Inicio Hidalgo Entre impunidades y traiciones, Sinhué Ramírez pretende construir su cacicazgo...

Entre impunidades y traiciones, Sinhué Ramírez pretende construir su cacicazgo en la Sección XV

22
1
Compartir

 

*  De cara a la renovación de la dirigencia del SNTE en Hidalgo, el líder saliente pretende dejar en el cargo a alguno de sus incondicionales para seguir manejando los recursos sindicales bajo la intimidación y represión a sus 44 mil agremiados; señalado como “traidor” al grupo de Moisés Jiménez, que lo llevó al poder, no ha comparecido ante las  autoridades por el delito de violación del que fue acusado en 2010

 

Por Ignacio León Montesinos

Especial de Expediente Ultra

Los 700 delegados que este jueves 23 tendrán en sus manos la elección del nuevo líder de la Sección XV del SNTE, se encontrarán ante la disyuntiva  de elegir entre dos escenarios de los que dependerá el futuro laboral de los 44 mil profesores sindicalizados  de Hidalgo.

El primero: someterse a los designios del dirigente saliente,  Francisco Sinhué Ramírez Oviedo para ubicar como su sucesor a cualquiera  de sus dos “delfines”;  Emilio Eliseo Molina Hernández, actual líder del PANAL en Hidalgo,  y  Said Vargas Sáenz,  Director de Educación Primaria General de la SEPH; ambos personajes le  garantizarán perpetuarse en el poder para continuar su gansteril estilo de saqueo, enriquecimiento personal y represión a los mentores.

El segundo: será buscar un cambio de esquema donde elijan una opción ajena tanto a los intereses de Ramírez Oviedo como de Moisés Jiménez que busca utilizar a los delegados como instrumento de su revancha contra el gris personaje  al que hace años  brindó la oportunidad de ingresar a la política sindical, y después apoyarlo como sucesor de la hoy defenestrada, Mirna García López. El llamado “líder moral”  acabó  traicionado  por quien ahora se culpa  de  apuñalar por la espalda a las cabezas  su grupo político, incluido el también ex líder Alejandro Soto Gutiérrez.

 

 

 

En la decisión de los delegados estará  que el  XXII Congreso Seccional Extraordinario no se convierta en un “choque de trenes” sino en la ruta de una auténtica depuración democrática que ponga fin a los cotos de poder que por más de dos décadas han hecho de los legítimos reclamos del magisterio hidalguense, una moneda de cambio de ambiciosos dirigentes que sin distinción alguna se han enriquecido junto con sus familiares e incondicionales a través del manejo discrecional de las cuotas sindicales, la venta de plazas y los negocios ilícitos,  aprovechando la fuerza gremial para acceder a cargos de elección como diputaciones locales y federales. Sus miles de agremiados han estado siempre relegados en su agenda de prioridades.

Al concluir su gestión, Francisco Sinhué encarna no sólo la viva imagen de la codicia y la deslealtad; como ominoso ribete pesan sobre su persona la violación a los estatutos sindicales  al extender  su periodo por un año más y  el haber prometido  un combate a la corrupción que llevó a presidió a Mirna García, a quien acusó de malversar más de 120 millones de pesos de las arcas sindicales.

A la fecha, el aún líder de la XV no ha informado a las bases si se recuperaron o no tales recursos y la duda sobre la veracidad de la  denuncia que presentó ante las autoridades  persiste; el grupo de Moisés Jiménez califica como una   felonía la demanda presentada contra la ex dirigente, quien no dudó en autodefinirse como una “presa política”.

El caso es que en los terrenos de la honestidad y el combate a la corrupción y la impunidad, Sinhué Ramírez, no haya un sitio dónde quedar bien plantado: Un año antes  de llegar a la dirigencia, el líder que ahora  se dice impoluto, fue acusado de violación por su entonces pareja. En redes sociales se ha difundido el video que resume toda la bajeza y pobredumbre de este personaje, según se desprende de la información contenida en la averiguación 12/DAP/392/2010.

