Inicio Columnas CRISIS MIGRATORIA; LA NECEDAD DE HACERSE ROSCA

CRISIS MIGRATORIA; LA NECEDAD DE HACERSE ROSCA

113
0

AMBIGÚ

  • A ver quién se apunta al mitin de la “unidad”
  • Silvano, con todos los defectos, menos huevón ni pendejo

Por Martha Elba Torres Martínez

Todas y todos sabemos que en política, nada es casualidad. Y en esa perspectiva, hay que enfocar la detención en Estados Unidos del líder religioso Naasón Joaquín García -con más de 1.8 millones de seguidores en nuestro país-, en el peor momento de las relaciones de México con el vecino del norte en los últimos 40 años.

¿Por qué mirar de esa manera? Porque tanto Joaquín García se defiende movilizando a su grey, y para mañana sábado, López Obrador movilizará a sus seguidores a Tijuana, a “defender la dignidad de México y en favor de la amistad con el pueblo de Estados Unidos”.

Tenía programado el viaje a Tijuana, ciudad fronteriza con mayor número de inmigrantes, no solo centroamericanos; hay que contar a los haitianos y africanos que llegaron entre 2017 y 2018. Y acaba de ganar su partido Morena, la plaza. Aunque haya sido con menos del 30 por ciento de participación electoral.

Lamentable, que López Obrador, que tiene seis meses evadiendo la crisis migratoria con EU, haya respondido con una misión diplomática cacahuatera y mañana con un mitin para apantallar a los gringos y al pelos de elote, con su propuesta.

Pero curioso que el Presidente de la República llame también ahora a la “unidad”, cuando no ha hecho otra cosa que dividir a las y los mexicanos.

Ayer, anunció que invitaría a todos los gobernadores. Sí. A los mismos que no baja de corruptos, que les recortó el presupuesto y humillaba en sus giras a los estados. A los ministros de la Corte, magistrados y jueces. Sí. A los mismos a los que echó al pueblo en contra, por sus supersueldos y les cuestiona todas las resoluciones que no le favorecen. ¡A los empresarios! El brazo económico de la mafia del poder, los neoliberales y conservadores que robaban al amparo del poder público.

A las organizaciones de la sociedad civil. También las mismas a las que les retiró el apoyo porque operaban redes de corrupción con las estancias infantiles, refugios de mujeres violentadas, comunidad VIH, enfermos de cáncer, migrantes, adultos mayores y niños y niñas de la calle. Bueno, igual invitaría a líderes religiosos. ¡Ups! No podrá asistir Naasón Joaquín.

Y lo que son las cosas, ahora nos enteramos que López Obrador es cristiano bíblico, de acuerdo a una entrevista que concedió el dirigente de la Cofraternidad Nacional de Iglesias Cristianas al periodista Julio Hernández.

Andrés Manuel no necesita de intermediarios para tener comunión con Jesucristo. Por eso, no comulgaba con el apóstol Naasón. Pero tampoco se opuso a que le rindieran un homenaje en el palacio de Bellas Artes.

Lo que pase con este depravado sexual es cosa suya y de sus seguidores, pero México esta en circunstancias tan difíciles y complicadas, porque las propició el propio Presidente.

En enero, les abre los brazos a las caravanas migrantes para que crucen por el país, con toda la salvaguardia humanitaria. En abril, ya había detenido a 70 mil centroamericanos y regresado a 50 mil. Ayer, ya había endurecido el cruce y ofreció al presidente Trump el envío este fin de semana, de seis mil elementos de la Guardia Nacional para “blindar” la frontera sur. Hasta el cierre de esta entrega, para el gobierno estadunidense era una acción insuficiente, por lo que sigue en firme la amenaza de imponer arancel de 5 por ciento a productos mexicanos, a partir del próximo lunes.

Confieso que no tengo idea de la propuesta que López Obrador presentará este sábado por la tarde en Tijuana, pero si va a estar en términos de la carta, ya nos chingamos.

A Trumpetas, le importa un pito la historia, que su homólogo mexicano se autoproclame defensor de los derechos humanos de los migrantes, aunque se eche un zapateado sobre los derechos a la salud, el trabajo y la libre expresión de su nación.

Ya me imagino la pinche risa que le causó al supremacista este, cuando le leyeron –Trump no habla español como Amlo tampoco inglés-, que “en poco tiempo, los mexicanos no tendrán necesidad de acudir a Estados Unidos y que la migración será opcional, no forzosa. Esto, porque estamos combatiendo la corrupción, el principal problema de México ¡como nunca! Y, de esta manera, nuestro país se convertirá en una potencia con dimensión social. Nuestros paisanos podrán trabajar y ser felices donde nacieron, donde están sus familiares, sus costumbres y sus culturas”.

López Obrador adelantó en la carta a Trump, que no quiere aplicar la ley del Talión, es decir, también imponer aranceles a productos procedentes de Estados Unidos, como lo hizo en su momento Peña Nieto a raíz de los gravámenes al acero y aluminio. Pero sería adoptar medidas de su antecesor y eso jamás en la vida.

Aquí lo interesante, es quiénes acompañarán al Presidente a Tijuana, fuera de su corte y la chairiza que siempre nutre sus mítines, cuando a todos los demás trata con desprecio y humillación. Y la otra: a López Obrador, ya le salió otro más cabrón…

                                                                              ***

Un negocio lucrativo para encuestadoras y algunos medios en tiempos de seca electoral, son las famosas mediciones de popularidad de los gobernantes. El viejo truco está en vender los primeros lugares. Y siempre Silvano Aureoles aparecía en el cabuz.

¿Así, de plano, nadie le reconoce nada? ¿ni las friegas todos los días? ¿las gestiones en la Ciudad de México? ¿la federalización de la nómina magisterial? ¿que Michoacán no esté en la lista negra de los más violentos? Silvano puede tener todos los defectos, menos que sea huevón y pendejo.

La revista de Consultoría Política, Gobierno y Campañas Electorales “C&E Campaigns & Elections” en coordinación con Varela y Asociados acaba de presentar una medición en la que finalmente, Aureoles Conejo figura en el top ten de los mejor evaluados.

Puedo suponer que tuvo que caerle con lana, lo que veo difícil porque es lo que menos tiene, pero llamó mi atención la metodología y el cruce de las variables entre el índice Amlo con el de cada gobernador evaluado.

Frente al índice de 70 por ciento –del Presidente morenista-, los gobernadores mejor evaluados son de resiente elección, como Yucatán, Chiapas, Coahuila y Sinaloa, el resto –Sonora, Querétaro, Tamaulipas y Michoacán- rebasan la mitad del mandato, por lo que el desgaste es mayor. El porcentaje de calificación va del 53 por ciento la más alta y 37 la más baja del Top.

Para nada malos porcentajes ante el acelerado desgaste de López Obrador y Morena, que a mi juicio, fueron los que más votos perdieron el pasado domingo. Con todo y sus triunfos…