Inicio Opinión Doctrina Estrada, aporte de México a la diplomacia internacional

Doctrina Estrada, aporte de México a la diplomacia internacional

188
0
Compartir
El autor que sentó las bases de la autodeterminación de los pueblos

 

*  Su autor  fue Genaro Estrada Félix, canciller sinaloense, nacido en Mazatlán,  y constituye el fundamento del Derecho Internacional de no intervención y autodeterminación de los pueblos de la comunidad internacional, por parte de otros países o gobiernos extranjeros, para oponerse a cualquier fórmula de agresión imperialista

 

Por JOSÉ LUIS AGUIRRE HUERTA *

Especial de Expediente Ultra

La doctrina como fuente de Derecho Internacional público, constituye un mecanismo de integración de la norma en las relaciones de los países miembros de la comunidad internacional, digna de aplicación frente a los problemas que se susciten entre dos o más países miembros.

Nuestro país ha sido víctima de una intervención española después de su vida independiente, el 11 de septiembre de 1829 al momento en que recupera el trono Fernando VII y pretende recobrar sin éxito a su colonia la nueva España.

Estampilla postal en su honor

Posteriormente somos sujetos por la intervención francesa, conocida como la Guerra de Los Pasteles el 27 de noviembre de 1938, conflicto bélico mediante el cual Francia aduciendo el derecho de endoso de sus ciudadanos franceses, intenta cobrar a México los daños producidos con motivo de las diferentes contiendas intestinas y que impactaron en los negocios de pastelerías de ciudadanos franceses, mismo que duró desde el 16 de abril de 1838 al 9 de marzo de 1839 (el derecho de endoso es la facultad que tiene un país extranjero, de subrogarse en los derechos subjetivos de sus conciudadanos, que hayan sido pisoteados por el país donde se encuentran habitando, para lo cual pueden reclamar el pago de indemnizaciones en favor de sus protegidos).

LA GUERRA DE LOS PASTELES

Curiosamente oficiales de mi General Santa Anna, comieron pasteles de empresas francesas, sin pagar la cuenta, por lo que el gobierno francés intervino reclamando una indemnización de $600,000.00 y al no ser cubierta, invade el puerto de Veracruz, incautando naves mercantiles durante ocho meses de bloqueo, con 20 barcos y cuatro mil hombres que atacaron San Juan de Ulúa, en una lucha en el puerto veracruzano; Santa Anna enfrentó el fuego francés, quien mató a su caballo y le destrozo la pierna izquierda.

Posteriormente don Antonio de Padua María Severino López de Santa Anna y Pérez de Lebrón y quien fue un político y militar mexicano, logró un acuerdo con el contraalmirante francés Baudin, firmando un Tratado de Paz el 9 de marzo de 1839, a pagar en cómodos plazos la indemnización exigida, sin exigencia de gastos de guerra y devolviendo Francia las naves incautadas.

LA INTERVENCIÓN AMERICANA

De 1846 a 1848, el país sufre la intervención americana, con motivo de la pretensión expansionista de los Estados Unidos, para declarar la independencia del estado de Texas y su posterior incorporación a la Unión Americana, habiendo sido comisionado el general Rafael Téllez para la defensa de México y al llegar a Sinaloa en complicidad con comerciantes extranjeros, establece un cacicazgo al tiempo que desembarcan marines en Alta California, quienes vencen a colonos mexicanos, ya estando sublevado contra México en Mazatlán, el general Rafael Téllez.

Juan Álvarez en Acapulco retiene a un destacamento enviado en su comarca.

La escuadra estadounidense inicia hostilidades en Mazatlán, a fines de septiembre de 1846, declara el bloqueo del puerto, al tiempo que el gobierno Inglés envía navíos para defender a sus súbditos, la escuadra americana ocupa Mazatlán el 11 de octubre de 1846, intimidando a Téllez para entregar la plaza defendida heroicamente por su alcalde José María Vazavilbazo, quien logra garantías para la población civil.

Su tesis internacionalista sustentó el Tratado de Tlatelolco

El 11 de octubre de 1847, los marines americanos izaron su bandera en las playas sinaloenses, garantizando la vida cotidiana de los civiles, ocho meses duró la ocupación en Mazatlán, con un hecho de armas el 20 de noviembre de 1847, cuando el capitán del puerto Carlos Horn le cierra el paso a los marines y se entabla un combate, ocupación que concluyó el 17 de junio de 1848, con la firma de los Tratados de Guadalupe Hidalgo, en donde México pierde territorios de la alta California.

