Inicio Columnas ¿FALTARÍAN O SOBRARÍAN PATROCINADORES A LATINUS?

¿FALTARÍAN O SOBRARÍAN PATROCINADORES A LATINUS?

98
0

*Julio Se Roa y enlapolitika.com, crítica a los críticos

*La “mano derecha”, Pascual, nunca Olamendi

Por Martha Elba Torres Martínez

El periodismo ciudadano o periodismo 2.0, sin duda es un fenómeno de la actualidad social gracias a las redes. Millones de personas en el mundo, que en el lugar correcto y en el momento exacto, a través de sus dispositivos, participan en los procesos de  producción y difusión de información que a su juicio es de interés público.

De este periodismo, digamos callejero, se nutren muchos medios de comunicación y digamos, el periodismo profesional, que en la aplicación estricta de las técnicas, deben ante todo tamizar esa información con la verificación de datos o imágenes para comprobar su veracidad.

Bajo esta figura de periodista ciudadano busqué ajustar a Julio Se Roa, un latino estadunidense de Chicago, que se define como “reportero independiente” -free lance-, y que hasta ahora captó mi rada, con su publicación sobre el supuesto financiador o dueño de Latinus, Miguel Alonso Olamendi, ex secretario particular del gobernador de Silvano Aureoles, quien hace más de semana fue entrevistado por Carlos Loret de Mola.

En su video, Julio revela que a través de un chat, le dieron a conocer la identidad del dueño de Latinus: Alamendi, y recalca reiteradamente su cercanía con Aureoles Conejo: “su mano derecha”. Luego entonces, el hijo de Alonso Raya es el prestanombres del gobernador.

Una somera investigación en la web, le habría aportado a este “reportero independiente” mayores elementos sobre Olamendi -apellido de madre- y su relación con el gobernador michoacano. Todos los periodistas de Michoacán la conocimos. Que unos se hayan hecho guajes, es otra cosa.

El 30 de septiembre de 2015, que Aureoles dio a conocer a los integrantes de su gabinete, mencionó a Miguel Alonso Olamendi como responsable de la representación de Michoacán en la Ciudad de México.

Supimos de él, hasta el 16 octubre de 2016, que lo presentó en Palacio de Gobierno, como nuevo secretario particular, entre otros relevos. De todos, el área de prensa, proporcionó las currículas, menos la de Olamendi. No cayó nada bien el nombramiento: a un total desconocido, hasta para los medios, le daba el poder del picaporte de su despacho.

El columnista Mauricio Flores, en La Razón, del 5 de noviembre de 2015, escribió: “Junior de izquierda. El esfuerzo de Silvano Aureoles para devolver tranquilidad y prosperidad a Michoacán, puede enfrentar fuego amigo. Y es que entre el personal de The Palm o Sence, la leyenda es la de Miguel Alonso Olamendi que entre grandes convites y rubicundas francachelas, se ostenta como “operador de los negocios” en Michoacán en seguridad pública, salud e infraestructura. Además, es sabida su afición por rentar jets Hawker 800 cuya matrícula empieza con “N”. ¿Será? Ojalá y no”. (http://www.razon.com.mx/spip.php?page=imprimir_articulo&id_article=283699)

Pero además de Jr. y fiestero, era un irresponsable. En la página Poderjudicialvirtual.com aparece el expediente 1030/2011 del juicio de controversia familiar sobre pensión alimenticia promovido por Hadid Lores Suely en contra de Miguel Alonso Olamendi.

Por conversaciones off the record, supe que quien le endilgó a Silvano a Olamendi, fue su padre Alonso Raya, que junto con Pepe Guadarrama, se le pegaron como lapas una vez que ganó en 2015.

El único que ahí sigue es el hidalguense, porque el guanajuatense Raya se esfumó de repente.

La razón era obvia. El 24 de mayo de 2017, La Neta Noticias subió un par de fotografías y una nota, del secretario particular y del asesor Salatiel González, en una casa de Acapulco, durante las vacaciones de Semana Santa. Según la denuncia anónima que reprodujo el portal, ambos funcionarios públicos estuvieron acompañados por mujeres y viajaron en un avión pagado por el Gobierno del Estado de Michoacán.

Además, la carta enviada a LNN narra que Miguel Alonso Olamendi “es muy esplendido con sus acompañantes a quienes les regala bolsas europeas carísimas que tienen un costo que va de 30 hasta 40 mil pesos, además obsequiar joyas y anillos marca Tiffany que cuestan desde 100 a 200 mil pesos”.

