Inicio Columnas FERNANDO ESPINO, SE QUEDARÁ SIN FUERO Y ES CANDIDATO AL PRESIDIO

FERNANDO ESPINO, SE QUEDARÁ SIN FUERO Y ES CANDIDATO AL PRESIDIO

El cacique del Sindicato del Metro vive sus últimos momentos de impunidad

4549
0

 

Por BLAS A. BUENDÍA

Especial Expediente Ultra

Quien se creía el dueño plenipotenciario de un sindicato local que por razones inexplicables todavía lo levantó como “nacional” sin serlo en todo su amplia gama federal, puede quedar  sin el fuero constitucional a través del cual cometió infinidad de fechorías en contra de sus agremiados y civiles; es inminente que el diputado local Fernando Espino Arévalo, que vive sus últimos momentos de impunidad está a punto de ir a parar a la cárcel.

Es la lectura que muchos de sus agremiados integrados al Sindicato “Nacional” de Trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo-Metro, dibujan y vaticinan que la caída del líder charro del Metro, ya es inminente, en algún par de semanas, a más tardar, meses. Es decir, que los más de 30 años de cacicazgo del dictador vitalicio, tendrá un dramático final, que está bajo reserva.

El dramatismo del fin de los cacicazgos sindicales no solo en México sino en el mundo entero, siempre se ha dado como si fuera una película de suculenta sicopatía llena de terror, una amalgama de trastornos, de perturbaciones, saturada de anormalidades, complejidades y desequilibrios mentales, hasta alcanzar la demencia disfrazada, conjugada con manías chifladas de iracunda satisfacción.

Y si bien se le puede atribuir al cacique incómodo del Metro, el tren de Fernando  Espino Arévalo, metafóricamente se descarriló, se fue al precipicio sin retorno, se trepó a un tobogán que la Mafia del Poder tricolor ya no lo protegerá más porque, una vez que regrese a la civilidad común, su egolatría imperialista al muy estilo maximalista, emulará a los niños de la calle, solo que transformado en un personaje en condiciones de calle, de quien nadie velará para salvar su pellejo y no ir a parar a la cárcel.

Claro está que la complejidad de la justicia en México podría “defenderlo” a diestra y siniestra con los patrañas y recovecos legales, pero el núcleo de trabajadores de “su” sindicato, lo obligará a recular porque “no hay cáncer que dure 100 años”, o más bien, hasta el mismo Peje que en el año 2001 lo quiso enviar a prisión, por un delito que no prescribe como…, ataques a las vías generales de comunicación, un paro loco de labores en aras presupuestales, que aun mal se recuerda.

Pese a que el PRI resultó el ganador de las elecciones federales, del 7 de junio del 2015, no todos quedaron contentos, pues hubo daños colaterales.

Mientras más triunfos menos pluris, así que derivado de estas fórmulas quien quedó fuera de una diputación fue nada menos que el líder del sindicato del Metro, Fernando Espino Arévalo, a quien esta vez, sí le falló el chapulinazo, rompiéndosele la cuerda del trapecismo político circense, con singular caída mortal, es decir, saltar de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal a la Cámara de Diputados de San Lázaro.

Ahora, ya sin fuero, se tendrá que dedicar de lleno a “su” sindicato, a entablar una lucha política suicida en contra del director del Metro, Joel Ortega Cuevas, cuyos personajes carecen de cierta amistad o de complicidad, toda vez que el funcionario de la administración local emanada del Partido de la Revolución Democrática (PRD), acentuará ahora la consiga de acabar con “el enemigo número uno de la ciudad de México”, Fernando Espino Arévalo.

Y por si fuera poco, Espino Arévalo, de quien se dice tuvo que cambiar su nombre de “Pascasio” por “Fernando” –allá en sus años mozos, porque no le gusta ese patronímico-, cometió otra irregularidad de convertir “su” sindicato en un amplio negocio del pugilismo profesional, al darle mala utilidad a las instalaciones del gremio sindical, en un establo de púgiles.

