Inicio País El 27 aniversario del PRD, estigma de fracaso; Morena, su herencia

El 27 aniversario del PRD, estigma de fracaso; Morena, su herencia

674
0

 

*Los que votaron por el sol (azteca) hoy solo alcanzan el eclipse
*Cuauhtémoc, 4 veces presidenciable y termina como aviador
*Fundadores y figuras, CCS, AMLO, MEC y MAM, fuera
*Hoy el sol azteca va de mosca al PAN para no desaparecer: Bletrones

Joaquín HerreraCD de México, 5 de mayo/2016 (agencia acento) El PRD -tercera fuerza electoral del país- llega a su XXVII aniversario,  mermado por un estigma que poco le ayuda para convertirse en contrapeso de abusos y voracidad del poder que soñó.

Configura esta instancia creada desde el propio gobierno, el partido que vota por el sol (azteca) y parece optar por el eclipse, es el panorama más acabado de figuras intercambiables, como la amnesia, la moda en eso que llaman política.
Abundan en sus filas, jubilados de eso que llaman izquierda, perol no de la nómina.
Urgidos de un viagra para su memoria, este partido sigue escaneando trampas que hicieron famoso al viejo PRI, su placenta. Y ahora se sorprende porque el voto de castigo, los manda al sótano de popularidad.
A juzgar por ese el voto de castigo, este partido fundado por Cuauhtémoc Cárdenas, parece el más descalificado de los diez partidos con registro, para mostrar el camino a su “grey”.
El partido que apuesta por el brillo del sol (azteca) más parece pues inclinado al eclipse: sus fundadores están convertidos de enemigos a muerte entre sí, fieles a la historia de siglos en las llamadas “izquierdas”  -les gusta ubicarse en plural, al menos en México- siempre al borde de la confrontación al límite, hasta con su sombra.
El alma de nuestras “izquierdas” que en el PRD tuvieron su más cercano alcance del sueño central, el poder; el máximo que se alcanza en México, la Presidencia, no aspira, como se ve a la victoria en ninguna de las doce gubernaturas en juego. Cuando más, suspira por subsistir…en la nómina, yendo de mosca con su “enemigo”, pero a la vez, su salvación, el Partido Acción Nacional.
Si algo ha “inflamado” a último ícono suyo –de los dos en tal papel en 27 años, sin figuras de reposición- Andrés Manuel López Obrador, es llenarse la boca de su spot:
los acusa de ser los unos (panistas) y los otros (perredistas), lo mismo: “ladrones” y “rateros”.

Claro, porque AMLO ya “descubrió” que el partido que lo hizo su líder, le entregó el máximo cargo que hay en México –al menos para buena parte de politólogos- el gobierno del DF y lo ubicó como el mesías esperado, es el símbolo de la deshonestidad, la mentira y la traición al pueblo.

Como antes lo fue el partido que le inició en su pasión, hasta que también descubrió que ese, el PRI en Tabasco, era el enemigo y no el aliado.
Dicen que los fracasos son de quienes los trabajan y en el aniversario de este partido, que se creó al calor de desechos del PRI –o sean los satélites que el partido usaba, el PARM, el PPS, y hasta el PFCRN, o “ferrocarril”, su apodo- fueron los cimientos de la nueva fuerza para salvar a México, el entonces Frente Democrático Nacional.
Frente Democrático Nacional

Cuauhtémoc Cárdenas –quien se asumió heredero del hombre que expropio la dignidad nacional con el petróleo- supuso siempre que abandonar el traje tricolor, para pintarse de negroamarillo, lo hacía algo como la versión moderna de Juárez frente a Santa Anna.
Renegó del PRI en público, y descubrió que el dedazo del Presidente de la República (incluido su padre) no podrían ser la voluntad del país y optó por ser él quien nla interpretara.

Así, bajo el criterio de que el fin  justifica los medios, aceptó el préstamo de los partidos aliados del tricolor, atrajo al Partido Comunista, ya sumado al juego a la democracia, así como a otras fuerzas, otrora, “ilegales” y se lanzó por la libre a buscar lo que tantos mesías mexicanos, al menos ante la luz de sus seguidores: a rescatar al país. Algo como el violador que abusa de sus dominios, antes que lleguen los pederastas y asaltantes de caminos.

“Luego de casi un año de buscar adeptos a la causa democrática, el 14 de octubre de 1987, publica Wikipedia,  el dirigente del Partido Auténtico de la Revolución Mexicana, Carlos Cantú Rosas, postuló a Cuauhtémoc Cárdenas como su candidato a la Presidencia de la República, después se sumaron el Partido Popular Socialista y el Partido del Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional, que formaron el Frente Democrático Nacional (FDN). Este sumó a los que al calor de un reforma política en los años 80, bajo el sexenio de José López Portillo,  buscaron lo suyo como el Partido Socialista Unificado de MéxicoPartido Mexicano de los TrabajadoresPartido Revolucionario de los Trabajadores.

Así se fraguó con una veintena de agrupaciones políticas y sociales 1988 la candidatura que enfrentaría al PRI, el partido que postuló a Carlos Salinas de Gortari en 1988.
Tras el “fraude” el premio de consolación

A tres décadas de esa carrera por el poder y la voluntad popular, el PRD despierta este 5 de mayo lejos de ese sueño de 27 años, sin sus fundadores.

Todos ellos –Cuauhtémoc Cárdenas, Ifigenia Martínez, Porfirio Muñoz Ledo, a la cabeza- peleados entre sí, lejos del aplauso popular que supondría su acción.
Tres candidaturas presidenciales para un solo “dueño” del partido.

