Inicio Columnas EL AMENAZANTE AUDIO DEL JUNIOR DE APAN

EL AMENAZANTE AUDIO DEL JUNIOR DE APAN

1545
0

*  Antes de conocerse los nombres de los aspirantes del PRI a las diversas alcaldías, se filtró por las redes sociales un audio grabado presuntamente por Fernando Vázquez Muñoz, hijo de la candidata del tricolor por Apan, Guadalupe Muñoz, donde se escucha: “Hay qué esperar que salga Gloria, para poder darle bien en la madre”, bien vale la pena que tanto la dirigencia local de ese partido como las autoridades investiguen al respecto en lo que apunta a ser una conspiración peligrosa con tintes gangsteriles

Por Antonio Ortigoza Vázquez

Especial de Expediente Ultra

El pasado viernes 21 de agosto varios residentes de Pachuca recibieron la grabación de una conversación, digamos, ominosa.

Se escucha la voz de alguien que comenta en tono amenazante: “…es que hay que esperar guey, que salga Gloria, para poder darle bien en la madre… pero si sale alguien más… lo veo complicado… pero con esta señora, esta sí me gustaría…” (fin de la grabación).

En medios políticos de Hidalgo no parece haber duda. “Gloria” es Gloria Hernández Madrid, abogada, ex diputada federal y en ese preciso momento todavía aspirante a la nominación del PRI como candidata a la presidencia municipal de Apan.

Pero sucedió que para los truculentos personajes de la grabación… ¡No “salió”!

La, digamos, virtual candidata del tricolor para Apan resultó ser finalmente, Guadalupe Muñoz, quien hace unos años ya fue alcaldesa de ese municipio. Es esposa de una persona muy conocida en la zona: Artemio Vázquez (a) “El Pájaro”, sempiterno líder del sindicato de trabajadores de la ya inexistente DINA, la firma automotriz que desapareció del mapa hace unos 30 años, pero que no ha dejado de ser centro de inacabadas intrigas políticas, empresariales y sindicales.

La voz en la grabación ha sido identificada como la de Fernando Vázquez Muñoz, hijo de Guadalupe y Artemio.

¿Será que la abogada Hernández Madrid fue realmente afortunada al no “haber salido” candidata del PRI para Apan? Como dice el viejo refrán: “Averígüelo Vargas”

UNA FAMILIA DE CUIDADO

Cada uno de los miembros de esta familia tiene una historia muy ligados a lo largo de los años; además de chapuceros son expertos malabaristas de la grilla. Siempre están listos para explorar posibilidades de ganar posiciones, influencia, complicidades, ya sea desde organizaciones radicales de izquierda o de panistas conservadores a ultranza, pasando por Morena en estos últimos tiempos.

La madre del clan, como fue señalado líneas arriba, es casi segura candidata del PRI para Apan en los próximos comicios municipales, pero el hijo Fernando ocupa una dirección –o algo así- en Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), puesto conseguido por el pasado director de ese instituto, y quien al día de hoy, encabeza un organismo federal muy curioso: Comisión Nacional de Mejora Continua de la Educación (¡Todo eso!), hablamos del sinaloense Florentino Castro, quien era un ferviente aliado en el gobierno de Enrique Peña Nieto.

En otras palabras: el hijito está colado en la 4T. En ese nombramiento se da por descontado que fue impulsado por la vieja amistad, entre priistas como es lógico, de doña Guadalupe y el sinaloense Castro, otro gran maromero.

El papá, don Artemio Vázquez Peña, además de administrar por muchos años las cuotas de los trabajadores de DINA, es todo un mapache. Con decir que una de sus obras maestras ha sido propiciar el encarcelamiento de un inversionista norteamericano de origen mexicano, en complicidad con el anterior gobernador hidalguense, Francisco Olvera, en una intriga donde hay mucho material para una novela político-policíaca-sindical, donde los que siempre pierden son los obreros y los ganones son los políticos y los líderes, los que de paso dejan a los empresarios con un palmo de narices.

