Inicio Michoacán Investigado por corrupción, el fiscal Yankel Benítez

Investigado por corrupción, el fiscal Yankel Benítez

691
0

Por Martha Elba Torres Martínez

Yankel Benítez, recién nombrado titular de la Unidad de Evaluación y Control de la Auditoría Superior de Michoacán (ASM) por la 74 Legislatura local, se encuentra bajo investigación de la Fiscalía Anticorrupción, junto con otros ex funcionarios municipales, por presunto peculado.

La primer denuncia penal fue presentada por el ex dirigente estatal del PAN, Miguel Ángel Chávez Zavala, en marzo de 2018 y relativa a probables actos de corrupción en las obras del Parque Lineal Río Chiquito, de inversión tripartita.

Hace siete meses, el alcalde morenista Raúl Morón, anunció que promovería procedimientos administrativos y en su caso, denuncias penales, por el presunto desfalco de 193.6 millones de pesos al Ayuntamiento de Morelia durante el trienio 2015-2018.

Yankel Benítez Silva, fue secretario de Administración del entonces presidente municipal “independiente”, Alfonso Martínez Alcázar, y candidato, también independiente, para diputado local por el distrito 11 de Morelia.

En marzo pasado, junto con quien fuera secretario de Efectividad e Innovación Gubernamental  municipal,  Antonio Plaza Urbina, presentó la solicitud de registro ante el Instituto Electoral de Michoacán (IEM), para la creación de un partido regional “independiente” y competir en las elecciones del 2021, pero le fue denegado por extemporáneo.

Ahora, Yankel, ya anda de fiscal en la ASM. El favor se lo debe al diputado petista, Salvador Arvizu, quien fue regidor en la administración de Martínez Alcázar y en la vieja práctica del Congreso de Michoacán, de ceder posiciones de acuerdo a los intereses de las bancadas, correspondió la designación al PT, partido, junto con Morena, que abanderan la “lucha” contra la corrupción.

Las malas cuentas

Pagos injustificados, contratos fuera de norma y observaciones por 193 millones 694 mil 745 pesos, encontró el morenista Raúl Morón, al revisar tan solo la Entrega-Recepción del ayuntamiento correspondiente al trienio 2015-2018, que encabezó Martínez Alcázar y cuyo administrador era Yankel Benítez.

En rueda de prensa, el 12 de noviembre del año pasado, Morón Orozco dio a conocer los resultados del proceso de revisión y que decantaron en procedimientos administrativos en la Contraloría municipal y eventualmente denuncias penales ante la Fiscalía Anticorrupción del estado. La Cuenta Pública plagada de irregularidades, corresponderá fiscalizarla a la Auditoría Superior, donde ya despacha Benítez.

En México, de acuerdo al sistema de justicia, todos son inocentes hasta que no se pruebe lo contrario. Las investigaciones están en curso.

Estas son algunas de las irregularidades descubiertas en el trienio 2015-2018:

-Un contrato con fecha de vencimiento al 31 de diciembre de 2021, del cual no se precisaba el monto total del adeudo, ni indicaba con qué fecha se emitió el oficio por parte de la Dirección de Alumbrado, la suspensión de contrato de autoabastecimiento de energía a una empresa, además del impago de facturas tramitadas por la misma Dirección.

-Se identificaron plenamente 96 contratos de asesoría externa por pago de honorarios profesionales, en los últimos nueve meses de la administración de Martínez Alcázar, sin soporte alguno.

-Los inventarios de bienes muebles del patrimonio municipal de algunas dependencias carecieron de firmas del director de Patrimonio Municipal en funciones al 31 de agosto de 2018.

-Se detectaron diversos faltantes de bienes muebles que forman parte del universo de patrimonio municipal y sin que exista algún documento que avale o justifique esas acciones y omisiones.

-La existencia de obligaciones de pago a favor de personas físicas, sin existir suficiencia presupuestal y sin especificar los servicios o bienes proporcionados, así como el nombre y puesto del servidor público que los recibió.

-Se detectaron pagos a servidores públicos como compensación monetaria, sin indicar la normatividad aplicable para el uso de esos recursos públicos en el concepto referido.

-Se encontraron avalúos comerciales, sin el contrato respectivo que avale la prestación de esos servicios profesionales.

-Se descubrió la falta de integración de diversos expedientes técnicos de obra.

