Inicio Hidalgo ENTRE ACARREADOS DE LA UAEH Y RECHAZO A SOSA CASTELAN, EL MITÍN...

ENTRE ACARREADOS DE LA UAEH Y RECHAZO A SOSA CASTELAN, EL MITÍN MORENISTA

498
0
Compartir
Acarreados de la UAEH (Caprtura video Facebook, foto Alberto Quintana)

*Sosa Castelán ordenó suspender clases y en 27

Camiones llevó alumnado a mitin de AMLO en Tula

 

Por Antonio Ortigoza Vázquez/ Fotos especiales Alberto Quintana y puntoxpunto.mx

El cacique de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, Gerardo Sosa Castelán, con 30 años de férreo control en la institución, contrató 27 autobuses a cargo de la Tesorería de la casa de estudios para transportar a estudiantes al mitin de Andrés Manuel López Obrador en Tula; se les dijo que era “una tarea escolar a cubrir”, que no vistieran uniforme y se les proporcionaron playeras y banderines con el logotipo de Morena.

Fue el miércoles nueve de mayo, y el día anterior circularon mensajes en WhatsApp donde se decía: “Buenas tardes: por indicaciones del presidente del Patronato (de la UAEH, Sosa Castelán), del rector y de la señora directora, les pido apoyo para el día miércoles nueve de mayo, a las 09:00 horas, sin uniforme, para asistir a la ciudad de Tula a escuchar la propuesta de López Obrador. Las actividades académicas serán suspendidas todo el día; quien guste incorporarse de la zona de Tula puede hacerlo”. (Datos del Portal de Internet AM).

La sinceridad estudiantil, vídeo tomado de Facebook

Un grupo de estudiantes de la escuela preparatoria de Tlahuelilpan (de la UAEH) lo confirmó: que les pidieron asistir para “mandar información para nutrir (¿?) La Gaceta interna con datos del evento”. Otro grupo añadió que fueron llevados por los propios académicos.

El portal AM especificó además que la convocatoria fue difundida en FacebookTwiterGoogleplusCorreoLinkedInWhatsApp. La concentración fue al aire libre en Tula. A manera de bienvenida, una locutora-maestra de ceremonias gritó: “¡A ver, ¡dónde están los universitarios!” La respuesta fue de gran algarabía y manos alzadas con los banderines.

INVITADOS A “VIGILAR CASILLAS”

Damián Sosa Castelán (consanguíneo del cacique), hoy ferviente morenista, fue recibido con gran aplauso, incitado por activistas diseminados entre los asistentes.

Los futuros vigilantes de casillas (Foto puntoxpunto.mx)

En su intervención, pidió “a todos aquellos que puedan, se apunten a la maquinaria (¿?) para el día de la elección” y reiteró: “todos los que puedan se apunten para el cuidado de casillas el día primero de julio… salgan a votar temprano y ayúdennos para que ganemos, como se dice en el futbol, ‘por goliza”.

“SÍ SOMOS ACARREADOS”: ESTUDIANTES DE PREPA SOR JUANA INÉS DE LA CRUZ

Reporteros del Portal PuntoxPunto entrevistaron a estudiantes de la preparatoria “Sor Juana Inés de la Cruz”, de la UAEH (muchos de ellos menores de edad) y confirmaron plenamente lo que se advertía a simple vista: “Sí somos acarreados”. Dijeron que a las 09:00 horas de ese miércoles, unos 27 autobuses llegaron a las afueras de los planteles en Tlahuelilpan, y otros municipios, como Atotonilco de Tula y Tepeji del Río se hizo la misma operación. Los estudiantes fueron sacados de sus aulas para subirlos a los autobuses y “personal del partido Morena les surtió de playeras y banderines con el logotipo del mismo partido”.

Los autobuses que llevaron a los estudiantes al mitin obradorista (Foto puntoxpunto.mx)

En caravana salió el contingente y los estudiantes señalaron que las autoridades académicas les dijeron que “no se les obligaba a acudir al evento, pero que era parte de una tarea escolar y en clase los maestros les preguntarían de qué trató el evento y que dijo en su mensaje el candidato presidencial López Obrador, por lo que era importante que acudieran.

“Nos trajeron y nos van a regresar cuando termine el mensaje de Obrador”, dijo una muchacha, la que subrayó: “Son 27 autobuses y el transporte lo pagó la UAEH”.

