Inicio Columnas GRANDES RETOS EN EL TRANSE DE CANDIDATOS A PRESIDENTES

GRANDES RETOS EN EL TRANSE DE CANDIDATOS A PRESIDENTES

218
0

Por Juan Carbajal/@JA_CARBAJAL

Ha pasado la elección de ayuntamientos en Hidalgo, y con ello se da certeza y gobernabilidad para los próximos cuatro años, toda vez que derivado de la pandemia se aplazaron las elecciones y se presentó el histórico nombramiento de concejos interinos que están encargados de organizar las tareas municipales hasta el próximo 15 de diciembre, fecha  en que habrán de tomar protestas los personajes electos el pasado fin de semana.

Independientemente de los procesos judiciales que se deriven en algunos municipios, las presidentas y presidentes electos tienen la tarea de empezar a trabajar en la presentación de una serie de actividades que les permitan atender las necesidades legales  del municipio, muy distintas  a todo lo que han conocido hasta ahora, toda vez que sus promesas de campaña empiezan a relegarse por atender las normativas establecidas para el desempeño de sus funciones.

Para empezar, una vez realizada la validación de la elección por parte de los institutos municipales electorales, y con nombramiento en mano, los alcaldes electos deben preparar los equipos de transición para llevar a cabo el empate para la entrega recepción de los ayuntamientos, contemplando esquemas de capacitación, formación y adecuación de los perfiles que habrán de dar el acompañamiento en el proceso.

Sin duda lo que sobra en cada equipo es gente, después del triunfo electoral los ganadores se llenan de amigos, compadres e infinidad de gente que “siempre apoyaron”, así que por manos no se para, sin embargo no siempre se cuenta con los perfiles adecuados y es ahí en donde empiezan los primeros problemas para elegir de manera adecuada al equipo de trabajo.

Es muy claro que no es lo mismo una campaña que un gobierno, y esto es precisamente por los objetivos que conlleva cada uno de ellos, en la campaña la meta es obtener el mayor número de votos, en cierta medida vender un producto y sobre todo ganar simpatías.

Por otra parte, la gobernanza implica planeación, estructura, atención inmediata, políticas, programas y proyectos, estructuración de metas y el cumplimiento de normativas regulatorias, administrativas y de responsabilidad que muchas de las veces contravienen las  ideas prácticas para el cumplimiento mediato de las promesas de campaña.

Ahora, los ganadores, enfrentan retos que pocas veces se plantean durante el proceso electoral, como es la decisión de elegir a su equipo de trabajo, organizar la estructura orgánica del municipio, considerar las adecuaciones necesarias a la ley de ingreso y de egresos, presupuestos y programas operativos.

Es imperativo calcular acciones por demás trascendentes como una imagen institucional, así como impulsar las primeras acciones comprometidas y sobre todo vigilar el cumplimiento de normativas como la certificación del personal, la entrega de nombramientos de manera oportuna y bajo la legalidad que se requiera para una transición adecuada.

Si bien los ahora presidentes y presidentas fueron electos por obtener el mayor número de votos en la elección del pasado 18 de octubre, la baja participación electoral y la dispersión del voto refleja que no cuentan con la aprobación de las mayorías en cada municipio y el mayor reto de los ganadores será legitimarse en cada municipio, independientemente del partido político que representaron, ahora su trabajo es para todos los ciudadanos.

Todo esto sin contar “la operación cicatriz”, toda vez que una vez que el Instituto estatal Electoral de Hidalgo determine las asignaciones de representación proporcional, se abran de integrar a los Ayuntamientos una buena parte de los participantes en la elección, en donde se deberán presentar los acuerdos políticos que permitan desarrollar los proyectos para el bien de los municipios.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here