Inicio Exclusivas El día que El Mexe desapareció junto con los excesos de...

El día que El Mexe desapareció junto con los excesos de sus seudolíderes

329
0
Compartir
El MEXE (Foto especial)

*  En 2003, dejó de existir la normal rural por los excesos cometidos por seudolíderes que obligaban a los estudiantes a cometer actos vandálicos; la sociedad exigió a las autoridades de Hidalgo frenar la ola de abusos y clausurar una escuela que perdió su esencia para ser utilizada por el PRD como un instrumento de presión política

 

Por Antonio Ortigoza Vázquez/ fotos Héctor Rico Alonso 

Especial de Expediente Ultra

(Segunda parte y última)

El viernes 17 de octubre del 2003 los excesos de los seudodirigentes de El Mexe llegaron al límite y la voz gubernamental debió expresar un “ya basta” ante el generalizado reclamo de una sociedad cansada de soportar el vandalismo de los supuestos líderes  estudiantiles  transformados en vándalos.

El entonces gobernador, Manuel Ángel Núñez emitió la orden  tajante de que el internado había desaparecido en la mecánica de la institución  y anunciaba  que no habría marcha atrás a las órdenes de aprehensión contra los  delincuentes disfrazados de estudiantes  que habían secuestrado automotores oficiales, tanto estatales como federales y hasta particulares. Las mismas  tendrían que ejecutarse sin dilación.

Ni el Sol de Hidalgo se salvó de la furia “estudiantil”

En esos momentos de conflicto,  Aurelio Marín

Huazo, en el cargo de Secretario de Gobierno sostuvo una reunión con al menos 15 integrantes del “Comité Estudiantil Izquierdista El Mexe” en la Sala de Gobernadores de palacio de gobierno, y ante el griterío de unas 500 personas que izaron su propia bandera roja con caracteres negros, en el asta de la Plaza Juárez, dejaba en claro que la impunidad en los actos vandálicos perpetrados en esos tiempos, llegaba a su fin

El funcionario  les recordó a los “estudiantes” que si bien devolvieron los vehículos secuestrados, las pipas de Pemex las entregaron sin gasolina, los camiones refresqueros saqueados y los vehículos particulares fueron devueltos a sus propietarios  sólo a cambio de cinco mil pesos por unidad. Los excesos habían rebasado todo límite,  la  ley se tenía que aplicar y El Mexe desaparecería.

Ese día y ya entrada la noche, tanto funcionarios como “estudiantes” parecían cansados. Hasta el barullo de los 500 que se habían plantado en la Plaza Juárez amainaba. Y sin duda,  llamaron la atención de los observadores de la prensa, las caras largas de los líderes “estudiantiles”, ante el ambiente de derrota que los envolvía.

El entonces diputado perredista Luciano Cornejo Barrera, que curiosamente arribó media hora antes de que los líderes “estudiantiles” llegaran a la reunión con Marín Huazo (empezó a las 16:30 y se prolongó hasta las 20 horas), desde la Plaza se dedicó a hacer llamadas telefónicas por su celular, al comprobar que efectivamente algunas “hordas y tribus” del PRD financiaban desde la oscuridad el vandalismo en EI Mexe, y señaló  a los reporteros que se declararía en “huelga de hambre en caso de que no se reinstale el sistema de internado”.

Las posturas, en aquellos tiempos, no variaron por parte del gobierno; tampoco las de los “estudiantes”, aderezadas por la arrogancia y prepotencia demostrada en los días de violencia “normalista”, algo que caló hondo en el ánimo del hoy morenista Cornejo Barrera, quien ante la inminente derrota declaró a la prensa: “esto (la aplicación de la ley a los vándalos) se le puede revertir al gobierno”, bajo su personal argumento de que “los estudiantes no están fuera del orden” y que Marín Huazo “les está haciendo manita de puerco a los estudiantes”.

UNA SEMANA CANDENTE

El entonces diputado local perredista Paulino Martínez trastabillaba en la Sala de Gobernadores ese  lunes 13, cuando el que esto escribe, le recordó la postura de la dirigencia de su partido en la Huasteca, acerca de que tomaría carreteras y presidencias municipales si el Gobierno del Estado no cumplía ese día las exigencias de los “estudiantes” de la ex Escuela Normal del Mexe, que en esos tiempos mantenía secuestrados y sujetos a vejaciones a 350 jóvenes despistados que llegaron a ese lugar con la idea de inscribirse para los cursos lectivos que ya no se impartían en ese inmueble, sino en uno nuevo localizado en Pachuca.

