Inicio Columnas ¡JUSTICIA PARA SOLEDAD JARQUÍN¡, CLAMAN PERIODISTAS EN EL PAÍS

¡JUSTICIA PARA SOLEDAD JARQUÍN¡, CLAMAN PERIODISTAS EN EL PAÍS

2329
0
Compartir
En Paz Descanse.

 

*  Su hija María del Sol Cruz Jarquín, fue asesinada en  la madrugada del sábado 2 de junio en el centro de Juchitán, donde fue obligada a cubrir la campaña de los candidatos del PRI, por órdenes de funcionarios del gobierno de  Oaxaca. Expediente Ultra se une a la indignación de los comunicadores de México por el cobarde homicidio y exige a las autoridades castigo a los responsables no sólo materiales sino intelectuales. Y desde aquí enviamos nuestro más sentido pésame y solidaridad a la colega y  amiga entrañable en estos momentos de dolor.

 

Por Elvira Hernández Carballido

Especial de Expediente Ultra

¡JUSTICIA, JUSTICIA, JUSTICIA¡… Conocí a Soledad Jarquín Edgar gracias a Sara Lovera durante el nacimiento de Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC). Desde el primer instante supe que estaba junto a una reportera en todo el sentido de la palabra, me conquistó su fuerza y su sensibilidad, además era de Oaxaca, de la tierra de mi mamá, de mi abuela, de las mujeres de quienes heredé fuerza y sensibilidad.

En 1999 la volví a encontrar, aunque fue ella la que me reconoció y me ayudó, con esa generosidad tan características de las mujeres de esa tierra de Jade. Estaba yo haciendo una investigación sobre jóvenes, medios y sexualidad. Sol me vio haciendo sala de espera en una institución de gobierno y se acercó para recordarme que nos conocíamos y me tomó de la mano para llevarme con gente que logró enriquecer mi trabajo. Esa vez me llevó a las oficinas de “Las Caracolas”, esa espacio periodístico que ella fundó para hacernos visibles en el periodismo y denunciar y darnos voz y recuperarnos. Mi cariño por ella fue ya total.

Después, otro acto generoso, nos invitó a mi amiga Josefina Hernández Téllez y a mí para entregar unos premios a jóvenes mujeres periodistas de Oaxaca. Yo esa vez di un discurso y la voz se me quebró, estaba en tierra de mi mamá, estaba frente a jóvenes tan valientes y palpaba la escuela de periodismo feminista que Sol estaba construyendo a fuerza de necedad y coraje. Fue esa vez que conocí a otra mujer maravillosa, Magda Rocha, con quien también tengo una linda amistad.

Ir a Oaxaca representó desde entonces no solamente palpar a mis ancestras sino también a periodistas de hecho y de palabra. Periodistas aguerridas y valientes, críticas y comprometidas. Así es Sol Jarquín. Y cada vez que voy a Oaxaca es lindo abrazarnos, charlar, querernos. Celebré cuando ganó el Premio Nacional de Periodismo. Una vez me fui cantando con ella, en su coche, al ritmo de La Oreja de Van Gogh. Encontrarla en un aeropuerto acompañada de sus hermosas hijas. Leerla y citarla. Regresar a Oaxaca y volver a encontrarla.

Por eso, hoy, desde el fondo de mi corazón, con todo mi coraje e indignación, pido justicia, exijo justicia, suplico justicia. Hoy su hija Sol, la misma con la que una vez charlé y me compartió su pasión por la fotografía, fue asesinada en Oaxaca. Creí que no tenía palabras para delatar este dolor tan enorme, que no iba a poder teclear otra vez y otra vez la palabra JUSTICIA. Pero aquí estoy, con el puño en alto y mi corazón por delante.

Desde lejos me consuelo cuando Sara Lovera me dice que Soledad Jarquín es fuerte, que está entera, íntegra, de pie. Pero no puedo dejar de llorar… ¿Qué está pasando en este país? ¿Cómo pueden matar a gente buena? ¿Dónde está la justicia, donde está la compasión, ya no podemos palpar la paz ni el amor?

Lloro, pero la palabra justicia murmura a mi oído.

Sigo llorando, pero la palabra justicia me dicta su nombre.

No paro de llorar y la justicia bebe mis lágrimas para darme valor y gritar su nombre.

Justicia, justicia para María del Sol Cruz Jarquín.

Querida Soledad Jarquín, amiga y compañera, cómplice y ejemplo, aquí estamos, clamando justicia y siguiendo la fuerza de tu ejemplo.