Inicio País Impunidad a tres años del asesinato de Ygnacio López Mendoza, el alcalde...

Impunidad a tres años del asesinato de Ygnacio López Mendoza, el alcalde mártir de Michoacán

677
0

El artero homicidio del ex edil  de Santa Ana Maya, a manos del crimen organizado, es la muestra absoluta del  desinterés de los partidos políticos por combatir a fondo a los grupos delincuenciales en el país que se han expandido su “narcopolítica” por todos los municipios; López pagó con su vida denunciar a los maleantes que hostigaban a su ayuntamiento

 

Por BLAS A. BUENDÍA
Especial de Expediente Ultra

A tres años del asesinato de Ygnacio López Mendoza, ex alcalde de Santa Ana Maya, Michoacán, tras haberle exigido a Enrique Peña ponerle freno a las amenazas y a la extorsión del crimen organizado hacia los presidentes municipales de todo el país, el Presidente del PRD-CDMX, Raúl Flores, indicó que si bien el deterioro en los municipios ha sido producto de una política perversa instrumentada desde el gobierno federal, también ha sido resultado del escaso apoyo de la izquierda en su conjunto, que no ha sido capaz de generar un plan de acción que fortalezca y proteja a los gobiernos locales.

Al hacer una retrospectiva de la izquierda y los gobiernos federales, el también diputado local del partido sol azteca, explicó: «Esta impunidad y descomposición en este nivel de gobierno también es producto de que los de izquierda, nosotros, los de la oposición, no hemos sabido sumar fuerzas. Tal fue el caso de Andrés Manuel López Obrador quien teniendo voz y eco ante la sociedad y los medios se cuidó y se sigue cuidando de denunciar la violencia homicida del narcotráfico para poder continuar su proselitismo por todo el territorio nacional sin ningún tipo de amenaza”.

Dijo que, por el contrario, «Ygnacio López sí se enfrentó al crimen organizado, a los gobiernos corruptos, incluso se enfrentó a Peña, por eso fue asesinado, pero es Andrés quien se posiciona como el mayor ‘líder de la izquierda’ en el país. Nuestro ejemplo a seguir deben ser personajes como López Mendoza que enfrentan y denuncian, no como López Obrador que ha sido omiso no sólo por la ausencia de una denuncia clara, sino por negarse a la solidaridad plena hacia aquellos que han muerto y las familias que han quedado lastimadas permanentemente; al callar es también cómplice de la delincuencia organizada y de los gobiernos de Calderón y Peña».

Continuó: «Eso es algo de lo que la izquierda se tiene que hacer responsable, no denunciamos a tiempo y eso hay que decirlo claramente. Cuando Felipe Calderón comenzó su guerra estúpida contra el narcotráfico no hubo como izquierda la suficiente claridad, valentía y convicción para denunciarlo porque se venían las campañas políticas y Andrés necesitaba ‘libre’ paso por todo el país. Y cuando tenía que haber aceptado el reclamo de Sicilia (Falcón) en representación de los familiares de las víctimas, ser humilde y expresar solidaridad plena, tampoco lo hizo. La izquierda le debe eso a este país, le debe esa condena», exaltó.

Así bien, al participar en el homenaje póstumo de Ygnacio López Mendoza, quien días antes de ser abatido en el estado de Guanajuato había concluido una huelga de hambre que mantuvo durante 18 días frente al Senado de la República para exigir los recursos que le correspondían a su municipio, el líder perredista dijo que mientras haya gobiernos que toleren la corrupción y la delincuencia no podremos avanzar como país, por lo que llamó a todos los partidos a la unidad en torno a la grave situación de los alcaldes, pues advirtió que mientras más desunidos estén el riesgo para los ediles de toda la República será mayor.

«El asesinato de Ygnacio López Mendoza no debe quedar como una anécdota más en el calendario político, este homenaje debe servir no sólo para recordarlo, sino también para exigir que las condiciones de los alcaldes sean justas, equitativas, legales y correctas, que cese esta relación perversa que se ha establecido en algunos gobiernos de muchos estados, que se han convertido en señores de horca y cuchillo capaces de hacer esto que han hecho los Duarte, los Padrés, los Borge, que no han permitido sentar las bases de un Estado fuerte”, lamentó.

En tanto, Roque López, hermano del alcalde asesinado, aprovechó el acto para reconocer la valentía que han tenido algunos presidentes municipales para denunciar el acoso y la extorsión que ejerce el crimen organizado, y señaló que Veracruz es el ejemplo más reciente de la agudización de la crisis en seguridad que se vive en el país. Dijo que a tres años de la muerte de Ygnacio su familia sigue esperando justicia para él y para otros que no se callaron ante el asedio de los grupos criminales.

Natasha López, hija de Ygnacio López, llamó de nueva cuenta a la Procuraduría del estado de Guanajuato a resolver el crimen pues “no queremos continuar siendo parte de las estadísticas de los crímenes sin resolver”; dijo que ya que las autoridades locales de esa entidad se muestran incompetentes, pedirán que la Procuraduría General de la República (PGR) atraiga el caso.

Ricardo Baptista, presidente de la Asociación de Alcaldes Locales de México, (AALMAC), dijo que lo hecho por Ygnacio López no fue una acción valiente sino un acto de convicción para llamar la atención que los gobiernos no pueden avanzar ante la amenaza del narcotráfico.

Denunció que el ahora occiso en su momento fue engañado por los titulares de Gobernación y Hacienda y por Jesús Reyna, entonces gobernador de Michoacán, pues no le cumplieron lo que prometieron como condición para levantar la huelga.

Señaló que a tres años del crimen, las demandas de López Mendoza siguen vigentes, pues los moches, la corrupción y la delincuencia siguen siendo parte de la realidad en muchos municipios del país.

Enrique Vargas, secretario general del PRD-CDMX, calificó a Ygnacio López como un verdadero luchador social que fue orillado a tomar una decisión extrema como la huelga de hambre por el desinterés del Gobierno federal de ponerle freno a las actividades de la delincuencia organizada, por lo que su muerte debe ser bandera y símbolo de los políticos honestos y representativo de los derechos de los ciudadanos.

«Es un luchador social cuya memoria debe ser bandera de lucha de los presidentes municipales del país para pelear por los recursos que permitan solucionar los problemas de sus comunidades», subrayó.

El dirigente del sol azteca se sumó a la exigencia de familiares y amigos para que la PGR atraiga las investigaciones del asesinato de López Mendoza, porque a tres años del crimen las autoridades de Guanajuato no han esclarecido el asunto.

Luis Cisneros, ex colaborador cercano de Ygnacio López, propuso finalmente que el espacio que actualmente ocupa el Parque Luis Pasteur sea renombrado como «Plaza de la Municipalidad”, en memoria de los asesinatos de los alcaldes municipales, e impulsó la idea de entregar algún tipo de reconocimiento con el nombre del ex alcalde a quienes se destaquen por su lucha contra la inseguridad y la violencia en el país.

En suma, se trata de un colaterismo de crímenes políticos de Estado.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here