y decidió retirarse por motu proprio.

“Yo respeto su decisión, respeté la decisión de que aspirara, como respeté la decisión de que aspirara la otra persona, y pues está la contienda y se va a hacer una elección tan limpia y tan en paz como siempre ha habido aquí en el Tribunal”, subrayó.

P: ¿Queda la vía libre entonces solamente para un magistrado?, (que en este caso sería el elegido el Magistrado Álvaro Augusto Pérez Juárez, titular de la tercera ponencia de la Octava Sala en materia Civil.)

EEA: Sí, que tendrá que ser electo. No es la vía libre. Tiene que contar por lo menos con 40 votos o más, o sea, no.

  1. ¿Quién es?

EEA: Es el magistrado Álvaro. El magistrado Álvaro Pérez Juárez.

P: ¿Bueno, y cómo ve usted a los amparos que se presentaron en contra de la Constitución de la Ciudad de México?

EEA: Eso no lo sé. Eso no lo puedo yo prejuzgar. Miren, alguien que juzga y que está en un tribunal lo primero que tiene que aprender es a no prejuzgar. ¿Si me expliqué? Dejemos que la Corte, ¡hombre…!, tenemos una Corte donde se debate, una Corte de ministros muy estudiosos, y muy inteligentes y muy pensantes.

“Seguramente corregirán lo que haya que corregir, pero lo que, ¡hombre…!, de veras, me indigna y me molesta como ciudadano, como habitante de la ciudad es: que no se reconozca el enorme avance que tiene el haber conseguido la Constitución. Eso hay que reconocérselo a Mancera, por favor, y no veo letras de ninguna pluma que diga que qué bueno que consiguió eso, lo que no se había conseguido en décadas, en toda la historia de la Ciudad de México.

“Ya lo consiguió él, ya tenemos Constitución, ya tenemos más independencia en la Ciudad de México. De veras, así lo debemos reconocer. Reconozcan el esfuerzo que ha hecho en el Tribunal; el enorme gasto que se hizo para la implementación de la reforma penal. Todo eso, de veras, hay que ser muy frío y muy honesto para reconocérselo públicamente.

“¿Quién nos había dado una…? ¿Quién logró conciliar todas las fuerzas políticas del Congreso de la Unión para poder lograr esa reforma constitucional que nos permitiera tener una Constitución?”, remarcó.

P: Dicho de otra forma…

EEA: Pues fue él. Fue él el que lo hizo y hay que reconocérselo. Lo tenemos que reconocer, les guste o no les guste a sus enemigos, ¿verdad?

P: ¿Está bien fundada y motivada precisamente la controversia que se presentó?

EEA: ¿La nuestra?

P: Así es.

EEA: … la nuestra, nosotros creemos que sí, pero a ver, entiendan. Les voy a decir la historia de la Controversia, y ya con esto vamos a terminar el diálogo.

“Sale publicada, sale publicada, y en ese momento recibo yo un escrito. Bueno, no en ese momento, a los dos, tres días recibo yo un escrito firmado por más de 20 magistrados convocándome a un Pleno. Los magistrados, cuando son tres firmas o más tienen derecho a convocar a un Pleno.

“Convoco al Pleno, les doy el uso de la palabra, y empezaron las quejas, las interpretaciones, los comentarios, etcétera, y concluye el Pleno que tenemos que irnos a la controversia, porque no podemos permitir tanta intromisión de un Consejo Ciudadano y del mismo Congreso local en la vida interior de nuestro país. ¿Si me expliqué? Pero es una decisión del Pleno, no es mía ni fue pleito con Mancera. Yo lo platiqué con él. Él estuvo de acuerdo en nuestros argumentos. Estuvo de acuerdo en que esto se planteara. Pues ¡hombre…!, claro, un documento tan importante no va a estar todo el mundo de acuerdo con él. Pues claro que va a haber discrepancia.

P: ¿… planteamientos originales de Mancera, no doctor?

EEA: Por eso, a ver, por favor, ¿cómo les hago yo entender que es un documento tan importante que qué bueno que hay discrepancias para poderlo mejorar, y poderlo superar, y poderlo hacer constitucional; ya está la Corte trabajando en ello. Dejemos que la Corte lo resuelva, ¡hombre…!

“No hay pleitos, no hay nada. Quiero mucho a Miguel Mancera. Le tengo un enorme afecto y gratitud. ¿Hecho? Y le reconozco el enorme mérito de haber logrado sacar esta Constitución, ya eso, por el hecho mismo, lo coloca en un nivel diferente en los diferentes jefes”, concluyó para dar las gracias a todos los reporteros que han cubierto la fuente judicial de la capital de la República.

No obstante de ello, una última pregunta se le planteó: ¿Ya cuándo es su último día aquí? Sólo por último…

EEA: Eso no lo sé, puntualizó.