En el estacionamiento de Soriana Tula, los esperaba Simey Olvera, antes “reportera” y perredista , candidata a diputada federal por Morena. Con los banderines en la mano, los estudiantes participaron en una marcha encabezada por López Obrador. Además, en Atotonilco de Tula, otros cinco autobuses  fueron a recoger estudiantes, también a Tepeji del Río.

SOSA CASTELÁN, OTRO PERDONADO POR AMLO

Con Gerardo Sosa Castelán –y gavilla incluida- Andrés Manuel López Obrador adquiere otro sórdido personaje del peor priismo imaginable, al quedar lavadas sus culpas con su asimilación al carro de Morena.

El repudio a Sosa Castelan (Foto Alberto Quintana)

Cacique indiscutido de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, con por lo menos 30 años controlando todo en la institución, donde ha hecho de los rectores, cuando mucho, simples figuras decorativas, títeres manejados por El Gran Jefe.

Hace ya varios años que el periodista Miguel Ángel Granados Chapa (qepd) motejó al grupo que maneja Sosa Castelán como La Sosa Nostra, en clara alusión al grupo criminal de inmigrantes italianos en Estados Unidos, conocido como La Cosa Nostra.

Es cosa de imaginar la posible reacción de Granados Chapa –admirador que fue de AMLO- si hubiese vivido lo suficiente para ver al cacique abrazado del candidato presidencial.

VIRAJE Y CINISMO CRUDO DEL CACIQUE

El pasado 19 de febrero, Sosa Castelán envió al todavía presidente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, su carta donde renuncia al partido al que debe su poder y enorme fortuna personal.

Nadie quiere a Sosa (Foto Alberto Quintana)

La carta es todo un compendio del más crudo cinismo: Dice en una parte: “Renuncio, en efecto, a ser cómplice de la situación en que vivimos, en la que se advierte un secuestro del organismo en perjuicio del interés superior de la comunidad”, y agrega, con singular cara dura: “Reafirmo mi convicción democrática y, con ello, mi respeto hacia todas las personas y sus libertades”. (Así se expresa el tipejo que mantiene en un puño a una universidad pública).

Sosa Castelán convocó a los medios informativos para dar a conocer su defección del partido que, a lo largo de los años, le hizo líder “a dedo” de la Federación de Estudiantes Universitarios; de los burócratas estatales de Hidalgo, sin nunca haber sido empleado del gobierno; diputado local y federal, además de inventarlo como rector de la UAEH, para que desde ese puesto convirtiera la institución en patrimonio personal, con la formación del “Grupo Universidad”, de políticos rapaces. (“La Sosa Nostra”, pues). Esa es la nueva adquisición de AMLO.

EL ASESINATO DE PABLO DE TAVIRA

 

Nunca se aclaró el asesinato de Juan Pablo de Tavira. FOTO: JOSE CARLO GONZALEZ

Tan sólo un botón de muestra de “los servicios” que Sosa Castelán a prestado a lo más nefasto del PRI en sus épocas de gran poder: Hace algunos años, el doctor en derecho Juan Pablo de Tavira (diseñador y primer director del penal de alta seguridad de Almoloya de Juárez), después de sufrir un atentado a manos de su propio guardaespaldas, recibió una oferta para impartir cátedra en la UAEH. Al parecer urgido de ingresos, el doctor acudió a una cita en la cafetería de la propia universidad. Pero en lugar de ser recibido por las autoridades, un sicario se colocó a su espalda y le vació la carga de una pistola en la cabeza. Del asesino nunca se supo cosa alguna.

Sólo le falta ser gobernador de Hidalgo y pues, ya intuye que, en las presentes circunstancias, puede estar muy difícil lograrlo con el PRI. Ante la prensa, se ufanó de que “no me voy a afiliar a ningún otro partido”, pero de inmediato negoció la candidatura a senador de su hermano Damián, y el miércoles nueve de mayo tuvo su “día de gloria” al codearse con el candidato presidencial de Morena, quien no le hace el feo a ningún forajido que toque la puerta de su partido.

A SU ENTERA DISPOSICIÓN, DOS MIL 400 MILLONES

Por el momento, Sosa Castelán se sabe que tiene el control absoluto de la universidad, como presidente del Patronato Universitario, desde donde maneja a su antojo a dos alfiles: el rector Adolfo Pontigo Loyola y a su hermano Agustín, como Secretario General.

Por eso mismo, dispone libremente del presupuesto total, que se acerca a los mil 400 millones anuales.

