“Venimos a trabajar, no a buscar confrontaciones”, dice a Expediente Ultra,  el Secretario General del Ayuntamiento, Rubén Augusto Muñoz, ante las amenazas vertidas por el líder Percy Espinoza, en el sentido de que la presidencia “no es rival para su sindicato”.

 

Por: Jorge Ortega
Especial de Expediente Ultra

El impasse en que se encuentran las relaciones entre los sindicalizados del ayuntamiento de Pachuca y las autoridades panistas, puede derivar en un choque de trenes por las abiertas amenazas que el dirigente Percy Espinoza ha vertido en algunos medios de comunicación donde fiel a su estilo, ha señalado que “la presidencia no es rival para el sindicato municipal  y si tenemos un enfrentamiento los que van a perder son ellos”.

En un tono menos beligerante, Rubén Augusto Muñoz Saucedo, secretario general del gobierno municipal, señaló  en exclusiva para Expediente Ultra, que no existe acoso por parte de nadie en la presidencia municipal hacia trabajadores sindicalizados.

Esto ante versiones que circulan sobre acciones implementadas por la alcaldesa Yolanda Tellería, a través de policías municipales, en contra de agremiados al Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Municipio de Pachuca (SUTSMP).

Muñoz Saucedo aseguró que al entrar la nueva administración, era notorio un exceso de trabajadores en la nómina, y lo que se ha hecho es reducirla para que no exista más personal del necesario.

En cuanto a lo dicho por Percy Espinoza, líder del SUTSMP, quien aseguró que de darse un enfrentamiento entre las autoridades del ayuntamiento y el sindicato, la alcaldía perdería, Muñoz Saucedo dijo: “Nosotros venimos a trabajar aquí, no a buscar confrontaciones y ésta siempre será una Presidencia que dé la mano a todos”.

El funcionario  indicó que,  en su momento, platicarán con Percy Espinoza para resolver cualquier inconformidad, ya que la administración municipal, encabezada por Yolanda Tellería, está “a la orden de resolver todas las situaciones”.

Al cuestionar al funcionario municipal sobre la relación de la administración actual con el SUTSMP, mencionó que todo está bien, ya que la Presidencia y el Sindicato deben ser uno mismo a fin de que el trabajo que se debe realizar sea efectuado de la mejor manera. “Por indicaciones de la presidenta, es de total respeto hacia el sindicato. Creo que la relación ha sido de mucho respeto y mucho trabajo”, indicó.

“En lo personal me he acercado a Percy cuando se ha requerido para solicitar algunos cambios de personal, ya que la Presidenta pidió que el conducto fuera entre la Secretaría Municipal y el líder sindical”, dijo Rubén Augusto, y ejemplificó: “Obras Públicas es un área donde había una persona que no acreditaba ser arquitecto, a pesar de firmar así, entonces simplemente es moverlos de lugar dentro de la misma Secretaría.”

“En otros casos simplemente ha sido darles rotación para poder eficientar más el trabajo si así lo han considerado los Secretarios y Directores de esta administración”, informó Muñoz Saucedo.

“Esta es una administración que ha llegado y que propone algunos cambios para darle mayor fluidez a la administración. Hay buena relación con Percy, le hemos dado orden a las cosas y creo que no hay ningún punto en desacuerdo”, puntualizó.

LOS TAMBORES DE GUERRA DEL SINDICATO

Empero y más allá de de las buenas intenciones al diálogo de la alcaldía, el líder sindical ha expuesto un punto de vista por demás divergente al de las autoridades. “No se respetan las contrataciones de trabajadores. Las condiciones de trabajo son muy claras no obstante solo la presidencia mete gente, nosotros no. Indebidamente la presidencia solo contrata personal de empleo emergente. Los dueños del contrato somos nosotros y a ellos se les llama esquiroles y eso está prohibido”, ha señalado  Percy Espinoza.

Este medio de comunicación buscó entrevistar a la parte sindical pero la dirigencia se negó a ello, como ya ha ocurrido en ocasiones anteriores por parte de Espinoza, un líder que a decir de algunos agremiados, que temerosos de represalias piden el anonimato, se ha eternizado en el cargo y ha convertido a sus agremiados en punta de lanza para sus intereses personales, chantajeando a los gobiernos municipales con paros y movilizaciones e imponiendo condiciones laborales donde sus incondicionales gozan de privilegios especiales. Ahora, nuevamente blande como filosa arma blanca su acostumbrado estribillo: “Nuestra tolerancia está a punto de llegar al límite”, el problema es que para su desgracia, la de los funcionarios panistas, también.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here