 -Respecto a los sistemas informáticos, no se indicó el porcentaje de avance dentro de la fase de su desarrollo y mantenimiento; desconociendo la fuente de financiamiento, además de que en algunos casos no se contaba con licencias oficiales para su operación.

-En el Colegio de Morelia se encontró desfalco por seis millones de pesos y una deuda con universidades privadas, por un millón de pesos, supuestamente para becas.

-La administración anterior tenía una Auditoria pendiente por solventar respecto a la Fiscalización a la Cuenta Pública correspondiente al ejercicio fiscal 2017 del FORTAMUN-DF-2017, por un importe de 17 millones 708 mil 743 pesos.

En su momento, el alcalde Morón Orozco advirtió que no haría señalamientos en contra de algún ex funcionario municipal, en tanto no existiera resolución firme dictada por la autoridad competente”.

La banca de 54 mil pesos

Los señalamientos contra la gestión municipal anterior y en la que el ahora titular de la Unidad de Evaluación y Control de la ASM, fue administrador, no son nuevas. En mayo de 2018, tanto la Auditoria Superior de la Federación, la Superior del Estado, así como la Contraloría estatal, exigieron la devolución de cerca de 35 millones de pesos, por pagos irregulares en las obras del Parque Lineal y que fue de inversión tripartita.

A la fecha, no se sabe si el entonces edil Martínez Alcázar reintegró los recursos públicos. Lo que sí quedó documentada fue la corrupción en la obra. El botón de muestra que evidenció la Contraloría estatal fueron los pagos improcedentes por conceptos contratados no ejecutados.

El caso que mayor virulencia social provocó, fue la compra de 33 bancas de madera, con valor de 54 mil 583 pesos cada una. Pero además, de carísimas, se pagaron todavía 10 más y nunca fueron instaladas. Para la Auditoría Superior de Michoacán, el precio se “infló” 848 por ciento, a su valor real.

El órgano fiscalizador también encontró pagos en exceso por volúmenes adicionales no autorizados y sobreprecios, por un importe de 15 millones 100 mil 294 pesos, de acuerdo a información documentada que en su momento dio a conocer el sitio Mimorelia.com.

Entre los gastos excesivos aparecen un aumento de 71% en materiales usados en el puente de Ventura Puente; un sobreprecio de 107% en los materiales del puente Isidro Huarte;  117% en el puente peatonal de José Rentería-Ventura Puente y un aumento de 128% en el puente peatonal Ventura Puente-Isidro Huarte. El sobregasto representó un total de 5 millones 898 mil 979 pesos.

La Contraloría estatal, y las Auditorías tanto de la Federación y la del estado detectaron que en la administración de Alfonso Martínez se falsearon documentos.

Malo olor

En la sesión de Pleno del Congreso local, del pasado 29 de mayo, en la que se designó a Yankel Benítez, fiscal de la ASM, el único diputado que increpó el nombramiento fue Javier Paredes, de Movimiento Ciudadano, por el conflicto de interés que tendrá al revisar la Cuenta Pública 2018 de Morelia, y las responsabilidades que tiene pendientes por su desempeño como administrador en el trienio de Alfonso Martínez.

Por su parte, en entrevista colectiva luego de rendir protesta, Yankel aludió a que en casos de conflicto de interés, la Ley General de Responsabilidades Administrativas contempla el caso. Es decir, excusarse de participar en las revisiones de Morelia.

Lo que no previó, es el resultado de las indagatorias, tanto administrativas como penales, que realizan tanto las contralorías municipal y estatal, así como la Fiscalía Anticorrupción.

De acuerdo a información obtenida, en la Contraloría municipal los procedimientos administrativos no graves, se están atendiendo y se pudo confirmar que diferentes ex funcionarios se han presentado para sus alegatos, en cuanto que las responsabilidades graves, serán turnadas al Tribunal de Justicia Administrativa y a la Fiscalía, en caso de peculado.

Hasta el momento, Yankel Benítez es “inocente” hasta que no se compruebe lo contrario. Mientras, las investigaciones por corrupción, avanzan.

La Ley de Fiscalización Superior y Rendición de Cuentas del Estado de Michoacán, establece en su artículo 6 fracción V, como requisito para ser parte de la ASM: “No haber sido condenado mediante sentencia ejecutoriada por delito doloso que amerite pena privativa de la libertad”. (Consulta: 4 jun 2019. Recuperado en: http://congresomich.gob.mx/file/minuta-129_28-03-19.pdf)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here