Inicio Hidalgo LA MORENISTA LIDIA GARCÍA Y SU HIJO INCÓMODO

LA MORENISTA LIDIA GARCÍA Y SU HIJO INCÓMODO

8331
0
Compartir
La candidata morenista, Lidia García, defendiendo lo indefendible (Foto RED de Periodistas de Hidalgo)

*La madre arguye “maniobra política” en su contra

*Con kilo y medio de mota y un arma, detienen a MP, hijo de candidata de MORENA

 

Por Antonio Ortigoza Vázquez

La candidata al VI distrito de Pachuca para diputada federal estaba convenientemente indignada. Al referirse a la captura de su hijo, Alberto Isaac, en posesión de kilo y medio de mariguana y un revólver calibre 38, el pasado miércoles 30 de mayo, señaló con índice flamígero que “es una flagrante violación a los derechos elementales” (de su vástago) y “un ataque político” en el marco de una contienda electoral, pero que “no se bajará de la contienda” ya que, alegó con pretendida confianza: “cuento con el respaldo de Morena.

La candidata, doña Lidia García Anaya, en esa aseveración tal parece que funda su confianza en los hechos conocidos de que en ese partido se ha brindado apoyo político muy fuerte a delincuentes tan sonados como el líder del sindicato minero, Napoleón (Napito) Gómez Urrutia, prófugo de la justicia hace quince años por el robo de 50 millones de dólares de los mineros, o de Nestora Salgado, secuestradora y extorsionadora del estado de Guerrero, ambos candidatos al Senado por Morena.

El hijo incómodo

Tal vez, la candidata a diputada conjetura que si su partido ha apoyado a personajes con trayectorias tan sórdidas, lo mismo podrán hacer con su hijo, porque kilo y medio de mariguana  constituyen quizá “una bagatela”  frente a historiales tan gruesos que arrastran las biografías de, por ejemplo, Manuel Bartlett, el terrorífico secretario de Gobernación en el sexenio de Miguel de la Madrid o el célebre hidalguense José Guadarrama Márquez,  con varios expedientes abiertos por homicidio de militantes perredistas, quienes se han beneficiado por el cordero de Tabasco que borra los delitos de sus afiliados.

En su conferencia de prensa, la candidata García Anaya no se dedicó a combatir las acusaciones de la Procuraduría dE Hidalgo (turnadas a su vez a la delegación estatal de la PGR) con argumentos de índole jurídica, sino que apeló a la práctica ya muy conocida del jefazo de su partido, AMLO, y dijo “llevamos 20 puntos de ventaja respecto a los candidatos del PRI y sus aliados, según encuestas publicadas”, exactamente igual que el candidato presidencial cuando no quiere (o no puede) contestar preguntas nada difíciles en los debates por televisión.

Y ya encarrerada, aprovechó la presencia de reporteros para conminar en tonante exigencia al gobernador del estado de Hidalgo, Omar Fayad Meneses, a “sacar las manos del actual proceso electoral que vive la entidad”.

El “fierro” que se le incautó, al presunto delincuente

Pareciera que de pronto, doña Lidia, la que también cobra jugosos honorarios como lideresa del Sindicato de Personal Académico de la Universidad Autónoma de Hidalgo (SPAUAEH), olvidó que su hijo estaba encarcelado por delitos contra la salud y portación de arma de fuego, y se dedicó a hacer campaña electoral.

Bueno, alguna ventaja tenía qué sacar. La grilla es la grilla.