De acuerdo a  declaraciones vertidas por la víctima, Ramírez Oviedo la golpeaba con frecuencia y en una ocasión, además de infringirle severas lesiones, abusó sexualmente de ella. Pese a estos negros antecedentes y a las advertencias que al respecto, se comenta,  hizo en su momento al “líder moral” del magisterio la entonces dirigente, Mirna García, Moisés Jiménez decidió darle su apoyo y el de su grupo para ser nominado a manejar los destinos de la XV.

Por eso en el magisterio, según ha trascendido,  es mayúscula la indignación de sus promotores quienes le encubrieron este  delito, mismo que por cierto, se persigue de oficio y no ha prescrito. El acusador de fraude estaba a la vez acusado de violación. Un episodio más de impunidad en la cartelera de delitos de la controversial sección hidalguense del SNTE.

Y así como ya es costumbre que cada nuevo dirigente ubique a sus familiares y amigos en la nómina de las plaza magisteriales, Sinhué no escapó a esta cadena corruptiva, colocando sus propios eslabones como han denunciado profesores que por años no ha  conseguido acceder a  una base que les permita su estabilidad laboral.

De esta manera, su suegra Catalina López Montiel cuenta con dos plazas; beneficiaría de otras plazas más son su esposa, Beirut Reyes López y sus hermanas, Leonor y Axajara Isis Reyes López; no pueden faltar en la rifa del tráfico de influencias, sus concuños, Raúl de Jesús Vite Julio y José de Jesús Cerón Bautista, sin dejar de mencionar a su suegro, Homero Reyes Licona, quien es jubilado y cobra en la nómina del PANAL.

¿Guerra sucia o verdades de peso?

Con estos antecedentes, resulta imposible confeccionar un traje de honorabilidad a Sinhué. Por dónde se le tomen medidas, la tela de la integridad para confeccionarlo  no le ajusta.

Aunque en sus últimas semanas  al frente de la dirigencia, Sinhué insistió en burlar la inteligencia de los profesores.

Tras lanzar la convocatoria al próximo Congreso, en febrero pasado, Ramírez Oviedo se colgó los laureles, a sí mismo,  cuando aseguró que a cinco años al frente de la XV,  consolidó un nuevo sindicalismo, donde quedaron atrás los abusos, malos tratos, humillaciones, la coacción y sobre todo las prácticas de desvío de recursos que dañaron el patrimonio de los maestros. Y en este sendero de auto alabanzas, agregó: “El sindicato es un ente plural y democrático donde los maestros son libres a la hora de la toma de decisiones”.

Sin embargo, ante la interrogante de quién o quiénes serían los candidatos a sucederlo en el cargo,  en la dirigencia, el sindicato “plural y democrático” se esfumó en un santiamén cuando buscando ocultar a sus delfines, Sinhué aseveró  que  no había línea para nadie; “hasta ahora ningún profesor  ha manifestado sus aspiraciones por lo que los nombres que ya se mencionan son meras especulaciones”  y ahora en lo que trabaja la Sección 15 es cuidar lo ya logrado en impedir que nadie rompa con la hegemonía magisterial, dijo.

Sin duda que desde la óptica del cuestionado dirigente, la pluralidad y la democracia, implican que nadie asome la cabeza si no es con su consentimiento; una “democracia” a modo de sus intereses personales, y  una “pluralidad” sui géneris que debe respetar la hegemonía magisterial, o mejor dicho, la hegemonía de su grupo de incondicionales.

Es este lenguaje cantinflesco y contradictorio, el que  ya provocó anteriores  enfrentamientos entre su propio comité donde existe la plena certeza de que el todavía dirigente sí ha impuesto la línea de que nadie se mueva porque será entre dos de sus incondicionales, Emilio Eliseo Molina  y Said Vargas, de dónde habrá de salir el “candidato democrático” a relevarlo en la Sección XV.

