Inicio Opinión EN LA MENTE DEL KEYNESIANO

EN LA MENTE DEL KEYNESIANO

77
0
Foto especial

Por Rodolfo Sosa Cordero

Rodolfo Sosa Cordero

En el presente sexenio el secretario de Hacienda Carlos Urzúa que le renunció a AMLO se declaraba fervientemente keynesiano, lo mismo que su sucesor Arturo Herrera. En el sexenio de Peña Nieto Luis Videgaray Caso es un economista nominalmente del ITAM, pero que hizo su doctorado en MIT, esto es, en el bastión de los keynesianos en EUA, contrario pues, a la Escuela de Chicago, supuestamente más pro-libre mercado y cuna intelectual de Milton Friedman y en donde F.A. Hayek, uno de los más importantes economistas de la Escuela Austriaca, tuvo una estancia también. De Chicago provienen Francisco Gil Díaz y Agustín Carstens, que bueno, si bien nunca fueron liberales al menos no intentaron sacar a la economía de su postración de ya décadas a base de gastar y endeudarse. ¡Al menos!

De MIT, proviene también Pedro Aspe Armella, el que fue secretario de Hacienda en el mandato de Carlos Salinas de Gortari, y que no sé si lo recuerden, adorador de Dornbusch, otro keynesiano, maestro de los dos y cuyo libro “Macroeconomía”, es libro (o era ya no sé) de texto en el ITAM.

El punto importante, sin embargo, es que todos estos economistas, comparten la creencia de que a los mercados, esto es, a la economía, debe de intervenírsele, porque solita es demasiado imperfecta. Esto es, debe el gobierno ejercer con pleno derecho su función como “Rector”, de ella, y no dejarla nunca libre. Aún más, están convencidos, de que el crecimiento económico sólo puede verificarse si el Estado interviene en forma decisiva y apabullante

TEORÍA GENERAL DEL EMPLEO, EL INTERÉS Y EL DINERO

Para reforzar estas ideas, los economistas oficiales, invocan al creador de la “Nueva Economía”: El economista inglés de la Universidad de Cambridge John Maynard Keynes (1883-1946), presentó en 1936 su libro “Teoría General del Empleo, el Interés y el Dinero” en donde presenta, y da sustento “teórico” y formal, y “científico”, adornado de retórica y de fórmulas matemáticas ininteligibles para los que no son profesionales de la Economía a las ideas consumistas, de origen mercantilista y vertidas en “Profits”, y ha sido desde su publicación el pretexto, o mejor dicho, “sustento científico” para que los gobiernos se proclamen así mismo rectores de la Economía.

Voy a explicar al lector, yo también se algo de keynesianismo como es que piensan todos esos economistas keynesianos.

La idea principal del libro escrita por el propio Keynes la copio de la contraportada literalmente, sólo traduciendo puesto que se encuentra en inglés:

«Las líneas fundamentales de nuestra teoría pueden explicarse como sigue: Cuando crece el empleo la renta agregada crece. La psicología de la comunidad hace que cuando se aumenta la renta real agregada aumenta el consumo agregado, pero no tanto como la renta. De ahí que los empleadores sufrirán pérdidas, si el nuevo empleo se destinara a satisfacer la demanda para consumo inmediato. Por tanto, para justificar un determinado nivel de empleo debe existir un volumen de inversión corriente suficiente para absorber el exceso de producción total sobre la parte que la comunidad elige consumir para un determinado nivel de empleo. Salvo que exista este volumen de inversión, los beneficios de los empresarios serán menores que los requeridos para inducirles a ofrecer este nivel de empleo. Se sigue, pues, que dado lo que podemos llamar la propensión a consumir de la comunidad, el nivel de empleo de equilibrio, esto es, el nivel al que no existen incentivos para los empleadores como un todo de aumentar o contraer el empleo, dependerá del volumen de inversión corriente.”

“Por tanto, dadas la propensión al consumo y la proporción de inversión nueva, sólo habrá un nivel de empleo que se corresponda con el de equilibrio. Pero no existe razón alguna para esperar que este nivel sea igual al de pleno empleo… El sistema económico puede encontrarse en equilibrio estable a un nivel por debajo del pleno empleo».

Para expresarlo muy simple, la economía según Keynes tiene un esquema circular, tu gasto son mis ingresos.

El equilibrio circular de la Economía según Keynes. La demanda del sector privado es D = C + I. Esto es el consumo más la inversión de los particulares La gráfica nos muestra la idea de economía circular de Keynes, “mis ingresos son tus gastos”, que se representa con la línea cian a 45 grados. Aquí tenemos, en azul, el consumo privado C y en verde la inversión, también privada I, que se suma a la del consumo para determinar D, la demanda agregada privada. Quiero aclarar que no estoy de acuerdo con esto, ya que la inversión, no es consumo, pero en fin, estamos pensando como keynesianos, así que venga. Ahora bien, si la renta (ingresos) de la gente aumenta pero no el gasto y la inversión en la misma proporción, habrá una acumulación de inventarios o producción que no se puede vender. Las empresas sufren pérdidas doblemente, por un lado porque los costos laborales han aumentado y por el otro porque no pueden vender todo lo que producen disminuyendo así su productividad, esto es, los costos laborales por unidad producida aumentan.

Con esta situación, ante la óptica de los keynesianos necesitamos que entre el gobierno con montones de dinero a gastar, el gasto público G, que dejaría la gráfica como se muestra en la siguiente ilustración:

El gasto gubernamental se agrega a C+I privados para dejar la demanda agregada D = C + I + G. Los ingresos se desplazan de Yr a Yp, por lo que la economía entra en crecimiento, no se acumulan inventarios, la inversión crece, en fin. Todo lo que los keynesianos dicen que sucede.

