Inicio Columnas FORTUNA

FORTUNA

83
0

Juan José Herrera

Es cuestión de días o quizá horas para que el suplente del ministro Eduardo Medina Mora sea designado y dicho reemplazo puede modificar los escenarios actuales de la política hidalguense.

Medina Mora Icaza, presentó su renuncia a la Suprema Corte de Justicia de la Nación envuelto en un escándalo propiciado por autoridades estadounidenses que investigan transferencias y movimientos millonarios en las cuentas del hoy exministro y su familia, comunicadas a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Dicha dimisión, aceptada ayer en medio de la polémica relativa a la corrupción en México, podría relacionarse con otras carpetas de investigación en curso que involucrarían a políticos y exfuncionarios federales hidalguenses.

Pero lo que más llama la atención del caso Medina es el rumor sobre quien sería propuesto en la terna que llegará en breve al Senado de la República para su aprobación, pues entre los nombres podría estar el del actual senador Julio Menchaca.

Con un perfil menos político y más ligado a la jurisprudencia, Menchaca Salazar suena en los corrillos de la entidad no sólo como factible sino como forzoso, pese a desencuentros y señalamientos de intervención en las candidaturas de Morena para Hidalgo.

Para nadie es secreta la buena relación que tiene el hidalguense con el presidente López Obrador y la cúpula “morenista”, quien podría definir el curso de la trayectoria hacia la SCJN y con ello “limpiarle” el camino a otro personaje de sus agrados y también hidalguense: Arturo Herrera, rumbo a la gubernatura.

Dicho contexto modificaría anhelos de grupos específicos que sueñan con el poder, caso concreto el Grupo Universidad, al cual los tiempos se le acaban y las aves de mal agüero persiguen, sobre todo con los resultados que pueda tener la investigación aún en curso por parte de la UIF al dueño de la UAEH.

La otra mala noticia para el grupúsculo universitario sería la inminente llegada de Mario Delgado a la dirigencia nacional de Morena. Delgado Carrillo, junto con Ricardo Monreal, paró en seco a los denominados “dipuporros” que pretendían la desaparición de poderes a su llegada al Congreso local.

En pocas palabras: la rueda de la fortuna sigue girando… y algunos comenzaron a marearse.

Twitter: @juanjo_herrerap