 

 DESVERGONZADO CINISMO

El columnista político Vladimir Galeana Solórzano, con fecha del 30 de julio de 2013, hacía una crítica referencial del desvergonzado cinismo del charro Espino Arévalo, en un artículo insertado en “Sin Punto y Coma”, describiendo lo siguiente:

…Fernando Espino Arévalo siempre ha sido considerado por los miembros del Partido Revolucionario Institucional como un pillo redomado.

…Pero debo aclarar que no por las cúpulas, quienes en la mayor de las veces se han convertido en cómplices del líder, sino por las bases mismas que saben de qué pie cojea el afamado y saltimbanqui diputado.

El cacique incómodo del METRO Foto: redpolitica.com
El cacique incómodo del METRO Foto: redpolitica.com

…Pero también saben que colocarse frente a él significa poner en riesgo la integridad física por la proclividad que “el señor diputado” tiene para utilizar la violencia contra aquellos que no comulgan con su forma de hacer política, aunque para muchos lo que hace no es política sino hamponería, y tienen mucha razón, porque los procedimientos para la acumulación de riqueza y para eternizarse en el sindicato del Metro distan mucho de la decencia.

…María de los Ángeles Moreno Uriegas y Beatriz Paredes Rangel fueron sus protectoras durante mucho tiempo y lo incluían en las listas de plurinominales porque señalaban que había que darle protección para evitar que los perredistas se apoderaran del sindicato.

 

…El señor Espino Arévalo lleva así el nada despreciable récord de seis legislaturas seguidas asaltando los derechos de la militancia que trabaja todos los días para hacer méritos, pero se ha privilegiado la hamponería.

…Ha sido diputado tanto por el PRI como por el Partido Verde, y son sus amigas y sus amigos quienes le otorgan el registro sabedores de que en el momento en que se quede sin fuero podría ser aprehendido por diversas causales que mantiene pendientes con la justicia capitalina.

…Para decirlo de otra forma, las cúpulas partidistas han estado de acuerdo en otorgarle protección a sabiendas de que tiene cuentas pendientes con la justicia.

…Hace unas semanas los medios de comunicación dieron a conocer la forma en que ha detentado durante mucho tiempo locales dentro de las instalaciones del Metro colocando giros prohibidos por protección civil, como es el caso de un local de comida caliente y tacos con la utilización de tanques de gas en el Metro Juanacatlán, donde incluso su hijo vende bebidas embriagantes pese a la prohibición expresa tanto de la Delegación Cuauhtémoc como de la dependencia encargada de la protección civil en el organismo de transporte, lo que quiere decir que también el gobierno perredista se ha encargado de mantenerlo en la impunidad.

…Una nueva investigación insertada en los medios de comunicación se dio a conocer ayer, y señala que el señor Fernando Espino Arévalo mantiene a por lo menos 22 familiares dentro de la nómina del Sistema de Transporte Colectivo, Metro.

…Entre ellos ubicaron a su pareja e hijos con salarios superiores a los veinte mil pesos, y que en conjunto rebasan el medio millón de pesos al mes.

…Por si eso no fuera suficiente, el Comité Ejecutivo Nacional del sindicato ocupa 42 plazas de confianza, cuando debieran ocupar de base, con sueldos de veinte mil pesos mensuales.

…Entre familiares y planilla sindical cuestan cerca del millón de pesos al mes a los capitalinos, sin contar las cuotas de los trabajadores que maneja a su libre albedrío.

…Vaya con la joyita en que se ha convertido el señor Fernando Espino Arévalo. Al tiempo.., puntualiza la publicación.

 

NEGRO HISTORIAL

El historial de Fernando Espino Arévalo “es más negro que lo negro”, obran en su contra infinidad de averiguaciones previas que la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, las tiene bajo reserva de ley.

