Inicio Columnas EN ECATEPEC, TIERRA DE INJUSTICIAS Y VIOLENCIA, EL PAPA LLAMA A...

EN ECATEPEC, TIERRA DE INJUSTICIAS Y VIOLENCIA, EL PAPA LLAMA A LA PAZ

* Su Santidad hizo referencia a las tentaciones del “diablo”, a las tentaciones que los arribistas políticos mexicanos veneran y guardan fe ciega; la mayoría de los asistentes a la homilía dominical con el Papa Francisco, no eran de Ecatepec donde, ¡paradójico¡ se venera a la Santa Muerte.

648
0

 

Por Eduardo González Silva

Especial para Expediente Ultra

Ecatepec, Estado de México, municipio convertido con pasión y cinismo por vivales del PRD y PRI, partidos que lo han gobernado en los últimos años, en tierra fértil para el crimen organizado, con más de 200 feminicidios el año pasado, en el más miserable de la República, y con casi dos millones de habitantes, donde la señal de la telefonía celular se pierde, porque las empresas concesionarías no invierten en instalaciones ante el peligro de que sean desmanteladas.

Ecatepec, tierra sin ley, donde impera el autogobierno de las bandas, sitio que en el día a día recorre las más de un millón de manzanas la amenaza: “donde te atrevas a robar te vamos a madrear”.

Ecatepec, colindante con otras joyas del saqueo y la rapiña de las autoridades en turno, como Netzahualcóyotl, Tlalnepantla y Tultitlan, entre otros, y la no menos dispar delegación capitalina de Gustavo  A. Madero, con la “San Fe”, como un solo ejemplo, llegó el Papa Francisco, que sin ambages acusó a los responsables de que la sociedad que vive en esa parte del estado mexiquense, sufra de dolor, una vez que “somos ciegos e inmunes ante la falta del reconocimiento de la dignidad propia y ajena”.

Su Santidad, directo hizo referencia a las tentaciones del “diablo”, a las tentaciones que los arribistas políticos mexicanos veneran y guardan fe ciega.

“Primera: La riqueza, adueñándonos de bienes que han sido dados para todos y utilizándolos tan sólo para mí o ‘para los míos’. Es tener el ‘pan’ a base del sudor del otro, o hasta de su propia vida. Esa riqueza que es el pan con sabor a dolor, amargura, a sufrimiento…

“Segunda tentación: La vanidad, esa búsqueda de prestigio con base a la descalificación continua y constante de los que ‘no son como uno’. La búsqueda exacerbada de esos cinco minutos de fama que no perdona la ‘fama’ de los demás, ‘haciendo leña del árbol caído…

“…la tercera tentación, la peor, la del orgullo, o sea, ponerse en un plano de superioridad del tipo que fuese, sintiendo que no se comparte la ‘común vida de los mortales’, y que reza todos los días: ‘Gracias te doy Señor porque no me has hecho como ellos”.

Acaso los dueños de la franquicia del PRD, Los Chuchos,  le dieron la bendición a un tal Cureño, para convertirse en presidente municipal y luego en auténtico hampón, que llegó al colmo de comprar un helicóptero para sus traslados personales.

A ese sujeto, lo sucedió el priista Eruviel Ávila, flamante gobernador mexiquense, que tiene como edil al que fuera su segundo cuando estuvo en al ayuntamiento, un tal Indalecio, pastor evangélico, que desde luego nadie sabe qué hace como autoridad, pero como líder espiritual es eficiente, hoy más de una cuarta parte de la población es evangélica. La mayoría de los asistentes a la homilía dominical con el Papa Francisco, no eran de Ecatepec, lo que se venera en Ecatepec es a la Santa Muerte. ¡Paradójico en verdad!

La fatalidad en esa parte mexiquense es realmente para llorar, quién no recuerda al ínclito purpurado Onésimo (apodado millonésimo) Cepeda Silva, ex obispo de Ecatepec, que entabló un juicio legal por la propiedad de una colección de obras pictóricas, que pertenecieron a una familiar de los dueños de Grupo Fórmula, colección valuada en varios miles de millones de dólares.

Y ahí se vio a Eruviel, que con exceso de originalidad obsequió al Papa Francisco, el mismo regalo que Peña Nieto le entregó al Pontífice a su llegada al país: un árbol de la vida.

Es Eruviel al que ya mencionan como punta de lanza como candidato de una de las que se auto-mencionan “izquierdas” para el 2018, con tal de dividir el voto de otro personaje, quien hoy se dice llevar la delantera en la carrera presidencial. El diabólico malvado de Tabasco.

Sí, de tres tentaciones, habló el Vicario de Cristo, de las que mencionó, “buscan degradar, destruir y sacar la alegría y la frescura del Evangelio. Que nos encierran en un círculo de destrucción y de pecado”.

Terminada la homilía, y como parte del Ángelus que cada domingo en el Vaticano, emite para todo el mundo, Su Santidad invitó a los mexicanos todos a no olvidar la violencia, pobreza y corrupción que castiga a México, a hacer de esta bendita tierra, una tierra de oportunidad.

Donde no haya necesidad de emigrar para soñar, donde no haya necesidad de ser explotado para trabajar; donde no haya necesidad de hacer de la desesperación y la pobreza de muchos, el oportunismo de unos pocos. Una tierra que no tenga que llorar a hombres y mujeres, a jóvenes y niños que terminan destruidos en las manos de los traficantes de la muerte”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here