Inicio Mundo Cuba: el relevo

Cuba: el relevo

*Inicia el relevo en La Habana; el “Tapado” ¿hijo de Fidel o de Raúl? *Corrige El Comandante: “No necesitamos regalos del Imperio” *Con Raúl, Cuba hacia el socialismo de mercado, como Vietnam o China

667
0
Foto especial

 

 

Joaquín Herrera

Cd de México, 29-III-16 (agencia acento) Cuba entra al juego de la sucesión. Ya está listo el “Tapado”. Se apellida Castro. Es hijo de Raúl, pero también quiere casa el hijo de Fidel ¿Quién decidirá y quién ganaría entre uno y otro hermano, uno y otro hijo?
A Raúl lo tienta y le llama la sangre. A la vista, tiene dos opciones: la una, su hijo Alejandro Castro Espín, para 2018 en que, oficialmente, termina su mandato. La segunda es Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez (nacido en PlacetasCuba, 20 de abril 1960) ex profesor universitario, el Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba desde febrero de 2013.  Se trata del el primer dirigente cubano nacido después de 1959 en alcanzar dicho puesto.

Miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba (PCC) desde 1997, fue Primer Secretario del PCC en las provincias de Villa Clara (1994-2003) y de Holguín (2003-2009). Fue además ministro de Educación Superior de 2009 a 2012 así como Vicepresidente del Consejo de Ministros entre 2012 y 2013.

Pero ¿Quién dice que no se le cruzará uno de los hijos de Fidel?

Están con la mano levantada Alex Castro Soto del Valle, está Fidel Castro Díaz Belart, Jorge Ángel Castro Soto y Antonio Castro Soto.

Como en México, parece que la pelota del poder está en manos del presidente en turno y no de un ex. La de Raúl así, quizá sobrepasa al de Fidel.
Raúl es el visionario que corrige a la historia. Y tras medio siglo de una notoria dependencia cubana de sus aliados ideológicos –la ex URSS y Venezuela- que han sucumbido. La Habana se desplomó en un 40 por ciento de Producto Interno Bruto; pasó años amargos hasta que Caracas le lanzó un salvavidas.
Al cambio de siglo y de milenio, Fidel recibía señales de alerta sobre su mermada salud. Y decidió el relvó a favor de su hermano, Raúl.
El nuevo hombre fuerte, no se ha cortado el cordón umbilical de Fidel; prometió mantener su “línea”, pero tras de recibir el mando en emprendió un rescate a Cuba, con sentido práctico. Sepultó el marxismo del que le creían un templario y optó por una nueva vía.

Así, el “Presidente Reformador”, Raúl Castro, se salta a la torera a Fidel, encaminando la economía de la alicaída Isla hacia el socialismo de mercado.

Cuba bajo Raúl enfila a repetir la senda de China y de Vietnam, pero con un estilo netamente cubano y práctico.
La Isla, se quiere lejos de Beijin y de Moscú.
Raúl no quiere terminar acorralado y retando al destino, como parece verse el senil Fidel –un maniqueo de 90 años- seis años mayor que Raúl. El Comandante olvida que Dios perdona, la vida no.

¿Fidel corrige a Raúl?

 

Acaba de corregirle la plana a su hermano. Fidel respinga a la visita de Obama y dice que ‘No necesitamos regalos del imperio’.
Un poco tardado, pero  el líder cubano, Fidel Castro, rompió contra los buenos lazos que tienden Raúl Castro, su hermano y el Presidente Obama:
Fidel escribió un artículo en el que afirma que
«No necesitamos que el imperio nos regale nada”.
Cuando la isla se hunde sin el apoyo de la URSS, ni de Venezuela, Fidel rompe lanzas contra la única salvación que ve en el dilatado horizonte internacional, la mano del Tío Sam.

