Inicio Opinión ¿EL ESTADO MAYOR YA PROTEGE A LÓPEZ OBRADOR?

¿EL ESTADO MAYOR YA PROTEGE A LÓPEZ OBRADOR?

284
0
Compartir

 

 

*Grave problema de seguridad con mitin en Las Tres Culturas

*” Rectificar” ¿el mejor atributo de AMLO?

 

Por Tania Ortigoza Vázquez

El elenco de las rectificaciones -realizadas por la fuerza de los hechos- por Andrés Manuel López Obrador, podría incluir otra de la que no hemos tenido noticia.

Los habitantes de la Tercera Sección de la unidad habitacional Tlatelolco fueron notificados que el próximo sábado, desde las cinco de la mañana, “no se permitirá el ingreso de ningún automóvil, camioneta o camión, a los estacionamientos de esa zona”.

El motivo: ese día, a las diez de la mañana, dará comienzo una concentración en la Plaza de las Tres Culturas, con la presencia del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

Es asombroso por varios motivos: ningún presidente de la República, después de octubre de 1968, ha pisado ese lugar.

Entre otros detalles, ese espacio está rodeado por tres edificios: Chihuahua, Dos de Abril y 15 de Septiembre. Los departamentos de cada uno tienen entre dos y tres ventanas hacia la plaza. El Chihuahua tiene además tres amplios miradores muy amplios hacia la plaza. En el de la entrada “C”, a mayor abundamiento, fue donde estaban aquella tarde los dirigentes del CNH con sus altavoces desde donde arengaban a la concurrencia y donde irrumpieron los integrantes del Batallón Olimpia y comenzaron a disparar hacia la multitud, con las consecuencias muy conocidas.

El problema de seguridad es del todo evidente.

Pero López Obrador ha insistido en que no requiere de equipo de seguridad porque el pueblo me cuida.

Pero ahora sucede algo sorpresivo. Salvo información oficial en contrario, medidas de seguridad como prohibir el acceso de vehículos a la zona por lo menos cinco horas antes que comience la reunión en el espacio abierto que es la plaza, no se habían tomado en ningún otro acto público del ahora presidente electo.

Hay varias conjeturas: Que se encargó el asunto a funcionarios y empleados de la Delegación Cuauhtémoc, que nada saben de estas cosas y podrán cometer errores y atropellos que molestarán a los asistentes sin beneficio de seguridad de ninguna clase.

Que ya debutaron los 20 personajes seleccionados para encargarse de la seguridad del presidente electo, pero uno supondría que aún se encuentran en el periodo de entrenamiento en asuntos como control de multitudes, vigilancia en seguridad extrema, técnicas de evacuación urgente, contraataque en caso de incidente violento, etcétera. Estas técnicas no son cosa frívola como para que ese grupo ya se encuentre en condiciones de desempeñar las funciones que les han sido asignadas.

Y la otra: que AMLO ya rectificó en el asunto de su seguridad personal y aceptó la participación del Estado Mayor Presidencial, lo que podría explicar medidas como la señalada en cuanto al ingreso de vehículos a la zona con cinco horas de anticipación.

Pero el EMP, como todos los servicios de seguridad en cuanto a jefes de Estado, se encarga de cubrir todos los puntos desde donde el presidente puede ser amenazado: lugares elevados con visión despejada hacia el objetivo: balcones, terrazas, azoteas, ventanas…

Pero, por lo pronto, este sábado 29 de septiembre, los comerciantes de la zona (carnicerías, pollerías, abarrotes, verdulerías, cafeterías, fondas, llegarán con sus insumos a cuestas, quizá con diablitos, si fueren autorizados), un inconveniente que nunca antes, que se sepa, habían tenido en ninguno de los mítines de campaña, en los tres procesos de elección presidencial donde ha participado AMLO. Pero ahora es presidente electo… en proceso de rectificaciones.