Las pintas estudiantiles

Martínez negó que su partido, el de la Revolución Democrática, tuviera que ver con apoyo alguno en favor del movimiento vandálico “estudiantil”, pero un día antes (domingo 12 de octubre de 2003) la cúpula perredista en la Huasteca, bajo la firma de los señores Jorge Andrés Hernández Ramos (hoy finado) y Juan Bautista Hernández, enviaron a la militancia una circular que a la letra decía: “Los activistas del Partido de la Revolución Democrática de la Región Huejutla, Hidalgo, tienen a bien de invitar a todos los maestros egresados de la Normal del Mexe, militantes y simpatizantes del partido, para que asistan a una marcha de protesta en defensa del internado de la normal ´LUIS VILLARREAL´, (sic) el próximo sábado 18 de octubre del presente año, a las 10:00 Hrs. Lugar de espera frente a la Clínica del ISSSTE de Huejutla, Hidalgo. Compañeros y compañeras, su asistencia es de vital importancia a este acto político, será para bien de los hijos de los campesinos de nuestro Estado de Hidalgo”.

Y en Huejutla, de donde eran originarios mayoritariamente los ex líderes “estudiantiles”, el jueves 16, el periódico local Zu-Noticia, en primera plana destacaba un aviso con la leyenda: “SE DESTAPA LA CLOACA EN EL MEXE; PRD FINANCIABA EL MOVIMIENTO”, y en la página 2 del rotativo una maciza crónica sobre lo ocurrido el miércoles 15, durante una conferencia de prensa ofrecida por dos ex integrantes del comité “estudiantil” del Mexe, Nancy García Sánchez y Lauro Esteban Naranjo, y en la que revelaron todos los horrores ejercidos por los dirigentes  del movimiento vandálico, cometidos contra las mujeres (violaciones embarazos y abortos forzados) y lo que, evidentemente, hirió hasta la médula de los huesos a todo el perredismo hidalguense: el financiamiento del movimiento estaba a cargo del PRD

En otra conferencia a los medios informativos, el secretario de Gobierno y el de Educación en el estado, Aurelio Marín Huazo y Raúl González Apaolaza, respectivamente, acompañados de los legisladores integrantes de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados, de la Comisión Estatal de derechos Humanos, de la sección XV del Sindicato de Trabajadores de la-Educación, del Consejo Ciudadano, de habitantes del municipio Francisco I. Madero, así como  de los egresados de la escuela Luis Villarreal, reiteraron lo ya ampliamente difundido: desapareció el sistema de internado en el nuevo plantel, el edificio del Mexe dejó de ser centro educativo, los alumnos de nuevo ingreso disfrutarían de una beca de dos mil pesos mensuales cada uno,  siempre y cuando obtuvieran  promedios de ocho puntos como mínimo, y en caso de que algunos alumnos efectivamente tuviesen que recorrer distancias considerables para poder asistir a clases, a ellos se les dotaría de un bono extra.

Se informó en esa conferencia de prensa que en el nuevo plantel de la escuela Normal estaban inscritos 102 alumnos de nuevo ingreso y que en otras sedes alternas enclavadas en la periferia de Pachuca se atenderían  las necesidades lectivas de los otros semestres, en ese tiempo las clases estaban suspendidas por la intransigencia de los líderes “estudiantiles”.

Aquellas denuncias lapidarias

Todo esto fue ponderado por el entonces  diputado priíista Valentin Zapata y lo sufrió su homólogo perredista Paulino Martínez cuando se le explicó lo de la postura de su partido de tomar carreteras y presidencias municipales en la Huasteca si no volvía a funcionar tal como estaba la escuela del Mexe

El reportero planteó la interrogante y Martínez se salió por peteneras: “Quiero decirle que hasta ahorita no hay ninguna secretaría general en ningún municipio, fueron comisiones conformadas únicamente en donde estamos en la … le voy a explicar para… Apenas vamos a entrar, pero sí quiero decirle, creo que aquí es muy importante que la gente tenga información amplia, a través de los medios, en donde sepan y se dé a conocer esto, porque muchas veces, a lo mejor, precisamente por la falta de información, precisamente por la falta de información toman, asumen actitudes que lejos de ayudar, nos siguen perjudicando”. Así, en este sentido cantinflesco todo quedaba clarísimo

Y mientras eran peras o manzanas, los perredistas en el Congreso, se rasgaban las vestiduras en busca de que se les creyeran sus “verdades”, aunque a trasmano pretendían seguir aportando dinero a un movimiento vandálico que ya no contaba con defensa alguna para seguir en la impunidad.

Así las cosas, el hoy presidente electo Andrés Manuel López Obrador, en la huasteca hidalguense hizo una promesa de  que el Mexe sería reabierto. El asunto es que valdría la pena que el hoy presidente electo se enterara a detalle de los por qués fue cerrado este centro educativo, transformado en escuela de delincuentes a los que los hidalguenses dijeron en 2003: ¡Ya basta¡