Inicio Columnas ESCUCHE PRESIDENTE

ESCUCHE PRESIDENTE

412
0
Ilustración especial

*93 ASESINADOS DIARIO EN EL GOBIERNO DE AMLO  

POR GUILLERMO C. ZETINA

Sólo a López Obrador se le ocurre decir que “vamos bien” a seis meses de gobierno. Han sido asesinados, DIARIAMENTE, unos 93 mexicanos por la inseguridad que crece en México. Hasta mayo, los crímenes suman 17 mil 10 personas. La inmensa mayoría de estos delitos están en la impunidad total. La famosa Guardia Nacional nació muerta…

En los primeros 181 días de su “gobierno” las cifras de ejecuciones son alarmantes. Tan sólo en la ciudad de México se rompió record: 923 asesinados, de diciembre a mayo, más los acumulados al día de hoy. (De junio a noviembre pasado, esto es, 2018, la cifra fue de 663).

Esto es solamente en el tema de homicidios dolosos. (¿Se acuerdan que AMLO decía que la violencia cedería el primer día de su gobierno?)… En casi todo lo demás el país va para atrás. Lo más notorio es en la economía: mientras el macuspano insiste en que en su gobierno se crecerá al 4%, apenas ayer Citibanamex bajó la expectativa de crecimiento económico, de 1.2% a un miserable 0.9% para este año. Reforma anuncia que cayó en 54% la generación de empleos y El Financiero relata que cae la confianza de los inversionistas pues Moody’s redujo el pronóstico de crecimiento.

Pero lo que más lacera es el número de asesinatos en el país en los primeros seis meses de López Obrador (“los muertos de Obrador”, le llaman). En diciembre 2018 (su primer mes en la presidencia) la cifra es 2,877 ejecutados; enero 2019 son 2,857; febrero fue de 2,804; marzo registró 2,845; en abril 2,724 y mayo se convirtió en el mes más sangriento de la era del tabasqueño: 2,903 muertos. Total: 17,010 hasta mayo. Faltan los victimados en junio. ¿Cómo puede decir alguien, sólo con estas escalofriantes cifras, que vamos re que te bien?…

Y otro hecho ilustra la caída del gobierno de Amlo: en una encuesta diaria, El Economista cita que todos los días crece el número de mexicanos que desaprueba la forma tan desastrosa de su gobierno.

Si hablamos de balance a un año de los comicios del primero de julio de 2018, el escenario es estremecedor: se calcula que el país perdió unos 200 mil millones de pesos por la decisión hepática de López Obrador de cancelar el aeropuerto en Texcoco. Además de la pérdida de unos 50 mil empleos. De Santa Lucía ni hablamos: todos los días los expertos dicen que no se puede operar ahí con seguridad vuelos comerciales, que el impacto ambiental es severo; que por los amparos interpuestos las obras podrían retrasarse hasta 2 años y aún ayer, varias líneas aéreas dudaron de la viabilidad técnica del capricho presidencial.

La refinería de Dos Bocas anda por ahí también, cuestionada por expertos de todo tipo que no le ven ni pies ni cabeza a la ocurrencia de López Obrador. En igual situación está el ya célebre tren maya, que según especialistas arrasaría con selva, flora, fauna y sus habitantes originarios. Y se chuparía de 200 mil a 300 mil millones de pesos del erario federal.

López Obrador ya corrió a unos 200 mil burócratas, muchos de ellos que votaron por él y por tanto están tan arrepentidos que juran no lo volverán a hacer. Imagine a las familias, de la noche a la mañana en la calle. Por recortar gastos y destinar una millonada brutal a resucitar ese adefesio que se llama Pemex. Casi un millón de mexicanos están hoy en la indefensión total por el hachazo del hombre de Tepetitán. Y la cosa no para ahí contra los servidores públicos: en 2022, al paso que va Amlo, unos 500 mil burócratas NO podrán pensionarse porque no aportan lo suficiente…

Otro gazapo histórico del presidente en sus primeros seis meses es el perdón total, sin más ni más, a los corruptos del gobierno anterior encabezados por el gángster Peña Nieto. Quizá el paisano aún no entienda el alcance de esta decisión que no sólo viola su promesa de campaña, sino que deja a los mexicanos sin justicia ante miles de casos de corrupción que ahora ya pasan al archivo del presidente.

¿Qué decir de los recortes en el sector salud, que rayan en delitos de lesa humanidad, porque atentan contra la vida de miles de enfermos? ¿Qué decir de un presidente que, con las manos en la cintura, quitó los medicamentos y atención médica a muchos mexicanos enfermos e, incluso, desahuciados? ¿O que fue capaz de quitar becas a pasantes de medicina y despedir a especialistas expertos? ¿Quien mochó el dinero a universidades públicas e institutos de ciencia y tecnología para poder pagar su trenecito, su refinería y atascar de dinero a su cuate y compadre de Petróleos Mexicanos?…

¿No da tristeza que nuestros jóvenes deportistas tengan que botear o que imploren a la caridad pública y a mexicanos tan valiosos como Guillermo Del Toro, para poder viajar y competir por México en el extranjero? ¿Cerrar estancias infantiles a rajatabla es propio de un gobierno que se dice “de izquierda”?. ¿Cómo entender el cierre de 300 unidades urbanas del Seguro Social? ¿O que en el ISSSTE de Querétaro los cadáveres sean bajados a rastras por las escaleras porque está descompuesto un elevador? ¿O que los pacientes con VIH tengan que cerrar calles para que el ISSSTE les dé sus medicamentos?… ¿O que en el Instituto Nacional de Neurología se suspendan 211 tratamientos porque no hay dinero?

Como el presidente se zafa de cualquier responsabilidad diciendo que él tiene otros datos, aquí le damos los que flotan en la maldita realidad: Más de 1,000 muertos en el país en los primeros 12 días de este mes; sólo el sábado 9 ocurrieron 113 asesinatos; el petróleo cayó 23% sólo en 7 semanas; los secuestros crecieron más del 100% en la Ciudad de México; también aquí en el DF te asaltan y matan por 30 pesos. Y así, hasta el infinito las ineptitudes de este gobierno…

No por nada Susana Zabaleta pidió perdón a los mexicanos por confiar en López Obrador, fue una “estúpida esperanza” dijo. No por nada encuestas dicen que los mexicanos perdieron la fe en el presidente y que el 42.5% votaría por su renuncia. No por nada el ex presidente Calderón llama “cobarde” a Amlo por atacar a la sociedad civil que pide amparos contra el aeropuerto en Santa Lucía. No por nada numerosos intelectuales dicen que la Guardia Nacional representa una “estrategia de guerra”.

Y no por nada millones de mexicanos pensamos que Trump domesticó al gobierno de México con la finta de los aranceles y que López Obrador quedó reducido a cazar migrantes de Chiapas a Tamaulipas para apaciguar a su diabólico vecino. Finalmente, México pagará el muro de Trump. Es un muro humano que provocará dolor, muertes y vejaciones. Un gobierno “de izquierda” haciéndola de mandadero del coloso americano.

TWITTER: @cantonguillermo

FACEBOOK: guillermo.canton.z

INSTAGRAM: guillermocantonzetina

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here