 

Una fuente confiable del aparato de justicia capitalino, revela que después de concluida la actual legislatura de la ALDF, y que al perder su fuero, el cacique del Metro, en cualquier momento pasará su primera noche en el Reclusorio Preventivo Norte, o directamente a la Penitenciaría de Santa Martha Acatitla, para ir deslindando responsabilidades civiles y penales.

VIVIR DE LOS TRABAJADORES

El periodista Miguel Ángel Velázquez, editor de la sección Ciudad del periódico La Jornada, hacía un recuento del famoso Fernando Espino Arévalo.

…En el sexenio pasado el personaje guardó un silencio inusual, pero ahora vuelve a la carga con la amenaza de parar el Metro de la ciudad, sin ningún otro motivo que atacar al gobierno de Miguel Ángel Mancera.

…Nos referimos, desde luego, a Fernando Espino Arévalo, quien pertenece a esa estirpe de caciques sindicales alimentados por el priismo, que se perpetúan en las organizaciones de los trabajadores y sólo obedecen consignas de su partido, aun en detrimento de los mismos trabajadores.

…Espino vive de las cuotas de los empleados del Metro desde 1978, y junto con el líder del sindicato de Pemex, Carlos Romero Deschamps, y Elba Esther Gordillo, por citar a algunos, forma parte de eso que se conoce como poder fáctico, que hoy, con el nuevo PRI, cobra bríos.

…Mirar de cerca la trayectoria de este líder es enterarnos de cómo se juega en las trincheras del PRI, que nunca lo ha desamparado.

…Así, Espino se convierte en diputado federal en la 55 Legislatura, de 1991 a 1994; luego fue diputado local propietario en la segunda Legislatura de la ALDF, de 2000 a 2003; posteriormente diputado federal propietario por el PVEM a la 59 Legislatura, de 2003 a 2006. Regresó a la ALDF, con la marca del Panal, de 2006 a 2009; tras este periodo fue diputado federal suplente de 2010 a 2012, por el PRI, y ahora está de regreso en la ALDF como diputado, desde 2012 al 2015, que ya está por concluir la presente legislatura.

…Como ocurriera en el 2001, en la administración del Peje (Andrés Manuel López Obrador), Espino Arévalo quiere parar el Metro si no se cumplen sus exigencias, aunque estén fuera de la ley, y la presión que trata de ejercer no va en favor de los trabajadores, sino de la estrategia priista por meterse, a costa del desprestigio del gobierno actual, en la ciudad de México.

…El asunto de este lío, que amenaza con parar el principal sistema de transporte público del Distrito Federal, es saber cuál es el móvil del crimen que pretende Espino, y quién o quiénes están atrás de sus intenciones, porque lo que sabe este líder es que lo que pide al gobierno -quedarse con más de 90 por ciento de las plazas del sistema de transporte- es imposible, incluso ilegal.

 

…Por tanto, sus presiones deben tener algún fin, que aún no confiesa, pero que seguramente están ligadas a su partido.

…Sabe también que en la estrategia priista dañar a Miguel Ángel Mancera, es decir, parar el Metro, sería ideal para sus empeños, y por eso pretende ir hasta donde tope con tal de asestar el golpe. Ayer por la tarde se celebró una reunión entre el sindicato y las autoridades del Metro, y las exigencias de Espino no parecen haber cedido, así que la amenaza priista en contra de Mancera sigue en pie. Ya veremos.

…Concatenados estos artículos periodísticos, se vislumbra un complot de Espino en contra de la funcionalidad Metro, particularmente en contra del Jefe del Ejecutivo local, lo que traerá su inmediata consignación, y una vez al caer al bote, la dinastía Espino vivirá el inicio de un dramático final que ha perdurado por 30 años de impunidad.

“¡Soy del Metro, y qué…!”, es el grito de guerra de muchos trabajadores entreguistas que a pesar de las circunstancias, no ven más allá del suceso de lo que le va a pasar en el futuro inmediato. “¡Fernando Espino, en la cárcel!”

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here