Inicio Exclusivas La comunicación debe ser un derecho humano fundamental

La comunicación debe ser un derecho humano fundamental

707
0
La comunicación debe ser vista como un bien público y no como una mercancía

 

El derecho de las audiencias

Importantes acuerdos surgieron del III Congreso Latinoamericano de Defensorías de las Audiencias, como el de pedir que los propietarios de medios guíen su labor por estándares éticos y de responsabilidad social en el entendido que la información es un bien público y no una mercancía.

Por Elvira Hernández Carballido

Fotos Especiales

Los firmantes, Defensoras y Defensores de las Audiencias, representantes de universidades, organizaciones de la sociedad civil, y organismos públicos presentes en el Tercer Congreso Latinoamericano de Defensorías de las Audiencias (Ciudad de México, 7 y 8 de noviembre) declaramos:

  • Que el derecho a la comunicación es un derecho humano fundamental para el ejercicio y fomento de la democracia.
  • Que tal derecho incluye la garantía de investigar, recibir y difundir información y opiniones sin limitaciones de fronteras por cualquier medio de expresión.
  • Que un entorno mediático que promueva y reconozca el ejercicio del derecho humano a la comunicación debe distinguirse por su pluralidad, diversidad, respeto a los derechos de las audiencias y la viabilidad del acceso de la ciudadanía a los medios de comunicación.
  • Que las Defensorías de las Audiencias son un mecanismo para que la ciudadanía pueda ejercer sus derechos por lo que debe garantizarse su independencia y autonomía, especialmente ante intereses y cambios políticos que las pueden poner en riesgo.

    Debe existir más ética y responsabilidad de los propietarios de los medios
    Debe existir más ética y responsabilidad de los propietarios de los medios

  • Esta declaración fue el trabajo más representativo que se obtuvo del III Congreso Latinoamericano de Defensorías de las Audiencias, celebrado en la ciudad de México durante los primeros días de este mes de noviembre de 2017. Además de participar defensores y defensoras de nuestro país, también se contó con la presencia de representantes de otros lugares del continente americano. En la reunión se presentaron ponencias, hubo mesas de trabajo pero sobre todo se dio a conocer este acuerdo, donde cada firmante afirmó de manera unida, segura y solidaria:
  • DECLARAMOS:
  • Que gobiernos, autoridades y órganos garantes mantengan un compromiso ético, responsable y apegado a derecho, a favor de la promoción Y GARANTÍA de los derechos de las audiencias y su cabal ejercicio.
  • Que los concesionarios y programadores de radio y televisión, propietarios de medios impresos, así como sus directivos, guíen su labor por estándares éticos y de responsabilidad social en el entendido que la información es un bien público y no una mercancía.
  • Que se respete a las audiencias en su calidad de personas sujetas de derechos. Los públicos no son mercancía que se ofrece a través de mediciones de audiencias a empresas que requieren anunciar bienes o servicios.
  • Que se asuma que la libertad de expresión y el derecho a la información no son derechos exclusivos de concesionarios o propietarios de los medios, por el contrario, son derechos fundamentales de la sociedad que se ven fortalecidos con los derechos de las audiencias.
  • Que se promueva, fortalezca y garantice el Derecho a la Comunicación de la sociedad en Latinoamérica a través de la promoción e integración de los derechos de las audiencias en la legislación y que en los países donde ya se encuentran regulados se fortalezca a las Defensorías como el mecanismo para su ejercicio, garantizándoles independencia y autonomía frente a los entornos cambiantes del poder.
  • Entre las personas que participaron destacó Adriana Solórzano Fuentes, Presidenta de la Asociación Mexicana de Defensorías de las Audiencias, quien consideró que la reunión los comprometió como nunca a impulsar un cambio de sentido de la sociedad, porque al público, a cada persona que está viendo la televisión, oyendo el radio o leyendo el periódico se le debe considerar como tal, una persona, no una mercancía, no un indefenso o descuidado consumidor de menesajes.
  • Profesora en la UNAM, donde imparte clases y además realiza su doctorado especializado en comunicación, Solórzano Fuentes advirtió que “la sociedad exige de los medios de comunicación una vocación de servicio público y que la información sea un bien común, porque en este esquema la democracia se funda en la deliberación donde cualquier persona es igual ante la ley y debe participar activamente en la vida pública.”

El evento fue inaugurado por la Doctora Perla Gómez Gallardo, Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), que en su discurso destacó que “para consolidar un Estado Democrático de Derecho es indispensable contar con audiencias críticas y bien informadas, donde prevalezca la libertad de pensamiento, de expresión y el derecho a la información, la rendición de cuentas, así como la ética y la responsabilidad de comunicadores y comunicadoras de los medios frente a la sociedad.”

En el evento participaron especialistas en la materia
En el evento participaron especialistas en la materia

Si bien no pudo asistir al evento, gracias a las nuevas tecnologías, se pudo contar con una transmisión especial donde la Presidenta de la Organización Interamericana de Defensoras y Defensores de las Audiencias, Cynthia Ottaviano, destacó “que las defensorías no pueden dar pasos atrás sobre su autonomía y manejo para enfrentar el esquema de que los medios sólo son como cualquier otro negocio. La Defensoría de las Audiencias -subrayó con verdadera fuerza – “más allá de los medios, sus contenidos y quienes los reciben, tiene que ver con los derechos humanos, donde se supera la mercantilización de la comunicación y se establece como un derecho fundamental que ayuda a construir democracias.”

