Inicio Columnas Demanda el Papa estar en primera fila para hacer país de oportunidades

Demanda el Papa estar en primera fila para hacer país de oportunidades

549
0

Joaquín Herrera

ECATEPEC, Edo Méx, 14 de febrero/16 (agencia acento) El Papa Francisco llama a los mexicanos a “estar en primera fila” para convertir a este México en “tierra de oportunidades”.
Dijo ante feligreses de casi todo el país llegados hasta días antes, que él no quiere que solo seamos una nación donde solo se pueda soñar fuera de ella.
¿Revolucionario; incendiario? No se produjo el discurso quemante, pero sí fue un” te explico Pedro para que me entiendas Juan”: clamó para eliminar las tentaciones que puso el Diablo frente a Jesús, la riqueza que suele darse a costa de quitarle el pan a otros; la vanidad de los cinco “minutos de gloria” y el orgullo.

El misionero que abre puertas para ventilar a la milenaria Iglesia que dirige, llamó acabar con las fuentes de la emigración, pobreza y crimen, especialmente en las juventudes.

Bajo un sol a plomo y el medio ambiente enrarecido por incendios de pastizales cercanos que lo hicieron toser, el Vicario de Cristo concelebró la primera misa de Cuaresma, en

la vestimenta típica de la temporada, de morado y blanco, acompañado de obispos y cardenales.

Durante el Ángelus de la misa –por cierto tumultuaria y todo; ante unos 300 mil fieles de todo el país- la primera concelebrada durante esta Cuaresma- Francisco habló envuelto en una túnica morada, conforme a la liturgia cuaresmal,  y tono pastoral, típico en él:

“Quiero invitarlos nuevamente hoy a estar en primera línea, a ‘primerear’ en todas las iniciativas que ayuden a hacer de esta bendita tierra mexicana, una tierra de oportunidad, donde no haya necesidad de emigrar para soñar”.
Instó a forjar ese país “donde no haya necesidad de ser explotado para trabajar; donde no haya necesidad de hacer de la desesperación y la pobreza de muchos el oportunismo de pocos…

Francisco, apóstol antinarco

En esta “ciudad-dormitorio”, que a diario cruza la  frontera de la capital en pos de empleo, escuelas u hospitales; oportunidades- el Papa clamó por “una tierra que no tenga que llorar a hombres y mujeres, a jóvenes y niños que terminan destruidos en las manos de los traficantes de la muerte”.
Repetitivo, volvió a cargar contra el crimen del narcotráfico durante el rezo del Ángelus, en la parte final de su misa multitudinaria en Ecatepec, Estado de México.

El obispo de EcatepecÓscar Roberto Domínguez, expresó un sentido  agradecimiento por la visita y denunció los males que aquejan a su comunidad, como la pobreza, la violencia, la corrupción y el hambre.

Asistió el gobernador, Eruviel Ávila

Ecatepec es el municipio del Estado de México con la mayor tasa en robo de autos a nivel nacional, el primer lugar en homicidios en el Estado de México, en feminicidios, en secuestros, violaciones y delitos sexuales, así como el robo al transporte público de pasajeros y de extorsiones.
El gobernador, Eruviel Ávila, presidenciable, se lució con un escenario impresionante. Por cierto, Ecatepec es también la tierra natal de Ávila Villegas. Por eso asistió al evento.
Destacó la presencia del emisario del Presiente Peña Nieto, el jefe de la Oficina de la Presidencia, Francisco Guzmán.
Asistieron los diputados de todos los partidos que integran la legislatura actual en la Cámara de Diputados local, así como alcaldes y funcionarios de Tlalnepantla, Cuautitlán Izcalli, Nezahualcóyotl, Chalco (que recibió a Juan Pablo II con una ciudad que así se estrenaba en 1990) y otros.

Obispos prometen cumplir su mandato misionero

El obispo Domínguez prometió al Papa continuar con su misión de renovación pastoral y de evangelización y atención a los más necesitados.

El gobernador, Eruviel Ávila, asistió entre unos 300 mil lugareños y visitantes, procedentes de sitios tan lejos como la frontera norte y las dos costas; muchos pernoctaron a la intemperie para poder ver a Francisco.
Los asistentes envueltos en cobijas o abrigos y ponchos, primero; luego protegidos con sombreros, chalinas o periódicos, con un sol quemante como nunca, oyeron la homilía del Papa en que explicó que la Cuaresma es un tiempo para ‘ajustar los sentidos’, ‘abrir los ojos a las injusticias’ y cambiar el rumbo de nuestras vidas y alejarlas de las tres principales tentaciones del cristianismo: ‘la riqueza, la vanidad y el orgullo’.

No dialogar con el Diablo; el siempre gana

En su estilo informal, entreveró llamados como a no dialogar con el Papa. Jesús no lo hizo, sino usó palabras de Dios para derrotarlo.
Explicó que tres tentaciones que buscan degradar, destruir y sacar la alegría y frescura del Evangelio.

“Con el demonio no se dialoga, no se puede dialogar porque nos va a ganar siempre. Solamente la fuerza de la palabra de Dios lo puede derrotar». El evangelio tocó el tema del pasaje del antiguo Testamento de cuando el demonio quiso tentarlo, ofreciéndole riquezas si lo adoraba.
El escenario en El Caracol, lució como altar una arcada de metal bajo la cual se instaló el altar con una imagen guadalupana gigante.
Una alfombra roja al centro, en la breve escalinata, era decorada a sus lados con “murales” de un colorido exuberante, con motivos florales al estilo maya, con formas geométricas.
El Papa tuvo otro toque muy propio al despedirse, pidiendo “recen por mí”.

Por la tarde tendrá una comida y una visita al seminario de Cuautitlán, sitio en que vivió y murió San Juan Diego.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here