Inicio País JOSÉ DOLORES LÓPEZ DOMÍNGUEZ, PERENNE RECUERDO DEL LÍDER SOCIAL...

JOSÉ DOLORES LÓPEZ DOMÍNGUEZ, PERENNE RECUERDO DEL LÍDER SOCIAL Y CAMPESINO

544
0
Compartir
Huella imperecedera de un luchador social

 

*  Al cumplirse 23 años de su muerte, su memoria  permanece viva en las luchas que libran hoy en día los hombre del campo en México; junto con Ramón Danzos Palomino y  Rafael Jacobo, plantaron  la semilla del movimiento campesino independiente con auténticas raíces de izquierda que buscó priorizar las demandas del sector agrario en la agenda de las políticas públicas

 

Por Luis Meneses Murillo

Especial para Expediente Ultra

Recordar a José Dolores López Domínguez significa incursionar en la historia de la CIOAC y del movimiento campesino en nuestro país.

Lolo López fue un hombre que dedicó su vida al servicio de las causas del pueblo mexicano, a la organización del movimiento campesino, a la construcción del sujeto social rural, el cual, se hace consciente para luchar por la transformación del país, en favor de la mayoría de la población.

La CIOAC fue una central campesina paradigmática, sobre todo, en la décadas de los años sesentas y setentas del siglo XX. Definió su carácter de organización independiente, lo que reflejaba su carácter como una entidad social que no dependía de los designios de los gobiernos o de grupos económicos y políticos que solo controlaban a los campesinos. Se propuso luchar y organizar a los campesinos, a los indígenas y a los trabajadores agrícolas del país.

En el campo cuando se desenfunda el machete es para usarlo, solía decir

La CIOAC que promovió y en la cual se involucró a José Dolores López Domínguez -junto con dirigentes nacionales como Ramón Danzos Palomino, Rafael Jacobo y miles de campesinos del país- era una organización que tenía un amplio programa de lucha: la demanda de la entrega de tierras a los campesinos que la solicitaban; fortalecer los ejidos y comunidades, como una figura organizativa para controlar su producción de alimentos para impulsar empresas campesinas que transformarán su producción primaria para mejorar la vida social y cultural de los campesinos e indígenas; organizar su participación social y política y promover la convergencia con otros movimientos campesinos y sociales con el fin de lograr la transformación política del país y construir otro modelo de desarrollo, donde los campesinos y el campo fueran una prioridad en las políticas públicas del gobierno.

Por ello, luchaban por la tierra, por aumentar y mejorar la producción y productividad de alimentos. Construyeron organismos económicos sociales, promovieron la formación de sindicatos de trabajadores agrícolas, promovían de manera incansable la organización de los campesinos desde sus ejidos y pueblos rurales y su integración local, estatal y nacional.

Toda esta experiencia la conocimos y la asumimos cientos de jóvenes que en los años setentas y ochentas conocimos de la experiencia organizativa y de lucha de la CIOAC que dirigían José Dolores López Domínguez, Ramón Danzos Palomino y Rafael Jacobo.

Lolo López quería transformar el país y fue diputado federal cuando surgió el Partido Socialista Unificado de México (PSUM), partido político que se formó de la convergencia del PCM y muchos otros agrupamientos sociales.

La ideología de Lolo López siempre fue de izquierda. Muy joven se incorporó al Partido Comunista Mexicano, cuando ese simple hecho significaba ser candidato al encarcelamiento por los gobiernos de derecha y autoritario que dirigían el país.

Su experiencia legislativa, publicada en el libro “Un dirigente campesino en la Cámara” refleja parte de su amplia experiencia en el movimiento campesino y sus posiciones y propuestas respecto a los grandes problemas del país.

A continuación describimos algunos párrafos de lo que él expuso en la tribuna de la Cámara de Diputados en la LII legislatura.

“En el campo cuando se desenfunda el machete es para usarlo. En la fábrica, el obrero cuando se coloca al torno es porque lo va echar a caminar, a trabajar. El trabajador intelectual al tomar la pluma es para utilizarla, para poner su pensamiento en blanco y negro”.

