Inicio Columnas CORRUPCIÓN, MÁS RALO COEFICIENTE INTELECTUAL, ECUACIÓN INSUPERABLE

CORRUPCIÓN, MÁS RALO COEFICIENTE INTELECTUAL, ECUACIÓN INSUPERABLE

179
0

POR FRANCISCO RODRÍGUEZ/@pacorodriguez

Al grave problema de corrupción imperante se suma otro cada vez más evidente, el del bajo coeficiente intelectual y comprensión gubernamental que campea en todas las decisiones del grupo en posesión del poder sexenal prestado por los ciudadanos, aunque hubiera sido conferido aquel julio del 2018 por la mitad del sesenta y dos por ciento que salió a votar.

Si a algún compadre o favorito de la Cuarta Decepción se le ocurriera fabricar molcajetes, para este momento ya se hubiera prohibido el uso de las licuadoras, se comenta en las reuniones familiares. Con el añadido de que el surtido y la distribución de esos muebles del pasado se haría sin licitación, por adjudicación directa.

A diferencia de los sofisticados toluquitas encabezados por Luis Videgaray y su mozo de espadas Enrique Peña Nieto, hoy se roba sin recato, sin moderación alguna, sin estilo, sin salvar las formas. Se atraca además con hipocresía supina, rebasando todos los estándares conocidos a lo largo de la historia. Es a despoblado, conscientes de que están apoyados por las Fuerzas Armadas, cuyos altos entorchados gozan de la protección inimaginable, del contubernio en nombre de la dizque transformación.

Las comaladas de millonarios surgidos de la Cuarta Decepción

La realidad nos ha demostrado que en México ser retrasado mental no es un obstáculo para triunfar en los negocios, en la sociedad o, sobre todo, en la política. Existen sobrados ejemplos de personajes que complementan tal deficiencia con innumerables fantasías que sólo lo perfeccionan.

‎México es el mejor ejemplo de la farsantocracia de los mediocres. No hay ni puede haber otro país que nos supere en éste y en otros renglones de la abyección.

El mediocre farsante se hace millonario con facilidad. Y con la ayuda del poder económico se convierte en asesino. Y con esta plataforma, se complicita con los carteles de narcotraficantes para formar la mancuerna en el peor de los mundos posibles. Y los mexicanos seguimos votando por ellos, como si no hubiéramos tenido suficiente de esa amarga medicina. Es el retrato de los investidos con los más altos cargos de un sistema corrupto como el mexicano.

Por el ADN de la clase política y económica gobernante corren los fluidos de corrupción y de ignorancia, la supina mediocridad que les acerca al dinero, al poder desmedido y a los caprichatos al gusto. Cada día más producimos mayores comaladas de millonarios que las anteriores marcas registradas.

El hombre superior no requiere ser halagado por los lambiscones

Los de hoy viven ansiando las mieles del poder, aunque nunca lleguen a saber qué es, para qué se hizo, excepto para enriquecerse bestialmente, y para eternizarse en los cargos, aunque dejen al país en la cuarta pregunta. Son mediocres, charlatanes y traidores en grado sumo. Actúan sobre las masas inermes, indefensas, apáticas.

El estadista, ese que no conocemos, prefiere abandonar las actitudes de someter las ideas al cedazo de los que hacen su vida a base de llenar los caminos de piedritas y obstaculizar con los demonios reales o ficticios del presupuesto el cumplimiento de las grandes metas, de los afanes de reivindicación popular a que se ha comprometido.

El hombre superior es soñador y entusiasta, culto, de personalidad diferente, generoso, afín a lo cualitativo y puede distinguir entre lo mejor y lo peor, no entre lo más o menos redituable para sus bolsillos, como lo hace el mediocre.

El hombre superior no requiere ser halagado por los lambiscones. No necesita mandar desenfrenadamente sobre los demás, ni ser obedecido lacayunamente por aquéllos que ni conoce, ni ha visto jamás. Para los mediocres ésa es la gran fiesta para su desastrado ego, para su mentalidad enferma de poder.

El mediocre es dócil y maleable, ignorante, casi un ser vegetativo carente de sensibilidad y de profundidad, cómplice de los intereses creados, rasgos fundamentales que siempre acaban por convertirlo en un borrego. Es vil y escéptico, cobarde. Siempre intenta opacar burlonamente toda acción noble. Su ambición de poder es la mala hierba que sólo crece en los campos abandonados de las mentes vacías.

Alfonso Romo, ¿el único beneficiario de “Sembrando Vida”?