“Robado” al menos en la primera, Cárdenas termina virtualmente expulsado cuando ya fraguaba la cuarte. Y, lo peor, se va con el descrédito de haber pactado ese “robo” en 1989, a cambio de recibir un “trofeo” desde el que bien puede buscarse la Silla Grande, con medio cuerpo en Palacio Nacional, el gobierno del DF.

Díganlo si no, desde Francisco Serrano –en la era obregonista- hasta Manuel Camacho Solís, pasando por Ernesto Uruchurtu (en los años 40) Alfonso Martínez Domínguez (los 70) Carlos Hank González los 80) o los que llegaron en elk nuevo siglo: AMLO, Marcelo Ebrard y Miguel Ángel Mancera.

Si Porfirio Muñoz Ledo habló por dolor, porque su “jefe” Cárdenas, no respetó el pacto entre ambos de ser él el siguiente en buscar la presidencial, eso no parece quitarle verdad cuando denunció que a “Cuatemochas” lo compraron con entregarle la capital. Es que de ahí sí podría saltar de una orilla del Zócalo (la del viejo palacio del Ayuntamiento, en el sur) al flanco oriente o Palacio Nacional.

Hoy Cuauhtémoc es desde 2012 Coordinador de Asuntos Internacionales del Gobierno del Distrito Federal. Nadie sabe en qué consiste y como ha desquitado ese cargo.
“Soy la única opción” CCS

Cuauhtémoc Cárdenas jamás fue diferente a tantos “mesías” de Latinoamérica, que juró sepultar en la historia; buscó (ahora con menos éxito) una cuarta postulación en 2005:
«Creo que soy la única posibilidad que existe en la izquierda de construir una mayoría política en torno de mi candidatura«, fue su dictado.

Pero sus otrora aliados ahijado, lo denostaron. “siempre ha estado acostumbrado a imponerse como candidato«, descubrió Porfirio a dos décadas de ser su fan.
Andrés Manuel López Obrador cumplió su sueño y fue el poder máximo del partido, desde el puesto de Jefe de Gobierno. , claro, repite hoy el camino de “Cuatemochas”; Va por su tercer candidatura.

Siempre ha atajado a sus sucesores: Marcelo Ebrard y Miguel Ángel Mancera.
Siempre se asumió como “un rayo de esperanza” para el país. Se ha definido como el célebre  “L ‘etat, c’est moi,’“El estado soy yo”, de Luis XV, Dijo ante una disputa a sus críticos internos en el PRD: “EL movimiento soy yo, olvídate”.
Moches para El Peje

Las notas más relevantes del PRD en su aniversario, suelen bajar al nivel del lavadero: Raúl Flores, un oportunista que llegó a delegado en Coyoacán y terminó acusado de extorsiones, y a cambio fue elevado hasta a jefe en la capital para su partido.
Denuncia que hoy que se ganó puestos así, aportando recursos públicos hacia Honestidad Valiente a AMLO y los suyos.

“Raúl Flores, ratificó lo que todo el mundo sabía: que Andrés Manuel López Obrador es un corruptazo y su expartido desvió recursos para él”, publica Excélsior.
El columnista Adrián Rueda -desnudó al PRD de AMLO, vendiendo por pacas de dólares, las candidaturas, incluso la del tabasqueño al gobierno del DF al argentino Carlos Ahumada-  cita palabras de Flores: “Sí está obsesionado con el poder”. Y lo exhibe, como explotador de muchos perredistas.

-¿Cómo es que les consta?

“El dirigente asegura que muchos militantes del PRD, a quienes hoy El Peje insulta, lo apoyaron con recursos cuando estuvieron al frente de diversos cargos públicos.

“Inclusive eran citados en sus oficinas privadas en la colonia Roma para pedirles que apadrinaran en sus nóminas a dirigentes que le servían para realizar su trabajo político”, asegura Flores, conforme a Adrián Rueda, el autor de Rueda, autor de El Complot. Dinero Sucio en el partido de la esperanza.

Cita Adrián Rueda a quien fue funcionario con el tabasqueño en el GDF cuando les exigió a sus subalternos para la Asociación Civil Honestidad Valiente y para el periódico Regeneración.

Su columna, Capital Político, de este 5 de mayo  no tiene desperdicio: Pero hay más, el presidente del PRD asegura textualmente: “Espero que José Agustín Pinchetti, Claudia Sheinbaum y Javier Lamarque no padezcan también lagunas mentales acerca del compromiso ininterrumpido que en su momento tuvimos hacia ellos durante mi gestión como delegado en Coyoacán.

“En pocas palabras, prosigue Rueda, Raúl Flores acepta que funcionarios del PRD desviaron recursos públicos hacia la asociación Honestidad Valiente, que tanto presume El Peje, y que mantuvieron del presupuesto a varios amigos y compadres del tabasqueño.

Vaya que esas declaraciones son una auténtica joya, por varias razones.

“Primero, porque el dirigente local está aceptando que perredistas desviaron dinero público hacia López Obrador, lo cual aquí y en China —quizá más en China— es un delito grave que merece la cárcel.

Segundo, eso explica porqué Andrés Manuel ha vivido más de 11 años sin trabajar; los millones de pesos para sus andanzas y lujos, como nanas para su hijo, guaruras de su esposa y francachelas de sus juniors salían de los impuestos de los capitalinos.

“Tercero, es necesario que a Flores se le abra una averiguación previa y que declare quiénes son los funcionarios que, según él, dieron dinero y “apadrinaron en sus nóminas” a amigos de El Peje.

“Si algo dibuja la senda de 27 años de perredismo, serían estos escenarios, esto sin contar con la malobra de convertir la capital en basurero y ahora el reino del smog, de tres décadas, sin esperanza en la que llamaron “La ciudad de la esperanza”.
A los dirigentes del PRD les queda repetir al Presidente López Portillo: “Soy responsable del timón, no de la tormenta”.

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here