Por este motivo los keynesianos implementan “Reformas Fiscales” y cualquier método “creativo”, para expoliar más al ciudadano y las empresas, todo esto para, financiar, según elllos , el G, el gasto público y llevar a México ( o el país que sea pe Japón o China) a otro nivel. Recordemos que no sólo hemos padecido un incremento de impuestos, que, cuando llegan al “tope” se siguen con déficit que se financia como explicamos en el post anterior con deuda, o, con inflación. Para así, verter mayor cantidad de G en la economía.

¡Qué bonito! Y sobre todo ¡Qué fácil! Gasta papi gobierno, y la economía sale como cohete a nuevas alturas. ¿Sí?, pues ¡No!

Ya que existe un “pequeño” problema, Keynes y los keynesianos está suponiendo que C e I se quedan en donde están, y que sólo la economía está esperando a que llegue G para brincar a nuevo niveles de ingreso, sostenido y robusto crecimiento y adiós al desempleo.

Pero esto no sucede, por el contrario, C e I caen, y caen porque el dinero que se usa para financiar G proviene de C y de I, esto es como querer llenar una alberca poniendo la succión de una bomba en el fondo de la alberca, y la descarga en la superficie, si habrán muchas olas, pero ciertamente que la alberca no subirá ni un milímetro en su nivel.

Así las cosas, la gráfica de cómo los keynesianos dejan realmente la economía según su marco keynesiano de economía circular sería como en la siguiente ilustración:

Aquí el consumo privado y la inversión privada muestran que no se quedan en donde estaban, sino que, como sucede, se desplazan hacia abajo, a C’ e I’ y el ingreso de Yr a Yr’.

Puede suceder, que los keynesianos no recurran al mayor expolio, sino que recurran al déficit, y este se financia con deuda pública, en este caso, si, pudiera presentarse un temporal crecimiento en la economía, pero en el largo plazo, la deuda tiene que servirse, se van a pagar más y más por intereses y amortizaciones, cuando se dan cuenta, la economía sigue igual, postrada, pero con un endeudamiento mayúsculo. El mejor ejemplo de esto es Japón, que cayó en depresión económica en 1992 tras el colapso de sus burbujas inmobiliaria y accionaria. En ese momento la relación deuda PIB era de 80%. Hoy después de haber gastado en puentes que no transportan a nadie, aeropuertos que no se usan, etc. etc. la deuda de Japón es la mayor del mundo en relación a su PIB 253% y nunca pudieron “reactivar la economía”.

COROLARIO

Cualquier gobierno, hasta el más inepto, y estúpido, puede hacer crecer el indicador PIB, sólo necesita gastar, para esto, puede expoliar más duro a la sociedad, endeudarse, y provocar inflación. Esto es lo que ha hecho nuestros gobiernos desde siempre.

Pero a ese gasto que resultó en hacer crecer el PIB, tarde o temprano tiene sus consecuencias: Quiebra del país, pobreza, más desempleo, desesperanza.

Los mexicanos no necesitamos que crezca el PIB, los mexicanos necesitamos, no necesitamos, ¡urge!, que crezca la inversión de CAPITAL, necesitamos más fábricas, más hoteles, más tiendas, más restaurantes, antros, edificios de oficina, más de todo aquello que produce una utilidad y que satisface los deseos y las necesidades de todos aquello que produce intercambios voluntarios que es riqueza. En pocas palabras, necesitamos más actividad empresarial, no más PIB. Necesitamos más generación real de riqueza, no más PIB. Necesitamos más empleos no en el chambódromo parasitario, las chambas a “ninis”, la siembra de arbolitos, la burocracia. Lo que se necesita es propiciar la producción riqueza real, no más PIB.

AMLO y sus “economistas” van a desviar los recursos, nuestros recursos, nuestro capital, a lo que se les venga en gana construir, o gastar, que el aeropuerto, que la refinería, que el tren maya, el resultado va a ser que va a sofocar la generación real de la riqueza. Pero esto, les vale madre. Los intervencionistas poco entiende de riqueza real y nos recetará “medidas contracíclicas” con nuestro dinero, provocando con ellos una recesión aún peor en el sector real de la economía.

¿Querían el regreso del PRI de tiempos de LEA-JLP? Ahí los tienen, y verán las consecuencias.

Este es el modelo del PRI, hoy adoptado por Morena, así ha sido siempre. Tienen un desprecio absoluto por el sector productivo, para ellos, el crecimiento de la economía es sinónimo del crecimiento del PIB, y el gobierno ciertamente puede hacer crecer el PIB, aunque, insisto, eso no implica en forma alguna que la economía tenga crecimiento, el sector de la producción real de bienes y servicios. Para ellos, los del PRI, los empleos los pone el “Chambódromo”, les conviene, es corporativismo, es como en los países comunistas, son votos, son votos de gente que les debe la chamba, y que los perpetúan en el poder. Ese es el real y verdadero interés de la “Reforma Fiscal”: Más burócratas, más pobres, y aparentar que la economía crece, es en pocas palabras alimentar y dar fuerza al parásito.

Y, si esto es grave, en el contexto internacional actual será terrible: Europa está ya en una recesión económica, y nuestro vecino, que aparentemente ya está mejor, caerá en el momento en que los “Estímulos cuantitativos cesen”, reventando la burbuja que han creado sobre todo en los mercados de bonos y acciones, esto los volverá a meter en recesión, y nosotros…

Veremos un país destrozado…La escasa actividad empresarial recibirá un duro golpe con este gobierno, como lo recibió con la terrible y desgraciada dupla LEA-JoLoPo. Ya lo han hecho, lo volverán a hacer.