El contrato sin licitación para comprarle al compadre senador Armando Guadiana los dos millones de toneladas del contaminante carbón para la industria energética es un ejemplo sobrado de lo anterior. La población comenta que a ese ritmo, en lugar de WhatsApp usaremos palomas mensajeras y que, en lugar de transporte público, usaremos carretas jalada por caballos, pero contratadas por adjudicación directa, sin obstáculos burocráticos.‎ Todo es igualito que antes, pero más putrefacto y mentiroso.

Pero lo mismo pasa en todo.‎ Los préstamos obtenidos con demasiadas condiciones en el Banco Mundial son para sembrar arbolitos, de los cuales ya se murió el 92%, mientras que los niños con cáncer sólo recibieron mendrugos, bloqueados por los diputados de Morena y lacayos adjuntos.

Las desproporciones en dinero de “Sembrando vida” con los programas verdaderamente productivos son escandalosos: recibe treinta mil millones de pesos para unas cuantas hectáreas, mientras la Comisión Nacional Forestal recibe tres mil millones para cubrir sesenta millones de hectáreas bajo su resguardo.

Y el desastre sigue, porque “Sembrando vida” es un programa para clientelas electorales; carece de mecanismos para comprobar métodos utilizados, así como calendario de distribución para los ciclos de cultivo y, para colmo, supervisión real de las entregas.. En el ajo, Alfonso Romo, vendedor de artículos para la siembra.

Creadores de empleo, hasta la madre de la ignorancia e hipocresía

Arturo Herrera, secretario de Hacienda y Crédito Público, al participar en una reunión virtual del G20, afirmó orondo que la recuperación económica tomará más tiempo mientras no esté disponible una vacuna contra el coronavirus. Dijo que la política económica, fiscal y financiera, deberán ajustarse a la nueva realidad.

Los recursos públicos, agregó, se tendrán que administrar a lo largo del tiempo para apoyar adecuadamente la recuperación económica sin presionar excesivamente las finanzas públicas, ni generar desequilibrios financieros. Y por ahí se fue: continuar la cooperación y coordinación internacional para una recuperación sostenida, balanceada e incluyente, se atrevió a decir el infame fruncionario.

Pero jamás mencionó el estado de abandono y desastre que han causado en la economía, antes y después del coronavirus. Jamás mencionó que abandonaron a las empresas micro, medianas y pequeñas para que quebraran y sentenciar que después se rascaran con sus propias uñas.

Nada mencionó del desasosiego y la desesperación que han provocado en todos los inversionistas y creadores de empleo, grandes y pequeños, que ya están todos hasta la madre de la ignorancia y la hipocresía manifiesta y palpable de los mandarines, igual que de quien los tiene de paniaguados.

Reparto de moches a los indefensos que usarán como votantes

Ellos, todos, se dedican a copiar los moditos y procederes del “caudillo”, a quién sólo le interesa invertir en reparto de moches a los indefensos que piensa utilizar como votantes en las próximas elecciones intermedias del país.

Para él es lo único que existe, aunque todos nos muramos de hambre.

¿No cree usted?

Índice Flamígero: Tras conocerse la filtración de la declaración ministerial de Emilio “L”, la “mañanera” de ayer jueves fue algo así como la presentación de la segunda temporada del reality show “Lozoya y sus cómplices”. El presidente prefirió hacer a un lado el informe de seguridad de julio, donde repuntaron los homicidios, y subirse de lleno al tema del ex titular de Pemex manifestando que no terminó de leer su declaración porque “no se podía desvelar y no quería tener pesadillas”. Dijo que el caso se está poniendo peor que un show de televisión: “es muy escandaloso.” Después de dejar en claro que desconoce quién está ventilado la información, dijo que todas las acusaciones del exfuncionario deben de ser probadas y los implicados deben declarar; además, presionó a la Fiscalía General de la República para que obtenga las pruebas necesarias del caso. Sin hablar de castigos o cárcel, afirmó que todos los mexicanos deben de conocer, como la cartilla moral, toda la red de corrupción en torno al caso de la reforma energética. Marcó línea del tema que tratará hoy en la conferencia: “hoy termino de leer la declaración y mañana lo comentamos.” Dentro de sus grandes hits en el tema, reafirmó que primero que nada busca que todos los mexicanos se enteren del caso y estigmaticen la corrupción, se recupere el dinero que se robó y se utilizó de la hacienda pública y se realice una consulta popular para decidir si se enjuicia a los ex presidentes, “yo no seré el verdugo.”

https://www.indicepolitico.comindicepolitico@gmail.com@IndicePolitico@pacorodriguez

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here