Durante tres días los participantes se comprometieron cumplir con el objetivo del evento y propiciar espacios de reflexión y análisis en torno al trabajo de las Defensorías de las Audiencias en la región, de la mano de especialistas, autoridades, organizaciones civiles e integrantes de la academia. Es de esta manera, que desde sus compromisos y convicciones, se podrán diseñar programas, acciones y estrategias para la promoción y fortalecimiento del derecho a la información y la libertad de expresión.

Fueron 31 los participantes que permitieron escuchar su voz, sus ideas, sus convicciones y retos. Destacaron especialistas ya con una larga trayectoria y reconocido prestigio como el Dr. Guillermo Orozco, pionero de los estudios de recepción en México y representante de la Cátedra Unesco de Alfabetización Mediática, que en 2016 se abrió en la Universidad de Guadalajara.

Representantes de Colombia, Uruguay, Argentina, Panamá, Chile, Brasil, Colombia, Bolivia, Paraguay y Ecuador dieron a conocer sus experiencias, a veces de luchas constantes, otras veces llena de retos, algunas derrotas pero siempre una certeza total de la importancia de su papel, del compromiso con la audiencias y la convicción de que se puede transformar contenidos de los medios siempre que se alce la voz, que se acerquen a ellos y ellas para denunciar, criticas, señalar, transformar.

Las historias y anécdotas personales fueron contantes: Dar la razón cuando denunciamos a ese locutor que aúlla letanías de  sexismo puro, de discriminación que duele porque cualquiera de nosotros puede ser esa persona de piel canela o ese hombre que ama a otro hombre. Advertir el abuso y la poca sensibilidad de una industria cultural cuando le da miedo que su periodista sea crítica y haga constante denuncia social. Protegernos cuando creemos que nuestra única arma es el control del televisor y no sabemos cómo huir de los contenidos mediocres, ofensivos y huecos hasta en los créditos de sus realizadores.  Orientarnos cuando el locutor efectivamente abusó de su libertad de expresión, cuando el periodista confundió el escándalo con lo noticioso, si la empresa desaparece mi programa favorito sin aviso oportuno.  Defendernos porque reconoce nuestra capacidad de audiencias críticas, nuestras bajas pasiones de público exigente, cada esperanzador latido de que podremos ver y escuchar programas de calidad.

Sí, estas tareas son unas de las tantas que desarrolla un Defensor de Audiencias. Por México estuvieron representantes de Oaxaca, Jalisco, del Estado de México y Morelos. Defensores de medios como Radio Educación, Canal 11 y Canal 22.

Si bien la participación de cada uno de ellos y ellas fue muy significativa, quiero destacar dos muy significativas porque se tratan de personas muy cercanas. El primero que quiero mencionar es el maestro Gabriel Sosa Plata, defensor de canal 22.  Es considerado uno de los analistas de medios de comunicación y telecomunicaciones más reconocido de México, podemos leer sus análisis en su columna del periódico El Universal, escucharlo en Radio Educación y verlo en Proyecto 40. Fue Ombudsman noticias MVS, donde el caso de Carmen Aristegui lo abordó con todo profesionalismo. Su trabajo como defensor de audiencias consiste no solamente  atender los reclamos, quejas y hasta injusticias que los públicos le hacen saber a través de cartas, correos y mensajes sobre los contenidos, actitudes de periodistas o locutores o decisiones de la empresa sobre la programación sino que intenta mediar entre las audiencias y la empresa así como extender sugerencias en pos de atender a los receptores.

La otra persona es una amiga muy querida, Josefina Hernández Téllez, profesora investigadora de la Universidad Autónoma del estado de Hidalgo, y defensora del lector del periódico “Libre por convicción, El Independiente de Hidalgo”. Ella ha trabajado con gran compromiso en este espacio y siempre atiende las sugerencias, comentarios, molestias y críticas del público. Posiblemente reciba todos los días algún correo o carta de quienes leen el diario, pero los casos que le han llegado los ha atendido de manera puntual y cuidadosa: un comentario sexista, un caricaturista que abusa de su espacio para burlarse de una funcionaria pese a que ella reconoció su error y se disculpó públicamente, otra caricatura que ofende porque juzga de muy mala fe la orientación de un político en plena campaña electoral. Ella siempre pendiente y respetuosa de su papel, responde a sus audiencias en el estado de Hidalgo.

  • Sin duda, el “III Congreso Latinoamericano de Defensorías de las Audiencias” fue exitoso tanto por la participación, lo discutido y porque el resultado de sus debates y charlas dio como resultado una importante declaración firmada por cada uno de los participantes. La misma doctora Josefina Hernández Téllez en la columna que tiene en el diario del que es defensora reiteró que la comunicación es un derecho fundamental para el ejercicio y fomento de la democracia e insistió en la relevancia de la independencia de los mediadores de medios o defensorías como principio básico para proteger al público de los intereses y cambios políticos existentes. Esa declaración contiene pues “puntos álgidos y urgentes que deben atender gobiernos, autoridades y órganos reguladores, pero también concesionarios, propietarios, directivos y programadores, para garantizar los derechos de las audiencias en materia de comunicación y difusión”.

 

 

 

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here