Inicio D.F. Gobernación se sacude plantón CNTE; los manda a la…Ciudadela

Gobernación se sacude plantón CNTE; los manda a la…Ciudadela

71
0
Compartir
Foto; publimetro.com

*Nada qué negociar, persiste el gobierno federal vía SEP y Segob

*Mermados, se valen de padres de los 43;  insisten en infartar aquí

 *Aún así, organizan marchas hoy a embajadas con padres de los 43



CD de México,  mayo 26/2016 (agencia acento) Con menos presencia que en años anteriores, integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, CNTE, aquí no pudieron tomar ni el Monumento a la Revolución, ni su tradicional Bucareli.
La Segob se deshizo de ellos. Un operativo con uniformados federales y policías antimotines de la capital, los replegaron a la cercana Ciudadela, tras los saqueos que estos grupos rijosos han provocado.:

En Chiapas, enfrentaron a la policía que logró someterlos; en la orilla sudoeste de la capital, estrangularon la autopista México-Toluca, ocho horas.
Tras de que el viernes fueron desalojados de la Plaza de Santo Domingo (contigua a la sede de la Secretaría de Educación) e intentaron regresar a la Plaza de la República que aloja al Monumento a la Revolución, pero un cordón policial lo impidió.

Marchas ayer y hoy

El miércoles marcharon profesores de la CNTE de Michoacán, Oaxaca, Distrito Federal, Chiapas y el Edomex. Monitores de la Segob de la capital del país estimaron 10 mil los grupos en “protesta pacífica” y el dirigente de la sección 22 Rubén Núñez Ginez dijo que fueron 30 mil la cifra.

Así presionaban para que la Segob, que ya nada quiere dialogar con ellos, ni los recibió. Terminaron así las contemplaciones. Su pliego de 11 puntos no ha cambiado,  exigiendo que se vuelva al sistema de poder vender, alquilar y  negociar plazas de maestros, que Andrés Manuel López Obrador ha prometido otorgarles si gana las elecciones- y ni la SEP ni Segob, aceptan oír lo que ya les dijeron  que no sucederá.


Con palos y piedras dialoga la CNTE en Chiapas

En el documento que entregaron en el Senado, los profesores exigen la abrogación de la reforma educativa; suspender el cese de los profesores que se ausentaron de clases, una mesa de trabajo con el titular de la Segob, entre otros.

Bloqueo en carretera

El ingreso de los profesores a la CdMx se dificultó desde las 06:30 horas, cuando se detuvo el tránsito vehicular alrededor de cinco horas en la autopista México-La Marquesa, derivado de un operativo de cerca de 300 granaderos de la SSPDF que intentaron impedir la entrada de automóviles particulares y camiones de pasajeros que transportaban a cerca de 500 profesores.

El contingente salió del Hemiciclo a Juárez a las 14:00 horas, avanzó rodeado por un cerco de policías antimotines de la SSPDF y la Policía Federal quienes a lo largo de tres horas controlaron en todo momento la ruta, como si los mantuviera encapsulados.

Desalojo televisado en vivo

Esta madrugada un operativo de federales y policías antimotines del Gobierno del DF, se presentaron ante el plantón que instalaron por enésima vez dirigentes de la CNTE con unos cientos de seguidores, frente a la Segob, es decir, en la avenida Bucareli.  Les pidieron en tono amable que retiraran ese conjunto de casas de campaña y autobuses, que es lo común.

Los dirigentes ni chistaron. Se redujeron a pedirle al encargado del operativo que les diera unos minutos.

Grabados por cámaras de Tv se transmitió en vivo este desalojo sorpresivamente pacífico entre las 3.00 y 4.00 horas para evitar versiones de “represión” y se ven los maestros moviendo sus pertenencias (maletas, cobijas, enseres para preparar comida, y tiendas de campaña), así como  una fila de quizá medio centenar de camiones que suelen traerlos y llevarlos.

Fue sorpresivo ver que usaban camionetas nuevas como para doce pasajeros, además de los camiones de transporte federal. Nadie ha sabido explicar quién paga estas unidades o si son robadas, secuestradas o prestadas.

Fue notorio que los uniformados no llevaban sus armas de cargo ni siquiera toletes o macanas. Solo llevaban sus escudos de  plástico, los que suelen apreciarse cuando el gobierno del DF los obliga a soportar agresiones, como intentos de incendiarlos con gasolina o apalearlos y apedrearlos. Esta vez, no hubo tal.