Inicio EdoMex Febril operativo: suda en Ecatepec con la cuenta regresiva para recibir al...

Febril operativo: suda en Ecatepec con la cuenta regresiva para recibir al Papa

*Un hospital rodante y otro inflable seguirán permanentemente al pontífice, en secreto *Nada al azar: cada milímetro, medido; cada segundo contabilizado; cada paso, calculado *La Fuerza Aérea escoltará al jet Papal; espacio aéreo cerrado, horas antes y tras aterrizar *La Avenida Central vibrará como la ruta de los Desfiles del DF: valla de 8.8 kilómetros. *10 horas para acomodar a 350 mil en graderíos; el meteorológico promete buen clima

660
0
Foto especial//El gobernador, Eruviel Ávida, explica pormenores del operativo en Ecatepec, para recibir al Papa Francisco en El predio el Caracol.

Joaquín Herrera

CD de México, enero de 2015 (agencia acento) Nada al azar: cada segundo, cronometrado. Cada milímetro, medido. Está ensayado cada paso del Papa Francisco. Al entrar al espacio aéreo mexicano  su jet será escoltado por la Fuerza Aérea Mexicana y se cerrará a todo vuelo.
Miles de tropas y de efectivos de gendarmería, voluntarios civiles y religiosos, saben que todo es “para ayer”…y no dormirán bien. Cuentan las horas y vigilan cada pendiente. Desde su arribo, el  Día del Amor, el 14 de febrero, los responsables de la seguridad vivirán con el Jesús en la boca.
Avenida Central, como la ruta de los desfiles del DF

Para su visita a Ecatepec (al norte del Valle de México) el municipio más poblado del país, la avenida Central –que intercambia un millón diario de viajeros entre la capital y el Estado de México-  será un escenario fílmico: una muchedumbre con matracas, tambores y banderitas, disputándose la atención del visitante.

Como parte de la senda de 8.8 kilómetros que recorrerá el Papamóvil,  al Santo Padre seguro le impactará tener a la vista en su lento recorrido un tumulto de griteríos y alharaca.
Las gradas a sus flancos, repletas del gentío en ellas y sobre el pavimento (algo como dos millones de almas) que lo ovacionarán y le cantarán seguro que levantarán su ánimo, de por si elevado siempre.

Ese manchón multicolor, para entonces ya habrá esperado entre diez y 24 horas por su arribo,  porque nadie querrá perder lugares preasignados para verle y vitorearlo. Nadie se perderá de la banderita de blanco y amarillo, con el escudo del Estado Vaticano, para sentir que en ella se queda un trozo del Pontífice. Lo atesorará por años.
En su momento, algo similar pasó con los Kennedy o De Gaulle, los reyes: su estampa quedó grabada en monedas emitidas ex profeso y en timbres postales que hoy forman colecciones.
A Juan  Pablo II, estos recibimientos, terminaron por moverlo a declararse mexicano y  a completar cinco visitar. La despedida fue un dardo al alma de la multitud en la Basílica de Guadalupe: “Me voy pero no me voy”.
El Servicio Meteorológico, “prometió” un día de primavera adelantada, clima benigno y soleado, cuando suele avisar su llegada  el estiaje, con  vientos leves.

Sobre el pavimento se necesitará una valla humana de brazos extendidos, frente a la que, además, un listón blanco y amarillo, fijará el límite de seguridad.

Nunca el Estado Mayor Presidencial habrá sudado la gota gorda para proteger a un dignatario en visita oficial, como ahora.

Más tensión que cuando Kennedy o De Gaulle
Esta vez todo parece superar en cuidados a cuando vinieron John y Jaqueline Kennedy  –que recorrieron el Paseo de la Reforma, la ruta de los desfiles- en auto descubierto de su anfitrión, Adolfo López Mateos; o cuando hizo algo parecido el héroe de dos guerra mundiales, Charles De Gaulle y no se diga, la visita de los Reyes de Bélgica, Balduino y la aristócrata española, Fabiola, por la que miles de recién
nacidas fueron bautizadas  con nombre, pero más el de Jacqueline.

La avenida central será el mayor dolor de cabeza en el Valle de México para tropas de élite y efectivos de inteligencia, que decidieron que el predio trasero a la Unidad de Estudios Superiores de Ecatepec, será lo nunca visto:

Dividido en 34 “islas” y divido en nueve “miniislas” será un sillerío para asistir a la misa papal que servirán a 300 mil feligreses. ¿De dónde las sacarán?
Expertos en computación y electrónica y acústica calcularon que la voz del Santo Padre tendrá que recorrer el escenario hacia 34 pantallas en el propio escenario y otras en el resto de Ecatepec, un municipio de 2.5 millones de almas.

