Inicio Mundo Cumbre “imposible” de Obama-Castro: Azoro general

Cumbre “imposible” de Obama-Castro: Azoro general

* Azoro general; ni Cuba ni el mundo lo creen aún *El Tío Sam se toma “selfies” ante el Che y Michelle, hijas y hasta la suegra *La Mentira de AMLO, que se descubre en la visita de Obama a La Isla. *Ligas Mayores juegan beis y cimbran a la Isla; inicia fin al embargo

718
0
Foto especial

 

* Azoro general; ni Cuba ni el mundo lo creen aún
*El Tío Sam se toma “selfies” ante el Che y Michelle, hijas y hasta la suegra
*La Mentira de AMLO, que se descubre en la visita de Obama a La Isla.
*Ligas Mayores juegan beis y cimbran a la Isla; inicia fin al embargo

Joaquín Herrera

Cd de México, 21 de mar/16 (agencia acento) ¿Alguien habría imaginado hace unos años al Tío Sam de visita al régimen castrista y este recibiéndolo con alfombra roja?
Y ¿Cómo pensar ver a un equipo de las grandes ligas de beisbol juga en la Isla? ¿Y Ver al Tío Sam tomándose una selfie para llevarse –junto a su familia toda; Michelle, sus hijas y hasta  la suegra- ante la imagen del Che Guevara “presidiendo” la Plaza y el Palacio de la Revolución?
Millones en el mundo, apenas podía creer lo que nadie pronosticó nos nunca para el nuevo milenio:
Que un hombre de color –como la mayoría de cubanos- sería el Presidente de EU. Y que un Castro, vestido de traje y corbata, no de verde olivo, sin barbas, lo recibiría con alfombra roja, como a un ídolo popular, se vio hoy ¿Quién lo diría sin morir en el intento?

El mundo sigue probando que la capacidad de asombro nunca se agotará.

Eso sí, la comunidad internacional pudo apreciar en vivó y a todo color, eso y más: vio dos vecinos distantes. La diferencia entre gobernar a una Isla de once millones de habitantes, asidos al mismo gobierno por 55 años. Y otro, el mando sobre 320 millones de seres (más una influencia por sobre todo el globo terráqueo) que cada cuatro años, se tiene que ganar el lugar si le votan y hasta lo reeligen o se va a su casa.
Ah, medio mundo vio que es el hombre más poderoso, pero que su ley le impide ordenarle a su Congreso, tenderle la mano a su vecino –otrora un enemigo que lo amenazó con ataques nucleares- y olvidarlo todo.

Obama echa abajo mentiras de AMLO

Entre las paradojas de este viaje, el viaje de Obama echó abajo una mentira que el presidenciable mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ha usado como spot una (negada) campaña adelantada del 2018:

El spot de AMLO dice que el Presidente Peña de México compró un jet tan completo que “ni Obama tiene”.
Claro que Obama no tiene un jet así. El “Air Force One”, ciertamente no es como el del Presidente Peña: en lugar de dos motores (uno en cada alerón) tiene cuatro. Esa parte del centenar de diferencias que ignora y simula ignorar el tabasqueño. Y eso lo comprobaron hoy, los periodistas que llegaron con el Presidente Obama, pero eso es harina de otro costal

Hoy Obama dio muestras de  estar feliz ante la prensa. Bromeó para “disculparse” porque se extendería u haría recordar los largos discursos que les caracterizan a los Castro, dijo y hasta Raúl rio de buena gana.
El hombre más poderoso del planeta, llegó virtualmente con un ramo de olivo para su vecino, Raúl Castro e hizo gala del lenguaje de la diplomacia; y fue al punto de que insistirá en desmontar el bloqueo a Cuba. Que lo haría con la ayuda de su homólogo, que empezó ya por aceptar abrirle la puerta para dialogar, externó, palabras más, palabras menos.

El Presidente “de color” -¿quién lo dijera?- le dijo que cuando una estrategia no funciona medio siglo (eso es la autocritica), hay que cambiarla y por eso él comenzó a intentar su gobierno. Pero que necesitará que su vecino le ayude a ayudar, bajándole a la agresión de los derechos humanos para, a su vez, convencer a poder que tiene la decisión, el Congreso de EU. Especialmente el Senado.

Raúl Castro, se traba

Raúl Castro más bien pareció acorralado, como acusado. Le dio vueltas a lugares comunes y sustancialmente dijo que del fin del bloqueo, dependería todo.