“Cuba no necesita regalos del «imperio»,  comentó y critica lo que llama “olvidos históricos” en el discurso que Obama ofreció al pueblo cubano sobre los vínculos entre los dos países.
Fidel  dice que “nuestros esfuerzos serán legales y pacíficos, porque es nuestro compromiso con la paz y la fraternidad de todos los seres humanos», precisó Castro en un artículo titulado «El hermano Obama» que publica Granma.
Raúl se va en 2018

La sucesión debe producirse en 2018, como avisó Raúl, para cuando tendrá 86 años y ¿cómo asegurar que las fuerzas internas del Partido Comunista de Cuba o las fuerzas militares se salgan de control, sin amarrar al “tapado” desde ahora?

Raúl lo sabe y le pican los pies para avanzar en pos de un viraje en la economía de Cuba, su talón de Aquiles.
Le prepara la alfombra roja a su sucesor, sea su hijo o alguno de los de Fidel.
Las reformas que empuja Raúl, están lejos del marxismo como dogma de fe.
Según observadores internacionales, Raúl se aleja del escapulario de Karl Marx y enfila a un socialismo de mercado, como el que da a Vietnam –tras un desgaste de la guerra con EU de siete años- y un bloqueo económico feroz, un crecimiento hoy hasta del 6.5%.
La Venezuela de Chávez y Maduro, en ruina

 

Tras la etapa de depender de la URSS hasta la caída de la Cortina de Hierro o El Muro de Berlín, en 1989, Cuba tardó una década en recibir el tanque de oxígeno  que le lanzó Venezuela.
Pero el barril de 140 dólares pasó al de menos de 30 billetes verdes y, sumado esto a mil fallas de manejo y producción industrial inexistentes, Caracas entró en picada.

Venezuela le aportaba a Cuba todo el petróleo (que antes le “regalo” la URSS, algo como cien mil barriles diarios de crudo) o el equivalente al 15 % del PIB en Cuba, a cambio del servicio de 31 mil médicos y maestros enviados a ese país sudamericano.

Carrera de Raúl contra el tiempo

 

En carrera contra el tiempo, Raúl ha venido desestatizando la economía, aunque a cuentagotas. Ahora que el desplome de Venezuela le rebana el 18% de ingresos a Cuba, Raúl sabe que tiene el reloj en contra, más que nunca.
Los 54 años de bloqueo condujo a la Isla a un callejón sin salida: el 8 por ciento de la población depende del salario y subsidio que le otorga el gobierno, sobresaturado de plazas de asalariados. Estos reciben de 20 a 30 dólares mensuales.
El resto de la población depende de los envíos de los cubanos en el extranjero y otra parte sustancial, son los envíos de algo como 2 mil 500 millones de dólares de cubanos residentes en el extranjero, principalmente en EU.
Zona Económica de Desarrollo Mariel

 

Las reformas de Raúl han significado la operación de micro empresas que dan ya empleo al 28% de la mano de obra en la población económicamente activa, PEA. Surgen así, pequeños talleres, 500 cooperativas no agropecuarias; 13 mil negocios (otrora prohibidos) de la industria gastronómica.

Pero, lo que faltan, son los insumos.

Surgen aquí y allá los “Paladares” o esa especie de lo que en México se llamarían fondas, viviendas para rentar a modo de hoteles modestos al turismo, así como transporte de carga y pasajeros a nivel público privado.

Pero el proyecto más ambicioso para impulsar la industria privada es la Zona Económica de Desarrollo Mariel, ZEDM, entre 400 empresas previstas.

Pero Raúl no ha podido reducir las barreras burocráticas y de corrupción, por lo que solo once de ese volumen de empresas, están iniciando.
Resalta la primera factoría con inversión 100 % de EU, contra la línea del 49% que otorgaba la ley de 2014, que construirá tractores Cleber. Raúl pone énfasis en el sector agropecuario, cuando la Isla tiene déficit alimentario.

El déficit de viviendas en zonas urbanas, afecta a medio millón de familias cubanas.

Fidel liberalizó al sector turismo y las telecomunicaciones, pero lo volvió a estatizar. Raúl enfila a cambios también allí.
Así, la sucesión del poder será una guerra al interior de la familia Castro, salvo que la vida resuelva a favor y ya Fidel no sea un poder actuante.

Por lo pronto, los hermanos en el alto poder y los primos en el segundo nivel, se las verán en pos del poder que tendrán que ceder Fidel y Raúl, porque Dios perdona, la vida no.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here