La voz e imagen de 79 años, recién cumplidos en diciembre, presidirá un templete inspirado y copiado milimétricamente del altar de Tlalmanalco, uno de los cuatro Estados Mayores de Chalco llamado Tlalmanalco / Tlacochcalco.
Entre los cuidados de seguridad pública, se entreverán los de la salud del primer papa latinoamericano:

Un hospital rodando, estará a “metros” del papamóvil, sin que él lo sepa, pero también para imprevistos de la muchedumbre que se moverá a su derredor.

En El Caracol, donde probablemente concelebrará con obispos de diversas regiones del centro mexicano, habrá incluso un hospital inflable con instalaciones para afrontar urgencias de terapia intensiva incluso con quirófano y banco de sangre.

Osorio, descarta “sorpresas” de maestros
Por algo el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong dijo que todo está previsto en materia de seguridad, incluso descarta que los maestros de la CNTE, que amenazaban hacer un tango al Papa argentino, vayan a entorpecer el programa previsto.

Está previsto que el jet papal entrará a territorio mexicano, escoltado por cazas de la Fuerza Aérea Mexicana; se cerrará el espacio aéreo y se reabrirá una horas después de su aterrizaje. Y el operativo de seguridad así involucrará a miles de efectivos por aire, tierra y mar, incluso voluntarios civiles y religiosos.

Los accesos al predio para la misa que concelebre el heredero de San Pedro, El Caracol, estarán bajo control del obispado de Ecatepec.

Para esto, la agenda elaborada para controlar al gentío interesado en asistir, prevé que tendrán que acudir a las cero horas para iniciar la ocupación ordenada del graderío que días antes estará instalado a ambos flancos de la avenida Central.

Así, se prevé que se necesitarán casi diez horas, porque 30 minutos antes de la cita del Papa con El Caracol, todo deberá estar en orden, con disciplina de seminario: los ocupantes de las gradas habrá aprobado el cerco de seguridad, con retenes aquí y allá; arcos detectores de metales y otros. Nadie podrá acceder con objetos peligrosos, ni siquiera envases de refrescos de vidrio..

La voz del  Sumo Pontífice número 266 -maneja una docena de lenguas- hablará en español, por supuesto, pero simultáneamente correrá a los satélites para cruzar el Pacífico y el Atlántico, desde el escenario que se monta desde ya en Ecatepec sobre 45 hectáreas

El domingo, desde su salida de la embajada de El Vaticano en la colonia Florida, el Papa casi no tocará suelo mexicano. Despegará desde un jardín improvisado como helipuerto
–volará a territorio de Ecatepec, distante unos 35 kilómetros- sobre una ciudad de 20 millones de seres, ya de habitantes o visitantes.
Su bólido, de cristal t metal, una figura en forma de cubo con techo levemente reducido, está montado, será nuevamente su transporte, salvo tramos largos que es preferible el helicóptero.
En aire, siempre escoltado por una flotilla de aparatos que suelen patrullar el Valle de México- su helicóptero se posará en la punta sur de la avenida Central, a espaldas de la Basílica de Guadalupe- precisamente en avenida Venta de Carpio. Es decir, en el área del Bellisco.
El Papa Francisco caminará unos pasos para alcanzar su Papamóvil. El transporte blindado, es un cubículo de cristal de casi una pulgada de espesor; soportaría un eventual ataque de armas de fuego de grueso calibre.

Papamóvil, burbuja de cristal, blindada

El Papamóvil es un Mercedes-Benz modificado con el habitáculo vidriado en la parte posterior; el Papa puede ir sentado o de pie. Se usa este sistema, tras el atentado a Juan Pablo II (mayo de 1981, que casi le cuesta la vida. Sólo en algunas ocasiones ha sido conducido con las ventanillas bajas.

Así, el Sumo Pontífice ahora emprenderá el lento avance para saludar a cientos de miles, apoltronados en gradas de metal y madera y los mas en el pavimento formando una valla interminable, en ambos flancos hasta llegar a la Unidad Habitacional de Las Américas.

El gobernador mexiquense, Eruviel Ávila Villegas, quien entró a la última etapa de su sexenio en el poder, des parte de quienes se han entregado a prever cada caso del papa en el territorio a su cargo. Obvio, todo bajo una coordinación general del gobierno federal, con apoyo de civiles, especialmente los obispos.
La cuenta regresiva avanza como la tensión que abraza al corazón de México.

 

 

 

 

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here