Inicio Turismo y cultura GALARDONA FRANCISCO OLVERA AL RECONOCIDO ARQUEÓLOGO MEXICANO, EDUARDO MATOS...

GALARDONA FRANCISCO OLVERA AL RECONOCIDO ARQUEÓLOGO MEXICANO, EDUARDO MATOS MOCTEZUMA

51
0
Compartir

El gobernador José Francisco Olvera Ruiz entregó la medalla “Fray Bernardino de Sahagún”, al prominente arqueólogo e historiador mexicano, Eduardo Matos Moctezuma, quien entre muchos de sus logros, fue el encargado de realizar las excavaciones en el Templo Mayor, antigua capital del imperio Mexica.

Teniendo como sede la emblemática sala Salvador Toscano de Pachuca,  el mandatario además le hizo entrega de un reconocimiento por su destacada labor, en favor de la historia de nuestro país.

En su oportunidad, el titular del Ejecutivo estatal afirmó que este importante evento se da en el marco de la conmemoración de un aniversario más de la creación del estado de Hidalgo, de ahí su trascendencia e importancia.

“Mucho me honra que a nombre del pueblo hidalguense, le haga entrega de la medalla Fray Bernardino de Sahagún, al maestro Eduardo Matos Moctezuma, quien como lo ha constatado, aquí nos sentimos muy orgullosos de nuestras raíces”, dijo.

Asimismo, Paco Olvera destacó la labor de docencia del arqueólogo reconocido, quien además ha sobresalido también como servidor público, dentro del Instituto Nacional de Antropología e Historia, dedicando muchos años de su vida a la investigación y análisis, legando un importante acervo cultural para todas y todos los mexicanos.

Reconoció de igual forma, que el gran compromiso que tenemos el día de hoy es lograr que el legado de mexicanos tan destacados, como lo es Eduardo Matos Moctezuma, sea motivo de unión e inspiración entre todos, para alcanzar un México más democrático, fuerte y próspero.

“México debe seguir construyéndose, porque como toda creación colectiva, aún está inacabada y exige de todos un esfuerzo de unidad para lograr la nueva transformación nacional, a la que nos ha llamado el presidente Enrique Peña Nieto”, dijo.

Hizo también una mención al trabajo realizado por quienes integran el Consejo Hidalguense de la Crónica, en donde convergen mujeres y hombres que se dedican desinteresadamente por preservar la historia de la entidad, lo que permitirá seguir construyendo una nación mejor.

Otro aspecto que resaltó el gobernador fue el tema educativo, como una herramienta para alcanzar mejores niveles de desarrollo; de ahí que la administración que encabeza ha fortalecido desde el nivel básico hasta el superior, contando con proyectos y beneficios como lo es la Ciudad del Conocimiento y la Cultura, que a través de la ciencia, la tecnología e innovación “nos permitirá insertarnos en un mundo globalizado que exige una mayor preparación en estas áreas”, finalizó.

Al dirigirse a los asistentes, el doctor Eduardo Matos, en primer lugar, recordó los acontecimientos históricos que derivaron con la creación del estado de Hidalgo, con el decreto elaborado y firmado por el entonces presidente de México, Benito Juárez, designando que llevara por nombre el del Padre de la Patria, Miguel Hidalgo.

En cuanto a la medalla que este día recibió, afirmó que es un acto de justicia el hecho de que lleve el nombre de un ilustre personaje como Fray Bernardino de Sahagún, quien se caracterizó por su deseo vehemente por generar y preservar la historia y cultura náhuatl.

“Hagamos conciencia de la importancia de nuestra historia, misma que es patrimonio de México y que se debe de preservar para las actuales y futuras generaciones, como lo más preciado con lo que cuenta su gente; ello, como un deber de autoridades y ciudadanos”, manifestó.

También aprovecho la ocasión para reconocer a Juan Manuel Menes Llaguno, a quien calificó como un hombre con visión de futuro, capaz de preservar la historia del estado de Hidalgo, por medio de obras literarias y la crónica de acontecimientos de trascendencia para la sociedad del estado.

De igual manera, Eduardo Matos recordó que realizó sus prácticas de campo, y trabajó como arqueólogo, en Tepeapulco y en el proyecto Tula, agregando en sus investigaciones las aportaciones de la civilización asentada en estas regiones arqueológicas, situación que le permitió hacerse merecedor de un reconocimiento otorgado por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, al recibir el premio Juan Crisóstomo Doria, a las Humanidades.

El responsable de dar una breve reseña del galardonado fue Sergio Chávez Álvarez, presidente del Consejo Hidalguense de la Crónica, quien también aprovechó el momento para agradecer el apoyo dado al gremio que representa, por parte del mandatario estatal.

Así, mencionó algunos de sus estudios profesionales en arqueología en la Escuela Nacional de Antropología e Historia de la Ciudad de México, así como su maestría en Ciencias Antropológicas con especialidad en Arqueología por la Universidad Nacional Autónoma de México, (UNAM).

Agregó que a lo largo de su carrera, el maestro Eduardo Matos ha realizado excavaciones de suma importancia en diversos sitios arqueológicos del centro y sur de México, como Tula, Teotihuacán y diversos sitios mayas como Bonampak y Comalcalco.

Destacó de igual forma, que el trabajo que inició en 1978 en el Templo Mayor es uno de los mayores proyectos arqueológicos mexicanos del siglo XX, no solo por su gran importancia histórica, como sede del Imperio Mexica, sino para comprender mejor el período posclásico mesoamericano en el que dicha cultura tuvo un protagonismo fundamental.

Dentro de las excavaciones realizadas se descubrieron monolitos, pinturas murales y ricas ofrendas en la zona del templo, que han ayudado a lograr una mejor comprensión de la ideología y religión mexicas.

Es importante señalar que el galardonado fue director de la Escuela Nacional de Antropología e Historia de 1971 a 1973; fue secretario de la Sociedad Mexicana de Antropología de 1971 a 1976, ejerciendo también el cargo de presidente del Consejo de Arqueología; director del Museo Nacional de Antropología de 1986 a 1987; director y fundador de 1987 a 2000 del Museo del Templo Mayor. Desde 1991 es director del Proyecto de Arqueología Urbana, cuyo objetivo es investigar y realizar excavaciones en diversos puntos del centro histórico de la Ciudad de México, adyacente al sitio arqueológico.