Inicio Exclusivas El hartazgo social perfila a MORENA para ganar Zacatecas y Veracruz

El hartazgo social perfila a MORENA para ganar Zacatecas y Veracruz

113
0
Compartir
Cuitláhuac García, puede hacer historia en Veracruz

Todo apunta a que los electores de ambas entidades se cobrarán en las urnas la factura de los malos gobiernos priístas, donde familiares y amigos de mandatarios como Javier Duarte y Miguel Alonso Reyes, se enriquecieron a manos llenas dejando a la ciudadanía a merced del crimen organizado

 

Por Ignacio León Montesinos / Fotos Especiales

Ante un priísmo que terminó minado en el terreno electoral por la desbordada ineficiencia y corrupción de políticos como Javier Duarte de Ochoa y Miguel Alonso Reyes, MORENA podría llevarse en los comicios del próximo cinco de junio sus dos primeras gubernaturas en los estados de Zacatecas y Veracruz, donde diversos sondeos ubican dentro de la pelea, y con medio cuerpo adentro, a sus candidatos David Monreal Ávila y Cuitláhuac García Jiménez.

David Monreal con el respaldo de amplios sectores sociales de Zacatecas
David Monreal con el respaldo de amplios sectores sociales de Zacatecas

Son estas dos entidades junto con el Distrito Federal las que habrán de cimentar buena parte en el futuro del Movimiento de Regeneración Nacional con miras a las elecciones presidenciales del 2018, sobre todo por los factores que convergen en las mismas y serán decisivos también para abrir el camino a un eventual triunfo en la capital del país, donde los crasos errores del Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera colocan los números de su aliado, el PRD, en una irreversible caída libre.

Aunque los dirigentes del agonizante Sol Azteca en la Ciudad de México tratan de negarlo, su derrumbe ocurrido el pasado año lejos de resarcir sus daños los ha acrecentado. Las encuestas más objetivas indican que MORENA se llevará no menos del 35% de los votos al constituyente, seguido de un mermado PRD que apenas alcanza un 15%, teniendo muy cerca a los competidores independientes que promedian el 13% de los votos y con una décima abajo al PAN y al PRI que aparecen empatados con un 12%.

Si estas tendencias se confirman como también el triunfo de David Monreal en Zacatecas, la figura del delegado en Cuauhtémoc y firme aspirante a la jefatura de gobierno, Ricardo Monreal, crecerá como la espuma, no obstante las denuncias en su contra, por la presunción de delitos electorales y enriquecimiento ilícito, enfiladas por las dirigencias chilangas del PRI y del PRD, que por todos los medios han tratado y trataran de impedir su candidatura en el 2018.

En este escenario donde de naciente fuerza electoral el partido del tabasqueño Andrés Manuel López Obrador se convirtió de manera inverosímil en el enemigo a vencer, también quedan en entredichos las alianzas pactadas por el PAN y el PRD que deberían reportar ganancias políticas sustanciales a sus dirigentes y a gobernadores que apuestan su futuro político a los resultados electorales por venir, como el poblano, Javier Moreno Valle.

Tanto en Veracruz, con Miguel Ángel Yunes Linares como en Zacatecas con Rafael Flores Mendoza, la alianza PAN-PRD no rindió los frutos esperados; en el primer caso fueron los antecedentes como represor de líderes sociales, su escandaloso enriquecimiento exhibido en las redes sociales y la sombra de la pederastia que arrastra por su relación de amistad que mantuvo por años con el sentenciado a cien años de prisión, Jean Succar Kuri, acusado de delitos de pornografía infantil y prostitución de menores, lo que le llevó a perder los más de diez puntos de ventaja que mantenía con sus opositores antes del arranque de las campañas.

‘‘El hombre honorable’’ como se autocalificó el ex priista y ex incondicional de la hoy procesada, Elba Esther Gordillo, no ha podido comprobar el origen de su exorbitante fortuna que le ha permitido entrar junto con sus hijos en el negocio de los bienes raíces nada menos que en la Gran Manzana, Nueva York, ni explicar a sus ahora desconcertados aliados de la izquierda perredista, su inédito cambio de feroz represor que ejerció siendo Secretario de Gobierno con Patricio Chirinos, por el de paladín de los desventurados de Veracruz.

Rafael Flores tampoco logró ser el artífice de la unidad perredista que en su alianza con Acción Nacional se fue desmoronando al paso de las semanas. Su candidatura surgió en medio de un abierto enfrentamiento con las aspiraciones del político mutante Pedro de León, cuñado del cuestionado Miguel Alonso Reyes.

El asunto que se dirimió en los tribunales electorales dejó partido en dos al PRD zacatecano, al grado de que en las vísperas de los comicios de junio, Pedro de León mostró el verdadero color de su piel tricolor y decidió, en uno más de sus conocidos oportunismos, retornar al PRI, buscando acomodo de última hora en el equipo del candidato Alejandro Tello Cristerna.