Lolo López mostraba su carácter y actitud ante la vida y nos daba enseñanzas siempre con sencillas palabras y ejemplos de vida, como lo señala en la introducción del libro antes mencionado.

Su opinión respecto al trabajo legislativo y las tareas de la organización social están claras cuando señala: “…Por la Cámara de Diputados pasan casi todos los problemas nacionales y muchos internacionales, sin embargo, no se resuelven su mayoría pero nuestra organización tiene que utilizar la movilización campesina, la huelga obrera, la marcha el mitin popular como formas de lucha”.

Así en su última intervención del 28 de diciembre de 1984, afirmó:

“El comportamiento legislativo del Congreso Legislativo ha sido más para el mal que para el bien de las clases desposeídas. Comprendimos que es largo y sinuoso el camino para la implantación de una real democracia, donde el pueblo trabajador sea el verdadero participe de su propio destino”.

Con esto nos señaló la importancia de combinar la lucha social con la lucha política electoral, lo primordial que debe ser la lucha por la democracia en el país y las limitaciones del poder legislativo.

 

“La crisis económica está clavando salvajemente sus garras en el cuerpo de la nación. Los hombres del sistema se vuelven locos tratando de explicar la situación económica, tergiversando al máximo la realidad, con la intención de embellecer, defender y mantener la continuidad del despótico y derechista rumbo en que nos encontramos”.

En esta posición, Lolo López nos muestra el verdadero carácter del Estado mexicano y su gobierno, este pensamiento es vigente para el actual gobierno derechista de Peña Nieto y es un llamado a luchar por establecer otro tipo de gobierno.

Hoy en la CIOAC, que lleva el nombre de José Dolores López Domínguez, luchamos por cambiar el modelo de desarrollo en el país, anular el neoliberal y construir uno basado en la garantía mutua. Impulsar el crecimiento agrícola sobre la base del mercado interno. Luchamos por la soberanía alimentaria, por una vida digna en el campo, por acabar con la pobreza. Por la defensa y desarrollo de nuestras culturas rurales e indígenas.

Semblanza de un luchador social

José Dolores López Domínguez, nació el 31 de marzo de 1938, en la Cantera, perteneciente al municipio de Fresnillo, Zacatecas. A la edad de los 14 años, se fue a trabajar de minero, primero a Fresnillo y luego a Chihuahua.

En 1963, asiste a un encuentro regional de obreros agrícolas, en Torreón Coahuila de la región lagunera, el cual, estuvo encabezado por Ramón Danzos Palomino, dirigente campesino sonorense, quien junto con otros líderes regionales habían formado ese año, la Central Campesina Independiente, CCI, y quien a su vez era el candidato del Partido Comunista Mexicano, que no contaba con registro electoral, a la Presidencia de la República por del Partido Comunista Mexicano, que no contaba con registro electoral.

En sus hijos Lolo, Engels y Libertad, pervive su legado

Durante este encuentro regional, Lolo López habló claramente sobre la defensa de los derechos de los obreros agrícolas, sus propuestas estuvieron orientadas a definir la necesidad de construir una organización sindical como instrumento de los jornaleros agrícolas.

Llamó la atención de los comunistas y al candidato presidencial, el entusiasmo, energía y claridad con la cual se había expresado aquel zacatecano, motivo por el cual, Ramón Danzos Palomino lo invita a incorporarse a su campaña y a la CCI.

A partir de ese momento, Lolo López se incorpora a la filas de la organización campesina, primero en Zacatecas y luego a nivel nacional.

Convirtiéndose en 1975, luego de una división entre la CCI y la CCI Roja, en la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (CIOAC), de la cual, años más tarde (1985) Lolo López tomaría protesta como Secretario General, cargo que desempeñó hasta 1994, aun siendo diputado federal en la Cámara de Diputados en la LII legislatura.

Lolo López falleció el 2 de abril de 1995, a causa de la diabetes. Murió pensando en los campesinos, en los obreros agrícolas y en los indígenas; en las causas de éstos y en la necesidad de conquistar para todos aquellos la justicia y la libertad.