CÓMO MALOGRAR UNA VALIOSA INVERSIÓN

El año 2016 no fue del todo bueno para el matrimonio Vázquez Muñoz, porque perdieron por partida doble: Su socio y protector, el gobernador saliente, Francisco Olvera, no logró vencer la, digamos, heroica resistencia del empresario México-norteamericano Manuel Samuel Castro para que entregase al líder charro las instalaciones de DINA, a pesar de mantenerlo en la cárcel con una acusación tramposa desde 2011, señalado de ser autor intelectual del asesinato del obrero José Matilde Cotonieto. Por el otro, la ex alcaldesa de Apan no pudo ser postulada por el PRI para diputada local.

Con el nuevo gobernador en contra de sus maniobras, la pareja fue a San Lázaro con una jugada audaz: convencer a los diputados de Morena en el Congreso federal para apoderarse de las instalaciones de DINA, mediante una triquiñuela burda: Un falso adeudo con el finado abogado laboralista Jesús Campos Linas por 17 millones de pesos, quien décadas atrás había ganado el juicio por indemnización de los obreros de DINA. Lo absurdo del asunto era que se quería cobrar honorarios para el abogado de la parte contraria.

Se sabe en medios laborales que en realidad ese dinero fue cobrado hace ya tiempo por Artemio Vázquez Peña, pero le jugó rudo al abogado que llevó la causa de los obreros y obtuvo el triunfo en los tribunales laborales, y acto seguido, el cacique armó el embuste de que ese pago se haría con el producto de la venta de las instalaciones fabriles. Eso, pese a que en vida, el abogado siempre sostuvo que la deuda era de Vázquez Peña, no de la empresa, cosa perfectamente lógica.

Pero a la muerte de Campos Linas, la pareja de trapecistas reclutó para su intriga nada menos que a la hija, María Campos Aragón, para exigir a Manuel Samuel Castro “el pago del adeudo a cambio de su libertad y la entrega de la planta industrial”.

Campos Aragón debía pagar su inclusión en la estafa con sus contactos en Morena, y los relacionó nada menos que con la muy influyente Bertha Luján, la que inclusive ofreció apoyo para el cobro, y ante el supuesto éxito, nada tardos, también pidieron “una candidatura” para 2018.

Pero en Morena no se tragaron del todo el asunto y averiguaron la trayectoria de la pareja y les cerraron la puerta.

Por su lado, la hija María Campos Aragón tuvo la cachaza de mandarle decir a Castro Delgado que “si no me paga los 17 millones le voy a echar abajo esos apoyos (sic) y no me importa si es o no inocente”. Fue acto seguido a medios informativos de la capital del país, como con Ciro Gómez Leyva y Sergio Sarmiento a decir que tenía pruebas de la autoría intelectual de Castro Delgado en el asesinato del obrero Cotonieto, pero nunca las presentó.

El plan ranchero se frustró.

Lo más triste del caso: “Pacific International Development” llegó al estado de Hidalgo para crear 500 empleos directos en Ciudad Sahagún, aprovechando las instalaciones de la desaparecida DINA.

Se vieron forzados a entrar en tratos con Artemio Vázquez Peña, quien de inmediato exigió varios millones de pesos “por asesoría” y “gestiones” para facilitar las operaciones, cosa que nunca sucedió.

Todo lo contrario: el cacique se ha dedicado a entorpecer y bloquear los planes de inversión y ya son diez años en que la firma no puede comenzar a trabajar, crear empleos y riqueza en la zona.

Es la historia de Hidalgo y la del país: Políticos cerriles, corruptos, facinerosos que con la bandera nacionalista condenan a los obreros a la miseria.

Y si todo le sale bien a la pareja Vazquez-Muñoz en el PRI, podrán lograr la candidatura para Apan… pero todo parece indicar que Morena conserva intacta la fuerza que mostró en 2018 y puede aplastar con votación al tricolor, a don Artemio y doña Guadalupe.