Su amigo entrañable, el ex gobernador Francisco Olvera Ruiz, durante su periodo de gobierno tuvo a bien elaborar un traje a la medida de las ambiciones del cacique, con la expedición del decreto 638, con fecha 21 de diciembre de 2015, que confiere amplias facultades al Patronato dentro de la Ley Orgánica de la Universidad.

Fue el mismo Sosa Castelán quien aludió el estado de excepción que maneja, cuando en conferencia de prensa preguntó: “¿Saben ustedes cuántas universidades públicas tienen un Patronato? Somos la única y estamos generando recursos”.

Aludió la parte medular del decreto que señala “el Patronato es el instrumento idóneo para el manejo confiable de los recursos”, así como obtener fuentes adicionales de financiamiento”.

Esto permite al líder vitalicio del Grupo Universitario hacer de la educación superior un gran negocio de su propiedad, reduciendo al rector a un monigote.

Se siente tan “blindado” ante cualesquiera supervisiones, que se da el lujo de combatir otro decreto estatal, el 228 de fecha nueve de octubre de 2017, con el fin de integrar un órgano de control interno en la universidad, y así cumplir con la Ley Federal de Transparencia y Acceso a Información Pública, aprobada el 15 de diciembre de 2016, para la vigilancia y transparencia en todas las entidades y organismos que reciben recursos públicos.

Pero, vivillo, Sosa Castelán puso de parapeto, con su típico cinismo, “la defensa de la autonomía” para rechazar cualquier organismo externo hurgue en sus cuentas.

Dijo “no temer a la transparencia ni a la rendición de cuentas” y repitió Ad Nauseam las “cero observaciones” en el arqueo que practicó la Auditoria Superior de la Federación.

En un periódico afín al cacicazgo, Sosa Castelán postuló que “la universidad tiene el derecho constitucional de seguir ejerciendo su autonomía” y saca a relucir la reforma al artículo 2º constitucional del nueve de enero de 1980 que dice: “Las universidades que la ley otorga autonomía tendrán la facultad de gobernarse a sí mismas”.

Así, todo parece acomodarse a favor del cacique, aunque como ex diputado podría darse por enterado que la creación de nuevas leyes federales que regulan esa norma, pero prefiere echar mano de todo lo que suponga mantener la opacidad.

Porque la Ley de Transparencia señala precisamente en los artículos 3º y 118 cuales son los casos en que la información debe reservarse “por razón de interés público o de seguridad nacional” y no acomoda a ninguno de los casos en que se halla la UAEH.

Así las cosas, Sosa Castelán litiga contra el Congreso y contra el gobernador Omar Fayad, a quien ha cuestionado por no aplicar su “derecho de veto” a lo dispuesto por los diputados en materia de fiscalización, y de que ninguna impunidad debe aceptarse en aras de la autonomía.

El trasfondo de ese litigio es conservar el manoteo libre de los recursos por Sosa Castelán.

Ante la prensa, ha señalado que “los recursos de la universidad son inspeccionados por su auditoría interna” y “por el despacho del contador Rodríguez, desde hace 20 años”.

Las cuentas que presenta están así: 65 por ciento de recursos de la federación; 24 por ciento por parte del estado y 11 por ciento de recursos propios.

En el rubro 4410, se lee: “Ayuda social a personas”, en 2017 se destinaron tres millones 286 mil pesos.

En el 4810, en “ayudas a instituciones sin fines de lucro”, 19 millones 957 mil pesos.

En 4930, “transferencias para sector público externo”, 501 millones.

En Comunicación Social y Relaciones Públicas, 23 millones 351 mil pesos.

Y, muy significativo: para Contraloría Interna, tan sólo 149 mil 217 pesos.

RANKING NACIONAL, 29: MUNDIAL, 2, 461

Todo lo anterior tiene como resultados, en algo que no está bajo control de Sosa Castelán, como son los “rankings” de universidades, a nivel nacional y mundial.

En el nacional, la UAEH se coloca en el sitio 29. En el mundial, está arrinconada en el lugar 2 mil 461.

Casi no hay denuncias del profesorado por temor a las represalias, cuando, por ejemplo, estudiantes y profesores son sacados de las aulas para obligarles a ir a mítines políticos que convoca su hermano Damián.

Y el que no acude o si acude no aplaude, debe enfrentar severos problemas laborales y/o académicos.

*Con información del portal A.M. Hidalgo