Inicio Columnas ESPERANZA, LA PRUEBA QUE DÁDIVAS NO ABATEN POBREZA NI DELINCUENCIA

ESPERANZA, LA PRUEBA QUE DÁDIVAS NO ABATEN POBREZA NI DELINCUENCIA

201
0
Esperanza ¿abandonada por la 4T? (Foto especial)

*¿Fraude electoral del 2006? Que le pregunte López Obrador a Olga

*¿El garrotazo al avispero? Que pregunte a Cárdenas Batel

Por Martha Elba Torres Martínez

El caso de Esperanza, la joven sicaria que cobraría 5 ó 25 mil pesos por asesinar a los dos israelíes en Plaza Artz en la Ciudad de México, viene a ser la prueba viva de que repartir dinero a lo bruto, no abate pobreza ni delincuencia.

A sus 33 años de edad y con dos hijos, la chica no tenía trabajo y tampoco ninguna oportunidad en la era de la 4T. No aplicaba para “Jóvenes Construyendo el Futuro” y “Jóvenes Escribiendo el Futuro”, diseñados para las y los de entre 18 y 29 años de edad; menos para la pensión de adultos mayores o la de discapacidad; imposible “Sembrando Vida” que es para el campo, o para la “Reconstrucción” tras los sismos, y se la pela con la de “Desarrollo Urbano y Vivienda”, porque solo aplica para 14 ciudades fronterizas.

A lo más que podía aspirar era a las becas para sus hijos.

Por la edad de Esperanza, chavitos de primaria y secundaria. Si fuera la situación, el apoyo económico es de $375.00, durante 10 meses del ciclo escolar o lo correspondiente a partir de la firma del Convenio. Y eso si hay dinero y pasan los filtros de selección. (Fuente: https://www.becas.sep.gob.mx/beca/128/show). De los 9 programas en operación –que no son 25 como lo prometió Amlo-, solo le quedaba “Tandas para el Bienestar”, que le podía prestar 6 mil pesos para poner un comal de garnachas. (Fuente: https://www.nacion321.com/gobierno/eres-mexicano-checa-si-puedes-recibir-uno-de-los-9-apoyos-del-gobierno-de-amlo)

Pero como Esperanza, son millones de mujeres mayores de 30 años, que la 4T dejó al garete.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), al segundo trimestre de 2018, de la población total en edad de trabajar (93.1 millones), 55.3% de las mujeres  económicamente activas de 15 y más, no tienen acceso a trabajos formales. De esta PEA de mujeres “sin acceso a trabajos formales o con interés para trabajar pero sin expectativas de inserción laboral”, la proporción de población femenina desocupada era: 30 a 39 años (51.7%) de 40 a 49 años (52.6%), 50 a 59 años (56.0%) y de 60 y más años (72.6%) Fuente: http://cedoc.inmujeres.gob.mx/documentos_download/MHM_2018.pdf)

Entonces, realmente ¿qué están haciendo el gobierno morenista y López Obrador por mujeres como en la situación de Esperanza?

Por eso, hayan sido 5 mil o 25 mil pesos por el “trabajo” -para el caso es lo mismo-: no resolvía su condición de pobreza y ahora deja a los niños en el desamparo y lo peor, señalados en su pobre colonia de la alcaldía Tláhuac.

Pero el tema no es ella, sino un gobierno incompetente y un Presidente que se esfuerza por justificar su incapacidad en el pasado, eludiendo el presente.

Y esto viene a cuento, por sus declaraciones ayer en la mañanera, al remontarse –¡háganme el favor!- al que llama el fraude electoral del 2006, y que por eso está el país como está:

“Ese fraude causó muchísimo daño, porque impusieron a (Felipe) Calderón y su primera decisión, su primer acto, fue declarar la guerra al narcotráfico, sin tener elementos, sin saber del porqué de la inseguridad y de la violencia, sin atender las causas. Fue pegarle un garrotazo a lo tonto al avispero, y eso desató esta violencia que todavía se padece, muertos, fosas clandestinas, desaparecidos, por el fraude del 2006”.

No pues, si así las cosas, si Eva no le hubiera dado a tragar la manzana de la sabiduría a Adán, y éste no habría sido un pinche chismoso y sacatón, la mujer no sufriría en el parto ni habría sido sujeta a la “propiedad” del marido.