Y ante preguntas, mostró su lejanía del trato a medios no a modo, no como los que privan en Cuba.
No soltó ni una sola autocritica, y se refugió en  decir que sí reconoce esfuerzos de Obama.
Habló una décima de palabras que Obama, quien sonreía y bromeaba y contestó más de lo que prometió ante la prensa. Raúl, menos. Fue el típico poderoso: a la periodista que le preguntó “¿por qué tiene presos políticos y no los deja libres?”, el hombre fuerte de La Habana, que tardó más en componerse los auriculares y decía oír mal; la repitieron y contestó, como quien le tiene ojeriza a la prensa que le respinga:
-¿Usted sabe cuántos son los derechos humanos y cuantos países los respetan?
-Mmm. Yo si se y se lo voy a explicar: son 67. Y en cuanto a países, ninguno los respeta todos….Cuba respeta 46…Uno es la educación gratuita y el otro es la garantía de salud…Ya conteste y ya

Y se acabó la rueda de prensa.

La suerte de Cuba, en manos del Capitolio

Obama toco el tema en su discurso inicial y en respuesta a preguntas. Habló en tono cordial y hasta jocoso. Que él lucha por convencer al Congreso, en cuya mano esta el levantar el embargo.

Lo hará en la medida que él y su homólogo, el gobierno de la Isla, Raúl Castro, mejoren el escenario que vive la Isla en democracia (el poder de, por y para el pueblo, según los griegos) aunque este no se haga “de la noche a la mañana”.
Y, obvio, los derechos humanos.

En tanto el Presidente Raúl Castro, se hizo bolas. De repente parecía que sus auriculares en ambos oídos, no funcionaban ante preguntas incómodas. Las de por qué  los presos políticos en la Isla.
Como “respuesta” el hombre fuerte de Cuba escurrió el bulto y en tono de reclamo, exigió:
“Deme el nombre. Deme los nombres de los presos políticos al final de esta reunión y estarán libres”. Ante otra pregunta que le incomodo visiblemente molesto, Raúl Castro volvió a la carga, pidiendo nombres.

Los periodistas -una mujer y un hombre- no aparecieron a cuadro ya.
¿Qué hacer? ¿Discutirle? ¿Insistirle o darle nombres para una posible represalia contra los pobres diablos que las Mujeres de Blanco luchan por liberar con marchas que allá se castigan con cárcel? Medio centenar de ellas, acaban de ser arrestadas por una marcha que hicieron para atraer la atención de la prensa internacional, denunciando a un “Castro Represor”.

Fue la nota; el papelazo de su vida ante el acto que Obama y Castro denominaron histórico: no había una visita presidencial en 88 años a La Habana.
Desde el arribo de la Revolución de Fidel castro, hermano del ahora Presidente Raúl, Cuba se convirtió en un enemigo para su vecino a 90 millas de distancia.

Esa fama su mayor crisis, la que provocó Cuba al promover la instalación de misiles capaces de destruir la costa de EU, con armas nucleares.
La”exportación” silenciosa de la revolución cubana al resto del continente, desde México a Argentina, era la tentación y han sido intento más o menos fallidos o consolidados como le llaman los expertos. Y eso, terminó por confrontar a Cuba, aliada de la URSS y China, hasta la caída de la “Cortina de Hierro” al iniciar los años 90 del siglo pasado.

A dos décadas, el Presidente Obama parece el primer Presidente de EU dispuesto a olvidar agravios; el embargo económico a la Isla, que casi la asfixia, orilló a Cuba a ceder.
Se sabe que los buenos oficios del Papa Francisco condujeron a la reconciliación.
Así, el Pontífice visitó EU y a los países más conectados con Cuba, incluido México.

Más industria, turismo y agricultura

Esta tarde empresas del estado cubano y algunos empresarios de EU y no se sabe si los hay entre cubanos, dialogaban con Obama y sus acompañantes sobre cómo levantar a Cuba.
Buscan inversiones en turismo –hay ya programados mil 200 vuelos de EU a la Isla en estas fechas- pero los inversionistas tienen que asegurarse ante la eterna posibilidad de perder su dinero en un arranque del gobierno cubano, de expropiarles, como ocurrió tras la revolución.

La histórica reunión –nadie duda- es un hito de la historia que marcará a más de una generación desde hoy.

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here