Ante todo esto y tras analizar el contenido de la polémica grabación cabe plantear si la abogada Gloria Hernández Madrid, no se salvaría de algo grave al perder la candidatura.

Con el cacique Artemio Vázquez Peña, su esposa Guadalupe Muñoz y su hijito Fernando, lo peor siempre es posible.

DE TOR

UN GALLERO DE PURA CEPA

Juan Rulfo escribió un magnífico cuento en relación con los galleros y la pelea de gallos. Se filmaron dos películas con base en el relato rulfiano, con diferente enfoque, pero guardando lo sustantivo: el mundo de los gallos y los galleros, como un espacio para saltimbanquis, matones, estafadores, prostitutas, viajando de pueblo en pueblo en busca de incautos que caigan en trampas cuyo cebo siempre es una apuesta muy cuantiosa.

LOS VÁZQUEZ

El palenque siempre es un ambiente tenso donde el principal atractivo del público no podría ser más morboso: No tanto la pelea y su resultado, sino el desenlace con gritos, insultos, amenazas, tiros, heridos y muertos.

La confianza en los apostadores es tal, que antes de comenzar la pelea se cierran las puertas y se custodian con gente armada.

Viene a cuento todo esto, porque sucede que el cacique sindical Artemio Vázquez Peña es «gallero de pura cepa».

Pero veamos qué es un gallero: no cualquier gallo puede entrar en un palenque: hay una especie de «gallos de razas finas» y los mejores son de Estados Unidos. Deben tener una crianza muy especial -y muy cara- con normas estrictas de alimentación, vacunación, cuidados y entrenamiento muy bien vigilado (como los boxeadores de clasificación mundial). Cualquier descuido se paga en el palenque.

Así pues, sale muy cara esa afición… cuando es afición, porque hay «profesionales» que sí viven de eso, pero siempre en la cuerda floja, escondiéndose de acreedores o de gente estafada con los clásicos «cuentos galleros».

El líder prevaricador Artemio Vazquez Peña es «gallero» de afición tan sólo porque parece que es tradición que cualquier cacique de horca y cuchillo tenga su cría de gallos. Quizá porque en ciertos lugares del país, un gallero es sinónimo de hombre de pistola al cinto y de «respeto». Una especie de Luis Aguilar, pero con barriga y diente de oro.

Un cacique que se respete debe tener su banda de guardaespaldas mal encarados, camionetas de lujo, pistola al cinto y…una «cuadra» de gallos finos (o no tanto) para presumir en los palenques como «hombre de honor».

El caso es que desde hace muchos años, desde que en mala  hora cerró actividades la planta de DINA en Ciudad Sahagún, no se le conoce a Vázquez Peña alguna forma decente de vivir y de gastar como ha hecho durante más de un decenio. ¿Arreglará «bajo cuerda» peleas de gallos? Bueno, es pregunta.

Otro dato curioso: uno de los paniaguados de Gerardo Sosa Castelán, el cacique de la UAEH, es el diputado por Morena Rafael Garnica, curiosamente ex alcalde de Apan (2006-2009).

El diputado morenista tuvo un chispazo «genial»: propuso a la legislatura para que la pelea de gallos sea declarada por el Congreso como «patrimonio cultural del estado de Hidalgo». No prosperó, pero caben algunas reflexiones.

Que algún estado de la República, no solo Hidalgo, declarase algo así, se enfrentaría, quizá, con una protesta oficial del folclórico (es un decir) presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, quien quizá lanzaría la amenaza de romper relaciones diplomáticas con México.

Porque precisamente desde Filipinas, en el siglo XVI, llegaron los primeros gallos de pelea a México, a bordo de la «Nao de China».

Pero mientras no se da este probable conflicto diplomático, Artemio encarna la curiosa paradoja de enfundarse en el papel de gallero siendo un “pájaro de cuentas”, al fin y al cabo, asunto de aves y política al estilo de la familia Vázquez Muñoz.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here