Al paso de las semanas, Flores no pudo remontar el tercer sitio en que desde el inicio de su proselitismo le dieron los sondeos de opinión. Y peor aún, sus números han ido a la baja, dejando al resultado final de la contienda entre David Monreal, a quien el INE trató de anular su candidatura, y Tello Cristerna.

En las actuales circunstancias no puede soslayarse que el crecimiento de MORENA en entidades como Zacatecas se ha convertido en una seria amenaza a la supervivencia del PRD a nivel nacional y de sus mafias enquistadas como la corriente de Los Chuchos, encabezada por Jesús Ortega. Hace unos días, el desesperado ‘‘Chucho Mayor’’, interpuso ante la PGR una demanda penal en contra de Andrés Manuel López Obrador, responsabilizándolo de utilizar el listado nominal con fines electorales.

El asunto de fondo radica en que miles y miles de perredistas se están sumando a las filas de MORENA como sucedió con la numerosa defección de simpatizantes de la corriente Alternativa Democrática Nacional (ADN) en Zacatecas, encabezada Héctor Bautista. Corriente que siempre se opuso a la fiebre aliancista de su líder nacional, Agustín Basave, a favor del PAN, por los altos costos que esto tendría en el ánimo de sus legítimos militantes de izquierda. El problema para el PRD es que el fenómeno se está multiplicando por todo el país haciendo que las coaliciones pactadas con el PAN terminen desfondadas.

Al igual que en Veracruz donde el gobierno de Javier Duarte permitió innumerables agravios a los diversos sectores sociales de su estado como la creciente inseguridad que llevó a la desaparición forzada de cientos de personas, el ahorcamiento presupuestal a la Universidad Veracruzana, la represión a los ancianos jubilados y pensionados y la burda exhibición de su repentino enriquecimiento, entre otros muchos males, en Zacatecas la desatada corrupción de Miguel Alonso Reyes y de la que fueron partícipes amigos y familiares cercano, fue un elemento que ha pesado en contra del candidato de su partido, sin dejar de mencionar el grado de violencia con que grupos de la delincuencia han operado bajo la indiferencia del mandatario.

En un común denominador, los priístas Héctor Yunes Landa y Alejandro Tello Cristerna, han tenido como principal detractor a su mandatario en turno, que lejos de abonar a su causa se ha convertido en su peor enemigo. En Veracruz la así llamada ‘‘guerra sucia’’ que se ha acentuado entre los primos Yunes, hizo crecer al candidato de MORENA, Cuitláhuac García Jiménez, quien había ganado una diputación federal por Xalapa y que se ha convertido, ante el lodazal que han dejado a su paso los abanderados del PRI y de la coalición PAN-PRD, en la mejor opción para una sociedad agredida y violentada en sus derechos humanos.

Alejandro Tello no logró desprenderse de la corrupta imagen del gobernador Miguel Alonso Reyes
Alejandro Tello no logró desprenderse de la corrupta imagen del gobernador Miguel Alonso Reyes

Diversas encuestas hablan de que la elección veracruzana está partida a tercios aunque sondeos como los del Diario Reforma, ubican como vencedor al modesto García Jiménez, cuando se utiliza como parámetro a la figura personal del candidato más allá de los partidos, y quien en contraparte a Yunes Linares, empezó en más de diez punto debajo de sus contendientes.

De acuerdo a esta medición, el aspirante de MORENA se llevaría el 27% de los votos contra el 25% del priísta Yunes Landa y el 23% del aliancista, Yunes Linares. Veracruz, y lo saben los estrategas de todos los partidos, representa una especial importancia electoral pues es la tercera entidad en el país con mayor número de votantes. Su peso específico en una elección presidencial puede ser determinante. Su triunfo marcaría un hito en la historia política de esa entidad pues sería la primera vez que el PRI perdería el poder.

El asunto en tierras jarochas parece un asunto perdido para el PRI, y aunque en Zacatecas la gente de Tello Cristerna hace denodados esfuerzos por no perder, echando mano de cuánto apoyo les allegan manos amigas como las del gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, quien según quedo registrado en videos y denunciado en las redes sociales, envío trailers llenos de despensas para ser utilizadas, a la vieja usanza, como medio para captar los votos de la gente de menores ingresos a favor del PRI, todo apunta a que los números le serán desfavorables.

Al igual que en Veracruz, en Zacatecas es la figura del senador con licencia y candidato de MORENA, David Monreal, la que está canalizando todo el descontento social de su estado y de la cual no está exentos cientos de pequeños y medianos empresarios a los que la desmedida corrupción y ambición de riqueza del saliente mandatario, los marginó de la actividad económica del estado. Los responsables en buena parte de las derrotas de los candidatos del PRI en ambas entidades, ni que pensarlo, tienen nombre y apellidos: Javier Duarte de Ochoa y Miguel Alonso Reyes.