Tras el escándalo, Miguel Alonso y Salatiel salieron por la puerta de atrás de Casa de Gobierno en muy malos términos. Por meses no hubo nuevo nombramiento, hasta el 4 de abril de 2018, que el área se transformó en la Jefatura de la Oficina del Gobernador y desde entonces está el doctor Erick López Barriga, todo un profesionista y político discreto.

Todo esto permite delimitar con elementos comprobables, el objeto de la publicación de Julio Se Roa, que no era Carlos Loret, incluso ni el propio Olamendi, porque una simple búsqueda lo hubiera conducido a esas fotos y nota de La Neta. Por tanto, en la mira estuvo Aureoles Conejo y que este viernes recibe al presidente López Obrador en Michoacán. Por lo menos así confirmado al cierre de esta entrega.

Confieso que me habría gusto encuadrar a Julio en el periodismo ciudadano como parte de los ecosistemas mediáticos estadunidenses. Pero no. En su canal de YouTube, La Voz de Julio y su sitio en la politika.com está dedicado a los críticos de la 4T, particularmente contra periodistas, como Ricardo Alemán, Ciro Gómez Leyva, Joaquín López Dóriga, con quienes ya se ha aventado sus buenos rounds, y hasta ahora me entero.

Pero eso no ya ni siquiera es relevante, porque el mismísimo Presidente de la República pidió a las y los mexicanos que se definan: están conmigo o contra mí.

Dos cosas a resaltar:

Se equivocó Julio rotundamente en que Miguel Alonso Olamendi haya sido la “mano derecha”. Todo Michoacán lo sabe, particularmente periodistas y políticos: la mano derecha de Silvano siempre fue Pascual Sigala, quien falleció en mayo pasado. Son hermanos desde la Universidad, e inseparables desde que los conocí, allá en 1989. Eran unos chavalitos echando madrazos junto a Cuauhtémoc Cárdenas y el Frente Democrático Nacional.

La segunda. Que como predicador religioso -en este caso político- pida contribuciones económicas para realizar su trabajo. Lo que sea, 2, 4 ó 60 dólares, como lo premiaron ayer por difundir la nota de Latinus, Olamendi y el gobernador michoacano. ¿Qué le duele? Los 350 mil pesos que cuesta la producción de cada programa de Loret y Brozo, mientras él carga su camarita y lo graba su esposa.

¿Quién financia realmente Latinus? Sepa. Eso sí, queda muy claro que hay un montón dispuestos a patrocinar.

Como se esta patrocinando desde la 4T…

                                                                               ***

La fabricación de esta noticia de Julio Se Roa, tiene un objetivo interesante, en cuanto pretendió meter ruido en el encuentro previsto para este vienes en Michoacán.

Hay tantas cosas que tendrían que hablar Silvano y Amlo sobre el estado y sus apremiantes necesidades, que andar aclarando si fondea o no, los putazos de Loret y Brozo, que son de años y por eso les costó sus espacios en Televisa y Aire Libre.

Otra cosa es importante que conozca López Obrador de viva voz de Silvano, son las razones de la controversia constitucional por la militarización de la seguridad pública, con efectos solo para Michoacán. De carácter nacional, fue la promovida por Laura Rojas, presidenta de la mesa directiva de la Cámara de Diputados y que ayer mismo, había dado entrada la Suprema Corte de Justicia de la Nación. A la estatal se dictará sentencia en unos meses más.

Y es que es muy valioso que López Obrador escuche más allá de su corte de lacayos. Le endulzan el oído, le dicen que todo esta bien afuera, cuando está de la chingada, como lo ha comprobado en sus recorridos. No hay parada, donde no le brinque el Frente Nacional Anti Amlo, o los frenaas, como ya se les comienza a motear en las redes.

Pidió definiciones y ahí están. Caravanas espontáneas por calles de cualquier ciudad y a cualquier hora, claxonazos y ¡fuera Amlo!

Si le cantan al oído que son poquitos, puros prianistas, puede que sí. Y habrá perredistas, e independientes, apartidistas, votos blancos y nulos, valemadristas. Pero las cifras no mienten.

De entrada, los 25 millones que jalaron con el PRI, PAN y PRD, porque Amlo no los cautivó, como al 1.5 millones que prefirieron anular que votar por él o por otro candidato. Y qué tal los 35 millones que nunca votan y resultó peor.

Entonces, es entendible, que no aceptable, que el Presidente quiera meter mano el próximo año. Lo que puede suceder, es que se pedirán observadores electorales de todos los países democráticos para que constaten otra elección de Estado…

                                                                               ***

LA COMIDILLA El mosco que habrá picado al secretario de Gobierno, Carlos Herrera, para tundirle a la Secretaría de Salud con el caso de las fiestas patronales en Purépero. La doctora Diana Carpio está en su chamba y bastante tiene con la pandemia, para responder a golpeteos políticos

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here