Otra intervención francesa de 1862 al 67, mediante un conflicto armado enfrentado contra Francia, al momento en que Juárez anuncia la suspensión de pago de la deuda externa en 1861 como Presidente de la República, España, Francia, e Inglaterra mediante la Convención de Londres, establecen una alianza para exigir la protección de sus súbditos, el pago de la deuda y la creación de un régimen estable en el país americano.

TAMBIÉN NOS AGREDIERON LOS ESPAÑOLES

El 8 de diciembre de 1861, desembarca en Antón Lizardo Veracruz, la escuadra española y una alianza tripartita entre los franceses y los ingleses.

Los franceses desembarcan en Veracruz y se disponen a invadir el territorio mexicano, llegando a Orizaba en las cumbres de Acultzingo, se enfrentan al general Zaragoza y al ejército mexicano en Puebla, en la batalla del cinco de mayo, después de tres horas de lucha, Porfirio Díaz se cubre de gloria.

En 1914, las tropas norteamericanas desembarcan para tomar el puerto de Veracruz, el presidente Woodrow Wilson no reconoce al gobierno ilegitimo de Victoriano Huerta, habiendo bombardeado Veracruz, para impedir que el buque alemán Ypiranga descargara un lote de armas y municiones destinada al ejército de Huerta, quien había pactado con el gobierno del káiser alemán, el suministro de petróleo mexicano para ese país europeo.

En ese momento histórico, Wilson declara su propósito de acabar con la guerra civil existente, y educar al pueblo para ejercer la democracia, a fin de enseñarle la elección de buenos gobernantes, invadiendo durante ocho meses el Heróico Puerto de Veracruz, hasta obligar a la dimisión de Huerta, apoyando al primer jefe Constitucionalista Venustiano Carranza, para estabilizar al país, exterminando inclusive a las fuerzas Villistas.

En ese escenario de la historia intervencionista americana, se observa claramente la existencia de dos gobiernos en el país, el instaurado por Victoriano Huerta y el Beligerante de Venustiano Carranza.

LOS FUNDAMENTOS DE LA DOCTRINA

Las circunstancias históricas que han asolado al país, producen figuras de jurisconsultos con proyección universal, de la talla de Genaro Estrada Félix, canciller sinaloense, nacido en el bello puerto de Mazatlán, quien en 1930 y con motivo inclusive de la influencia que tuvo el intervencionismo norteamericano en su pueblo, que arrastró a la desgracia y la miseria a muchos de sus paisanos.

Orquestó la doctrina adoptante de su nombre, conocida en el mundo del Derecho Internacional como Doctrina Estrada; en su carácter de especialista de la materia, aporta a la Comunidad Internacional, la política de no intervención y autodeterminación de los pueblos, siendo secretario de Relaciones Exteriores durante la presidencia de Pascual Ortiz Rubio.

Es recordado con cariño en su natal Mazatlán

Redactó y publicó un comunicado el 17 de noviembre de 1930, en Manifiesto contra los países que decidan si un gobierno extranjero es legítimo o carece de legitimidad, especialmente si proviene de la rebelión, de cualquier movimiento revolucionario popular o de un Golpe de Estado, contradice la costumbre internacional de reconocer la comunidad de países al gobierno de otro, mostrándose en contraposición con la Doctrina Tobar, enunciada por el canciller ecuatoriano, sosteniendo que las Repúblicas americanas, por su buen nombre, deben intervenir de modo directo en el reconocimiento de los regímenes de facto, surgidos de acciones de la fuerza o gobiernos de hecho surgidos de revoluciones contra su constitución.

Al respecto de esta discusión tenemos el caso de Panamá, un Estado perteneciente a Colombia, el cual siempre detentó una política separatista, logrando su independencia del Estado colombiano el 3 de noviembre de 1903, cuando el general Victoriano Lorenzo encabeza una guerrilla liberal y obtiene el reconocimiento de los Estados Unidos de Norteamérica, como país independiente, con el proyecto ambicioso de construcción del canal, orquestada por el ingeniero francés Ferdinand Lesseps y con la intervención del gobierno de su país.

Gracias a la Doctrina Monroe que internacionalmente sostiene repeler manejos injerencistas europeos en América, se fue a pique el proyecto francés, una Guerra Civil intestina acabó con la economía panameña, desembocando en la intervención del presidente Teodoro Roosevelt para detener la guerra, interviniendo los marines americanos, y el gobierno de los Estados Unidos, logrando la firma de un Tratado Internacional entre el estado colombiano y el gobierno beligerante panameño, para terminar con la guerra, obtener el reconocimiento de país autónomo a Panamá. Con esto satisfacer los intereses de Estados Unidos en la construcción de un canal por el que transitaran los barcos mercantes con ahorro de grandes gastos, para transitar del atlántico al pacifico.