En la parte del Chihuahua que da a la plaza, hay 16 negocios de todo tipo, y precisamente los fines de semana, y más cuando hay eventos en la plaza, es cuando -por lo bajito- triplican sus ventas. A menos que…

LAS RECTIFICACIONES BIENVENIDAS

El prestigiado analista de finanzas, Enrique Quintana, del diario El Financiero, manifestó optimismo (después de semanas de ánimo caído o nervioso) en cuanto a las rectificaciones de AMLO de los días recientes; criticó ahora a “quienes recriminan que presidente electo no vaya a cumplir en todo lo prometido en campaña (por ejemplo) que no se haga extensivo el apoyo a jóvenes que no estudian ni trabajan, a todos indiscriminadamente o mover el apoyo a viejos a los 68 años y no a los 60 o 65.

“Algunos parecen desear que siga al pie de la letra los discursos, aunque se descarrilen las finanzas (con tal que fracase y que acabe en desastre su gobierno)”.

Y Quintana remata: “Yo en cambio digo: ¡Bienvenidas las rectificaciones!”

Pone varios ejemplos, como las gasolinas. Que, con Peña Nieto, el IEPS fue una de las fuentes de financiamiento más importantes. En 2014, en lugar de que se recaudara el IEPS a las gasolinas y diésel, se hicieron pagos por 12 mil 840 millones de pesos.

En cambio, en 2016, la recaudación llegó a 277 mil millones de pesos.

Así, la propuesta original de dejar fijos los precios al margen de lo que pase en los mercados internacionales, implica que, en caso extremo, no sólo se caería el IEPS sino, eventualmente, el gobierno tendría que desembolsar recursos para permitir el sostenimiento del precio fijo, como pasó en 2014.

Quintana además subrayó: “Y más que bienvenido lo dicho por Alfonso Romo, de que no habrá nada contra el mercado”.

EN TEPIC ¿UN VIRAJE BIPOLAR?

Pero el optimismo del maestro Quintana topa con el posterior análisis del ácido periodista Raymundo Riva Palacio, quien observa el panorama desde un punto de observación opuesto.

En el mismo diario, comentó: “La cabeza de AMLO siempre ha operado con una visión táctica de mediano plazo, que responde a intereses personales y funciona como un mecanismo de reacción para protegerse”.

En realidad, Riva Palacio describe un mecanismo mental que puede encontrarse en muchos políticos de diversos partidos. La profundidad de pensamiento no es, precisamente, característica de la actividad política, en México y en muchas otras partes del mundo. No abundan los Reyes Heroles ni los Charles De Gaulle.

Riva Palacio añade: “En tres campañas presidenciales habló sistemáticamente de la mafia del poder para crear condiciones de protesta electoral en caso de perder las elecciones. El domingo pasado repitió la receta en Tepic y el martes la reiteró: México está en crisis y bancarrota. ¿Qué sucedió? ¿Por qué se situó en las antípodas de lo que afirmó dos semanas antes? Una conjetura razonable es que ya sabe que el dinero que creía estaba escondido en el presupuesto, simplemente no existe.

“La realidad alcanzó a AMLO. Gerardo Esquivel, futuro subsecretario de Egresos (en realidad, esa chamba quizá esté en veremos) lo anticipó días antes: ni mediante la reasignación del gasto o recortes a gastos de operación y administración, se podrán cumplir a plenitud los programas sociales con los que AMLO quería iniciar su administración. Se equivocaron en sus cálculos o los prejuicios y lugares comunes en sus cabezas los empujaron por un sendero falso. Entendiendo la personalidad de AMLO, ese diagnóstico debe haberle calentado la cabeza”.

Enseguida, Riva Palacio analiza un rasgo, ese sí, muy particular en el presidente electo, del que ha dado muchos ejemplos a lo largo de los años. Dice: “AMLO nunca admite equivocaciones. Busca en terceros la justificación de sus errores y omisiones. Está atrapado entre mantener la política económica sobre la misma base de los gobiernos neoliberales que fustiga, cero déficit fiscal y control del gasto, sin gastar más de lo que ingresa, ni recurrir al endeudamiento. Por lo que dice públicamente, entiende hoy que no puede hacer otra cosa que mantener la estabilidad y construir a partir de lo que deje Peña Nieto.

