Inicio Columnas INFLUENCIAS

INFLUENCIAS

165
0

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho desde el inicio de su gobierno que uno de los ejes del cambio que él promueve es acabar con los privilegios.

Por eso llama tanto la atención que una ministra de la Suprema Corte propuesta por el mandatario, y casada con un empresario constructor vinculado con él desde hace muchos años, haya solicitado una matrícula al consulado de México en San Antonio, Texas, como si fuese residente en esa ciudad.

La información se conoció en el contexto de un progra- ma de la Secretaría de Relaciones Exteriores para gestionar vacunas anticovid para mexicanos que viven en Estados Unidos. Y aunque el canciller Marcelo Ebrard negó que el cónsul Rubén Minutti Zanatta hubiese ayudado a la ministra Yasmín Esquivel o a su esposo José María Riobóo a ponerse la vacuna, no queda claro para qué quería ella estar matriculada.

En una carta enviada ayer al director del diario Reforma, la ministra justificó su decisión por el hecho de que su cónyuge “desde hace 40 años tiene un domicilio en San Antonio”. Good for him, pero eso no significa que el matrimonio viva en esa ciudad.

Tampoco queda claro por qué tramitó la matrícula consular apenas en febrero pasado, cuando que su esposo, como dice ella, adquirió el inmueble hace décadas. Ojalá que, como ofreció Ebrard, el Órgano Interno de Control de la SRE encuentre la respuesta a esas incógnitas y haga pública la información.

Sería interesante saber también si el que el propio Minutti firmara la matrícula está relacionado con que él fue subordinado de la ministra cuando ella encabezó el Tribunal de lo Contencioso Administrativo.

Esquivel llegó a la Suprema Corte hace casi dos años luego de haber sido incluida por el presidente López Obrador en la terna para suceder a la ministra Margarita Luna Ramos, quien concluyó su gestión a finales de 2018. La propuesta llamó la atención por ser esposa de Riobóo, constructor relacionado con López Obrador desde que éste era jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal. Fue el autor de la teoría de que “los aviones se repelen” para justificar la futura operación simultánea del aeropuerto Benito Juárez y el que se construye en la actual base militar de Santa Lucía.

Siete meses después de la incorporación de Esquivel a la Corte, se dio la inopinada renuncia de otro ministro, Eduardo Medina-Mora, luego de ser señalado por el Presidente como presunto delincuente. Aunque nunca se le probaría ilícito alguno, Medina-Mora dejó su cargo, sin ofrecer mayor explicación, mediante una escueta carta.

El caso del exembajador en Londres y Washington y exprocurador General de la República fue presentado como ejemplo del combate al “tráfico de influencias” que el gobierno federal estaba dispuesto a llevar a cabo. Pero como nunca llegaron a nada las investigaciones que supuestamente se realizaban contra él, es justo preguntar si no se trató únicamente de una presión para que dejara su asiento en la Corte y así colocar en el alto tribunal a alguien cercano al actual gobierno.

¿Qué se hará ahora con el caso Esquivel y otros cercanos a la Cuarta Transformación que presuntamente han echado mano de influencias? ¿Se esperará a que lo sepulte el polvo del tiempo o se investigará si los privilegios siguen vivos?

 BUSCAPIÉS

*Los 350 mil dólares (o siete millones de pesos) que costaba el contrato de Petróleos Mexicanos con la calificadora Fitch representan el 0.0015% de las pérdidas que tuvo el año pasado la empresa. O, como bien dice mi compañero Rodrigo Pacheco, es el dinero que perdió Pemex en apenas ocho minutos. Así que no: el ahorro no es la razón de esa decisión.

*El asesinato de los 16 migrantes de Comitancillo, Guatemala, en Camargo, Tamaulipas, pudo deberse a que el pollero que conducía al grupo se encontró con un grupo criminal desconocido para él y no hubo acuerdo sobre el monto para dejarlos pasar, me dijo ayer en la radio el reportero guatemalteco Raúl Barreno-Castillo. Las familias esperan la entrega de los cuerpos en medio de una doble tragedia: la muerte de los migrantes y una enorme deuda adquirida para pagar el viaje.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here