Inicio CDMX El cruel destino de nacer tras las rejas

El cruel destino de nacer tras las rejas

877
0
Una inocencia que nace presa

 

*  Existe una población de 79 menores de edad habitando con sus madres en el Centro Femenil de Reinserción Social de Santa Martha Acatitla, reporta la Asamblea Legislativa

 

 

Por BLAS A. BUENDÍA

Especial para Expediente Ultra

El único defecto para una persona desde el momento en que hace su aparición en este mundo, es… fortuitamente, ¡haber nacido en prisión!

Como lo afirman los filósofos, la vida es cruel… pero en sociedades como la mexicana, es un tanto mucho más cruel porque se sortean infinidad de retos que tiene la vida, y una de ellas es la de provenir de una madre que lastimosamente paga una deuda con la sociedad, al caer en la soledad de la prisión.

En la Ciudad de México, actualmente se cuenta con una población de 79 menores de edad habitando con sus madres dentro del Centro Femenil de Reinserción Social de Santa Martha Acatitla, de los cuales 35 son niñas y 44 niños.

Según un reporte de la Comisión Especial de Reclusorios del Congreso de la Asamblea de la Ciudad de México, independientemente de conocer los efectos que trae consigo la vida en prisión, algunos diputados locales celebran de que ahora ya se cuente con un padrón y estén visibles las hijas y los hijos de las mujeres privadas de su libertad en las cárceles de la capital de la República.

“Se terminó con el mito de que los hijos e hijas de las madres en prisión eran invisibles para la sociedad, ahora ya están ubicados, sabemos sus edades, cuántos van a la escuela, cuántos no van y viven con sus mamás”, refirió la diputada Rebeca Peralta León, quien anunció que el en el marco del Día del Niño, el próximo domingo 30 de abril, se entregarán juguetes y se realizarán diversas actividades recreativas con los  infantes.

La legisladora del PRD detalló que de los 79 infantes, 55 (29 niñas y 26 niños) asisten al Centro de Desarrollo Infantil “Amalia Solórzano Viuda de Cárdenas”, en tanto que 24 (6 niñas y 18 niños) no asisten a la escuela, por lo que se platicará con sus madres para convencerlas de la necesidad de que sus hijos tengan la educación para su desarrollo.

Señaló que sigue a la baja la población infantil que vive en los reclusorios y recordó que de acuerdo con la subsecretaría del Sistema Penitenciario de la Ciudad de México,  que encabeza el penitenciarista Hazael Ruiz,  en diciembre de 2015 había 107 hijos e hijas de internas, para el 28 de septiembre de 2016 la matrícula fue de 82 niños y niñas y para el 7 de abril de 2017 la cifra es de 79, es decir una reducción de 28 menores de edad en 1 año con 4 meses.

Insistió en que se tienen avances significativos derivados del trabajo que realizan coordinadamente las autoridades de la capital del país, los Organismos No Gubernamentales (ONGs) y la ALDF, sobre todo porque se cumplió la meta de que las niñas y los niños fueran visibles ante los ojos de la sociedad.

“El trabajo en conjunto ha permitido que ahora cuenten con la Cartilla de la Primera Infancia, actas de nacimiento, tabletas y juguetes, y estamos en la lucha para que sean considerados dentro de los grupos vulnerables para que reciban todos los beneficios de parte del gobierno de la Ciudad de México”, subrayó.

En la Ciudad de México “ya son visibles” porque cuentan con los programas Cunas Seguras, BB Seguro, becas para niñ@s en situación de vulnerabilidad, con uniformes escolares y se cumple el derecho a la identidad de, es decir, se les registrar en el Registro Civil, precisó.

Consideró que en la Ciudad de México “vamos un paso adelante en la atención de las necesidades de los infantes, sobre todo porque se desconoce oficialmente cuántos menores de edad están en las cárceles a nivel nacional, aunque la A.C., Reinserta considera que son 377 infantes invisibles”.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here