“Pero si regresa al voluntarismo social que lo llevó a ganar la elección y si opta por acciones populares y populistas, cumplirá con la profecía autorrealizable: las crisis económicas de los gobiernos de Luis Echeverría y López Portillo serán suyas”.

EL RIDÍCULO DE ROMERO OROPEZA EN PEMEX

Pero continúa con las consecuencias del desborde verbal en tono rudo: “… haber hablado de bancarrota nacional provocó que inversionistas que estaban programando citas con su equipo, las congelaron ante la incertidumbre que provocaron sus palabras. En un arranque impulsado por la frustración, perdió la oportunidad de amarrar inyecciones millonarias para el arranque de su administración. La bolsa de dinero en el presupuesto que pensaban era el botín de gobiernos corruptos, no existía.

“Su equipo revisó todas las cifras que le entregó la secretaría de Hacienda y descubrieron con incredulidad que los recursos disponibles para el gobierno son limitados… el ejemplo de Octavio Romero Oropeza, a quien dará la dirección de PEMEX, es el mejor ejemplo. Incondicional de AMLO, dijo que quería elevar la producción de petróleo en 600 mil barriles diarios para el próximo año. Le explicaron que eso era imposible, porque la falta de inversión en PEMEX hacía irrealizable, literalmente, alcanzar esa meta.

“Entonces, dijo el equipo de AMLO, se inyectarán 175 mil millones de pesos en PEMEX, pero les recordaron que el modelo fiscal de la empresa hacía que el dinero se le entregue a Hacienda, cambien la ley (para que) cada peso para PEMEX hay qué quitárselo a las finanzas públicas y a ver cómo mantienen funcionando al gobierno.

“Romero Oropeza pidió entonces: ‘Hay qué licitar en diciembre para una refinería en Dos Bocas, Tabasco, deseo de AMLO’. Imposible: ¿Cómo licitar lo que no saben qué licitar?

“Las licitaciones no son de generación espontánea. Le explicaron al futuro director de PEMEX que, si se apuraban a preparar la licitación, podría salir en otoño de 2019. ‘¿Cómo es posible –exclamaban extrañados- si en La India (que tomaron como ejemplo) construyeron una en tres años?’

“Estaban mal informados. Los estudios técnicos duraron seis años antes de la licitación y pasaron otros siete para que finalmente operara. Es decir, 13 años después de comenzar el proceso.

“Gobernar es más complejo de lo que suponían, pero el coraje de AMLO con la realidad, le va a enseñar que va a tener costos adicionales si no se serena. A los mercados no les gusta lo que están viendo en él. Para un hombre que sólo ve hacia adentro, pensar en un mundo globalizado debe ser muy complicado”.

REDUCIR EL IVA EN LA FRONTERA COSTARÍA 108 MIL MILLONES

Héctor J. Villarreal, del Centro de Investigaciones Económicas y Presupuestarias, comentó recientemente que otra ocurrencia de AMLO, reducir el IVA al ocho por ciento y el ISR al 20 por ciento en la frontera es “una pésima idea”.

Explica que reducir impuestos es más perjudicial que aumentar el gasto. Éste último puede eliminarse al año siguiente, con el pago del costo político, pero la reducción de impuestos es muy complicada de revertir.

El costo político de subir el IVA al 16 por ciento ya se pagó en la frontera y no tiene sentido desperdiciar ese costo, ya cubierto. Según estudio del CIEP, el costo en la reducción del IVA se estima entre 51 mil y 57 mil millones de pesos.

Aclara Villarreal que “la peregrina idea de una reducción en precios de bienes y servicios y mayor competitividad en el comercio fronterizo, no tiene ningún sentido”.

En ISR, la pérdida va entre 31 mil y 42 mil millones de pesos. La pérdida total va entre 82 mil y 108 mil millones de pesos. “Por eso no tiene ningún sentido”.