De los dos, ninguno es garantía ni de capacidades y menos honestidades; tampoco gozan ni de ascendencia ni reconocimiento moral en las bases y menos en el fracturado comité sindical de la XV. Su sola mención en el magisterio de Hidalgo huele a una franca imposición de Sinhué.

Pero, ¿cuáles son los antecedentes de estos aspirantes?

Al igual que Sinhué, el cordón umbilical del actual líder del PANAL en el estado y diputado local por la vía plurinominal, Emilio Eliseo Molina Hernández, estuvo ligado, en lo político,  al grupo de Moisés Jiménez; es decir, se sumó a la traición que el aún líder de la XV cometió contra su antes mentor y líder moral; empero, su actuales ingresos y posición los debe a Ramírez Oviedo.

Y como no rendir pleitesía y tener gratitud si como  diputado local  gana 48 mil pesos mensuales más los 50 mil pesos que recibe cada mes por compensación legislativa y cerca de 60 mil pesos por dirigir las riendas del PANAL hidalguense;  de tal modo que los  168 mil mensuales que se embolsa Molina Hernández son en pago a su servilismo a Sinhué.

El otro delfín  del aspirante a cacique sindical,  que chapotea en las turbias aguas de la corrupción y la impunidad de la XV, es  Said Vargas Sáenz, quien ostenta el cargo de Director de Educación Primaria General de la SEPH. Este personaje es señalado profusamente en las redes sociales como responsable de operar un silencioso fraude en contra de los padres de familia, protegido en su cargo oficial.

A Said, lo acusan de jugosos negocios

El argumento empleado por Vargas para allegarse recursos de manera ilegítima, consiste en cobrar a cada uno de los 311 mil 597 alumnos del educación básica, tanto de los planteles oficiales como particulares, un promedio de diez pesos por cada examen de evaluación aplicado de manera bimestral, cinco en total;  más uno más de diagnóstico en el año escolar. Dicha prueba que debe ser gratuita, reporta al pillo funcionario un promedio de dos pesos por cada aplicación; es decir, que cada vez que se hace este examen en todo Hidalgo, el aspirante a dirigir los destinos de la sección XV del SNTE, se embolsa 623 mil 914 pesos. Si multiplicamos esta cantidad por cinco, tenemos que el fraude asciende nada menos que a 3 millones 743 mil 484 pesos, al año.

Se presume en el gremio magisterial  que los otros ocho pesos son repartidos entre los directores de las escuelas primarias no importando si son oficiales o particulares. Un cálculo conservador de los maestros señala que un director debe recabar por tal motivo, unos 20 mil pesos extras al año que, por supuesto, distan mucho de compararse con lo que se lleva Said.

El fraude es cuantioso y echa por tierra lo expresado por Sinhué en el sentido de que en la Sección XV ya no se permiten abusos. ¿Entonces cómo es que mientras la SEP a nivel federal ha señalado que tales pruebas de evaluación son gratuitas, el Director de Educación Primaria en Hidalgo, y miembro del SNTE, cobra por su aplicación? ¿Sabrá de este cochupo el líder nacional, Juan Díaz de la Torre?

Por eso, los temores de que tanto Said Vargas como Emilio Eliseo Molina arriben al cargo son más que justificados entre el gremio magisterial que conoce sus mil y un pillerías.  De llegar al liderazgo, cualquier de ellos no tendrá compromiso alguno con los maestros sino con su protector, que ya hace cuentas alegres pensando que tiene allanado el camino para construir su propio cacicazgo.

¿Se lo permitirán los 700 delegados al Congreso?

 

 

 

1 Comentario

  1. No habia vuelto a leer tu sitio web por un tiempo, porque me pareció que era pesado, pero los últimos articulos son de buena calidad, así que supongo que voy a añadirte a mi lista de sitios web cotidiana. Te lo mereces amigo. 🙂

    Saludos

Comments are closed.