Inicio Columnas EL CÁRTEL DE LA HUACANA Y LA ADVERTENCIA AL PRESIDENTE…

EL CÁRTEL DE LA HUACANA Y LA ADVERTENCIA AL PRESIDENTE…

630
0

*  En las mañaneras, Andrés Manuel López Obrador, ha evadido comentar el mensaje que le envío en un narcovideo, el llamado Cártel de Zicuirán, donde les notifica al Presidente, al Secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo y a las Fuerzas Armadas, no invadir su territorio en La Huacana, Michoacán, pues de hacerlo les derribarán helicópteros y los recibirán a tiros; la amenaza es grave porque indica que se ha llegado a un Estado fallido

Por Antonio Ortigoza Vázquez

Los mexicanos políticamente conscientes de todos los niveles y estratos sociales, ya identifican la degradación multifocal con efectos angustiantes por la terrible debacle que nos agobia.

Esa conciencia de la realidad parece despertarse más y más conforme transcurren los días: desempleo, ineptitud, traición a millones de mexicanos que, con su voto, llevaron a la silla presidencial a un hombre que respira por una herida que aún no ha cicatrizado

Hoy, la gente comienza a inquietarse, la preocupación social acerca de cómo salirle al paso a ésta situación tan amarga y, a la vez, lacerante, cada día crece más

La confusión impera en el pueblo mexicano debido, entre otros motivos, por el desconocimiento – si acaso, inocente— que domina al gobierno federal.

Esto último es central y, por lo mismo, de suma importancia. Ello se confirma en el propósito del poder político del Estado mexicano de eliminar todo avance social, cultural y tecnológico en nuestro país.

Hoy, Don López, se ha convertido es su propio vocero oficial, todas las mañanas se dedica a culpar y descalificar –o exonerar a sus allegados– a cuanto se le ponga enfrente. No hay propuestas, no hay planes, no hay avance, solo muerte, pobreza, desempleo y desconfianza.

El crimen organizado, cada mes pone en jaque al Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana Alfonso Durazo Montaño, quien fuera uno de los hombres más cercano del malogrado ex candidato presidencial, Luis Donaldo Colosio Murrieta, en su conferencia mensual presume sus paupérrimos logros en el combate a la delincuencia.

Durazo Montaño, en su pasada conferencia de prensa, presumía que en el mes de abril bajaron los índices de homicidios en México; sí muy orondo que un 1,66% de mexicanos dejaron de ser asesinados, al sumar 2.950… ¡sí! ¡50 muertes menos que el mes de marzo! Simplemente, una burla para el pueblo mexicano. Solo que se olvidó decir que millones de mexicanos estaba en casa. ¡El gozo al pozo!

Todo ha sido discursos y evasiones ante el tema de seguridad, ¿cómo olvidar cuando Don López anunciaba con bombo y platillo el Plan Nacional de Seguridad? El secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, afirmaba en octubre del 2019 que el asunto de la inseguridad, de la violencia, había alcanzado “el punto de inflexión” y que todo mejoraría a partir de esa declaración.

Quedó claro, pues, que sus cálculos matemáticos aplicados a su “inflexión” (concepto muy conocido por los militares especializados en artillería) no dieron en el blanco.

Hoy, la violencia asciende vertiginosamente con todo y pandemia de COVID-19, el punto de “inflexión” del que hablaba Durazo Montaño, ha quedado muy lejos; la “curva” de asesinatos y violencia está muy lejos en  “aplanarse”. La otra pandemia que se vive en nuestra nación, de asesinos y criminales es monstruosa, sanguinaria y cínica, parece no tener vacuna alguna.

Tan cínica es la delincuencia en México, que la semana pasada un nuevo grupo de la delincuencia organizada, autollamado el “Nuevo Cártel Zicuirán Nueva Generación” y supuestamente aliado al CJNG, difundieron un vídeo en redes sociales, en el cual mandan saludos a Don López, a Silvano Aureoles y a Durazo Montaño; en su mensaje, piden al Ejército Mexicano que no ingrese a La Huacana, Michoacán, ni por tierra ni por aire. Amenazaron a las Fuerzas Armadas con derribar aeronaves y quemar vehículos si violan su territorio. Pero indiscutiblemente, Don López también fue amenazado.

 ¿Es sano para la República que un grupo delincuencial amenace, nada menos, que al comandante supremo de las fuerzas armadas de México?

Ante este panorama, es que la propuesta del líder de Morena Alfonso Ramírez Cuéllar, con relación a que el INEGI revise el patrimonio de los mexicanos y tenga acceso a su información financiera, a fin de medir la concentración de riqueza del país, suena interesante saber si ante tremenda intención, los visitadores del INEGI, tendrían que realizar su labor en regiones como la Huacana, con elementos armados hasta los dientes, pues no los imaginamos visitando las faustuosas residencias, ranchos o guaridas de los jefes del crimen organizado, con un lápiz y unos formularios en mano.

Seguramente, el personal del INEGI, sería recibido con un vaso de agua y un “pase usted” a contar nuestros “paquetes de droga”. O más simple, a registrar a cuánto asciende su armamento, sus vehículos terrestres y aeronaves, su flujo de efectivo, cuanto gastan en sueldos, en pagos de cochupos, inversiones y ganancias de la venta de sus productos de muerte, de secuestros, de cobro de piso y un sinfín de “negocios”.

Ante esto, adelante Morena, comiencen con ellos, den el ejemplo que, como dice don López, no salvarán a los de arriba, dejen de ver a los de abajo como presas fáciles para recabar más impuestos, esos criminales son grandes empresarios, no pagan impuestos, solo sobornos. Si no se animan a que sea así, deje de proponer estupideces.

El disparate fue tal, que a don López no le quedó de otra que cancelarlo. Por cierto, que en las mañaneras se ha abstenido de responder al mensaje del insolente cártel de La Huacana, que como muchas otras pandillas de matarifes, saben que en México hay estado de excepción porque desde hace mucho hay un Estado Fallido.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here