Pero atrapado en sus flashbacks, para López Obrador sería bien fácil dilucidar sobre el supuesto fraude electoral del 2006. Nada más que le pregunte a su secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien era ministra de la Corte y que avaló los 251 mil votos de diferencia a favor de Calderón Hinojosa.

Y sobre el combate al narcotráfico que inició Felipe Calderón en Michoacán, que le pregunte a su jefe de asesores, Lázaro Cárdenas Batel, que era gobernador del estado.

Pero como no lo va a hacer, porque entonces echa abajo su propio discurso retórico, comparto algunos fragmentos de un reporte, muy aproximado a la realidad imperante del momento, de Alberto Nájar, publicada en La Jornada el sábado 19 de noviembre de 2005, para que se entienda porqué, el entonces Presidente panista prefirió hacer algo y no quedarse cruzado de brazos, como López Obrador.

Nada más para abrir boca, el Intro:

“Desde el gobierno dicen que es un pleito de cárteles por controlar las rutas del narcotráfico, un panorama similar a otras regiones del país. No es así. En Michoacán, la ola de violencia rebasa límites, e incluye a alcaldes, comandantes de policía… y funcionarios del gobierno estatal. El presidente Vicente Fox ordenó aplicar todos los recursos y la fuerza de su administración para frenar a la delincuencia, pero el resultado es magro: la semana pasada se cometió la ejecución 258 en lo que va del año.

“En lo que va del año, en Michoacán han ocurrido 258 ejecuciones, y al menos la mitad se han presentado en las zonas de la Costa y Tierra Caliente.

“La geografía de los ejecutados comprende municipios como Uruapan, Nueva Italia, Aguililla, Buenavista Tomatlán, Tzitzio, Aquila, Apatzingán, Huetamo, Coahuayana y Lázaro Cárdenas, entre otros, donde el cultivo de mariguana y amapola se practica desde hace varias décadas.

“La novedad es que ahora la violencia alcanzó a la capital, Morelia, donde las ejecuciones se realizan prácticamente a cualquier hora. Apenas la semana pasada ocurrió la más reciente, en un fraccionamiento residencial.

“La Procuraduría General de la República (PGR) y el gobierno local afirman que se trata de una disputa entre los cárteles del Golfo y del Milenio por las rutas del tráfico de drogas, pero a diferencia de otros estados donde los ataques se dirigen a integrantes de bandas rivales, en Michoacán nadie parece estar a salvo: entre los muertos se cuentan lo mismo presidentes municipales que comandantes de policía.

“El caso más evidente fue el asesinato el pasado 16 de septiembre, del secretario de Seguridad Pública de la entidad, Rogelio Zarazúa Ortega, ejecutado frente a su familia en un restaurante de Morelia. El funcionario era responsable, por parte del gobierno michoacano, del programa México Seguro, implementado precisamente para terminar con la ola de homicidios de este año.

“La muerte de Zarazúa Ortega se interpretó como un abierto desafío al gobierno de Lázaro Cárdenas Batel, quien recibió el respaldo inmediato del presidente Vicente Fox” (Fuente: https://www.jornada.com.mx/2005/11/19/mas-najar.html). Continuaría Calderón Hinojosa y luego Peña Nieto.

Cierto. A Michoacán le costó mucho esos 10 años (2006-2016) de guerra al crimen organizado, pero hoy, el estado se ubica entre los primeros 10 con baja incidencia delictiva en comparación con el resto del país.

De acuerdo a las estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), Michoacán es el estado con menos delitos en relación con los vecinos Jalisco, Guanajuato, México, Querétaro y Colima.

Sí. Siguen apareciendo ejecutados y descabezados por muchos lados y también, es resultado de la lucha de los grupos criminales por los territorios, en el caso de Morelia, como lo ha dicho y redicho el alcalde morenista Raúl Morón. Pero indudablemente no estamos como en otros tiempos.

La fórmula, desde mi perspectiva: el gobernador está al frente de la estrategia y en coordinación con el Gobierno Federal. Ahora con el de López Obrador, y que hay que reconocerlo, ha facilitado y no obstruido los planes.

Aun así, son puras chaquetas mentales las de Amlo, con eso de echarle la culpa a los de atrás. Y por mi parte,

 me sujeto a lo que dice la Brain Reserch Institute: la puñeta mental es el acto de imaginar cosas irreales o falsas y tomarlas como verdaderas, y/o interpretar deliberadamente un hecho, o acto de forma errónea, para evadir una realidad. (Fuente: Wikipedia)…