LA DOCTRINA ESTRADA, ANTÍPODA DE LA DOCTRINA MONROE

Teodoro Roosevelt se apodera del istmo panameño, haciendo prevalecer la Doctrina Monroe: “América para los americanos”, la no intervención europea; el reconocimiento del Estado panameño con la firma del Tratado de Urrutia-Thompson, indemnizando Estados Unidos a Colombia con 25 millones de dólares, y firmando el Tratado Internacional de explotación del canal panameño, a favor de Estados Unidos, en 1914, la junta revolucionaria panameña desde luego obtuvo el pleno reconocimiento del gobierno americano de Teodoro Roosevelt de Estado autónomo.

En el acontecer acaparante de nuestra atención, el internacionalista y poeta mazatleco Genaro Estrada Félix construye la Doctrina de Derecho Internacional de no intervención y autodeterminación de los pueblos de la comunidad internacional, por parte de otros países o gobiernos extranjeros, para oponerse a cualquier fórmula imperialista intervencionista.

La Doctrina Estrada es la base de la Doctrina Internacional conocida como Doctrina Díaz Ordaz, sostenida y elaborada por el presidente Gustavo Díaz Ordaz y su secretario de Relaciones Exteriores Nabor Carrillo Flores, cuyo contenido implica un modelo de Derecho Internacional para resolver la problemática de reconocimiento a los Estados beligerantes o gobiernos en posición de guerrilla, en transición de Golpe de Estado y en ocasiones países que detentan al mismo tiempo dos gobiernos, el oficial y el rebelde o beligerante.

El juicio de esta Doctrina implica la imparcialidad del Estado mexicano para reconocer autoridad a dos gobiernos estatuidos en un solo país, uno de facto y otro de iure, sin tomar parte a favor de ninguno de los dos, como en el caso de Cuba, y muy especialmente el de Nicaragua, expresando: “Para el supuesto de obtener el gobierno beligerante, un apoyo predominante dentro de la población mayoritaria, México también debe darle reconocimiento oficial en la comunidad internacional”.

La doctrina Díaz Ordaz tuvo aplicación importante en el caso cubano, para romper el bloqueo de Estados Unidos decretado en contra de la isla, conservando buenas relaciones diplomáticas con los gobiernos de Estados Unidos y Cuba bajo la perspectiva de no hacerse enemigos por conflictos ajenos, como una posición neutral en las relaciones del Derecho Internacional, a contra pelo de la intervención del gobierno avilacamachista, en la Segunda (gran) Guerra Mundial.

También son relevantes dentro del campo diplomático, las negociaciones de Gustavo Díaz Ordaz, sostenidas con el Presidente estadounidense Lyndon Baines Johnson, con el resultado afortunado de la devolución de una porción territorial de Estados Unidos a México, el gobierno americano se había apropiado, aprovechando la oportunidad de un desvió del cauce del Rio Bravo, de territorios denominados El Chamizal, devueltos a México por las gestiones diplomacias del presidente Gustavo Díaz Ordaz.

SUSTENTÓ EL TRATADO DE TLATELOLCO

Otra participación del presidente Díaz Ordaz en el foro internacional, fue la suscripción del Tratado de Tlatelolco, impulsado por el diplomático mexicano Alfonso García Robles, tratado humanitario de proscripción de armas nucleares en América Latina y el Caribe, como fórmula de desnuclearización del territorio americano, mismo que entró en vigencia el 25 de abril de 1969, creándose la organización encargada de vigilar el cumplimiento de ese Tratado, denominada OPANAL (Organización para la Proscripción de las Armas Nucleares en América Latina y el Caribe).

Por los esfuerzos realizados a favor de la reducción de armas nucleares, Alfonso García Robles obtuvo el Premio Nobel de la Paz en 1982 y Gustavo Díaz Ordaz la ira del soviet supremo, presidido por Leonid Brézhnet, quien se vio afectado en su idea de intromisión nuclear, dentro de la isla caribeña cubana, como andamiaje amenazante a los Estados Unidos, en consecuencia infiltró la Unión Soviética al Movimiento Estudiantil de 1968, para corroer las estructuras del régimen de la época, que curiosamente tuvo su paroxismo el 2 de octubre dentro de Ciudad Tlatelolco.

Tlatelolco, una región emblemática de Las Tres Culturas, con símbolos de pirámides prehispánicas, una iglesia Virreinal, icónica de la superstición escolástica y la edificación de la modernidad de enormes edificios habitacionales.

 

* Abogado de Profesión

Presidente de la Barra Interamericana de Derechos Humanos