Inicio Opinión LA DESLEAL, LILIANA OROPEZA OLGUÍN Y SU SUEÑO TRUNCO DE GOBERNAR TASQUILLO

LA DESLEAL, LILIANA OROPEZA OLGUÍN Y SU SUEÑO TRUNCO DE GOBERNAR TASQUILLO

745
0

*  Cobijada a la sombra de políticos como Miguel Ángel Osorio Chong, es el prototipo de la traición y la deslealtad, lo que le ha impedido cumplir su sueño dorado de ser alcaldesa por Tasquillo; ahora juega un papel secundario en la sucesión de ése municipio y en el ámbito político de Hidalgo

Por Paco Mililtante

Especial para Expediente Ultra

A finales de la década de los 50s, cuando procedente del Jiadi, allá por Actopan, don  Leobardo Oropeza, Padre de la ex diputada Liliana Oropeza, llegó al municipio de Tasquillo para trabajar  como cobrador y  boletero en la línea Flecha Roja,  su sueldo era muy bajo; apenas le alcanzaba para los gastos más elementales y pagar renta significaba una calamidad mayor. Pero conoció a la señorita Cecilia Olguín, quien junto con su familia, especialmente sus hermanas, atendían una tiendita de abarrotes muy modesta.  Se desposó  con ella y procrearon cinco hijos, tres mujeres y dos varones.

Todo era tranquilidad y sobrevivencia hasta que un amigo del señor Oropeza lo invitó a trabajar, sin tener la menor instrucción policiaca, como Director de Seguridad Publica, en la tierra de la Diana Cazadora, Ixmiquilpan.

En poco tiempo la fortuna le sonrió a la familia Oropeza Olguín y su suerte cambio notablemente. Atrás quedaron los tiempos de carencias y penurias. Ya como funcionario de Seguridad Pública Municipal, comenzó a construir su casa y dispuso raíces en ese lugar.

Sus hijas e hijos crecieron y muy pronto, su hija mayor, Maricela Oropeza Olguín, quien falleció hace pocos años, ingreso a la UAEH para estudiar la licenciatura en Derecho, donde conoció a Miguel Ángel Osorio Chong. Esa amistad la conservaron y les redituó excelentes dividendos. Maricela Oropeza Olguín ingreso al CDE del PRI y se convirtió en asistente personal del poderoso Delegado del CEN priísta, Víctor Manuel Tinoco Rubí, quien a la postre fue Gobernador de Michoacán. Fue Maricela Oropeza, la hermana mayor, quien pavimentó el camino para ascender en el camino de la política. Fue ella quien sufrió los primeros embates frente a los enemigos que resultan gratuitos en esta actividad, a veces ingrata, pero otras más, gratificante.

Sin embargo, fue Nora Liliana Oropeza Olguín quien cosechó mayores beneficios, funcionaria en diversas dependencias gubernamentales, Diputada Federal y actualmente, Senadora Suplente de la Senadora Nubia Mayorga Delgado.

Maricela Oropeza Olguín fue siempre fiel a su amigo Osorio Chong y ocupó cargos menores, su maternidad la limitó crecer políticamente, quizás ese fue el gran acierto de su hermana menor, Liliana, quien prefirió la actividad política antes que algún compromiso matrimonial.

Inmediatamente que Liliana Oropeza Olguín terminó la Licenciatura en Derecho, comenzó a prestar sus servicios de abogada en la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJEH), iniciando su ascenso, Los amigos de su hermana mayor la recomendaron ampliamente  y  logró colocarse como Agente del Ministerio Público, adscrita a Zimapan.

Inició entonces un camino ascendente. Atrás quedaron aquellos tiempos cuando las necesidades resultaban apremiantes, la nueva funcionaria comenzó a darse una vida muy diferente.

Pero un fatídico día ocurrió un accidente automovilístico en la Carretera Federal y dieron cuenta al Ministerio Público de Zimapan, donde Liliana Oropeza era la titular. Las victimas resultaron migrantes mexicanos y acusaron que fueron despojados de una cantidad considerable de dólares, acusaron directamente a Liliana Oropeza, quien renunció semanas después. Con la ayuda de sus amigos ingresó al edificio de Plaza Juárez. Su hermana Maricela Oropeza ya se encontraba también prestando sus servicios en aquel lugar.

Cuando Manuel Ángel Núñez Soto empezó a recorrer los municipios del Estado buscando  apoyos para su causa política, en Tasquillo amarró compromisos con un   importante grupo político municipal que encabezaba el joven ingeniero  Abel Rojo Muñoz, consentido del célebre antropólogo Ñhañhu, Maurilio Muñoz Basilio.

Abel Rojo Muñoz, ya se había desempeñado como alcalde de Tasquillo y tenía poco tiempo que había terminado su período como diputado local por Ixmiquilpan.

El mejor antídoto para minar a Roberto Pedraza Martínez, quien hizo mancuerna política con José Guadarrama Márquez, resulto Abel Rojo Muñoz en Tasquillo y los integrantes del FIR en Ixmiquilpan. Mientras que en Santiago de Anaya despuntaba otro exalcalde,  Gegorio Jaen Gaspar, quien una década después volvió a protegerse con el manto del Hermano Mayor, Roberto Pedraza, como le dicen sus correligionarios. Actualmente se desempeña como el Líder formal de Consejo Supremo Ñhañhú.

Ganó  la contienda interna priista   Manuel Ángel Núñez Soto y  también la elección constitucional para convertirse en  Gobernador del Estado; nombró como Titular en la poderosa Secretaria de Desarrollo Regional a Miguel Ángel Osorio Chong y como Subsecretario al exdiputado Abel Rojo Muñoz; cuando el joven prospecto político José  Antonio Rojo García de Alba, lo renunciaron de  la Secretaria de Gobierno, se dio un enroque, Miguel Ángel Osorio Chong llegó como  Secretario de Gobierno y a la Secretaría de Desarrollo Regional,  Noé Paredes Salazar.

El hombre que nació en Caltimacan,  Ingeniero  Abel Rojo Muñoz,  cumpliría una función específica: vigilar al nuevo Secretario de Desarrollo  e informar al nuevo Secretario de Gobierno. Pero Abel Rojo Muñoz estaba a dos fuegos, por un lado, Noé Paredes Salazar exigía resultados y lealtades; por el otro, Miguel Ángel Osorio Chong lo presionaba igual o más.  Ambos eran sus Jefes y no quería quedar mal con ninguno. Entonces empezó a operar más para Noé Paredes Salazar  pero eso no le gusto al inquilino del  Segundo Piso del Palacio de Gobierno.

Así que decidieron enviar un mensaje, Liliana Oropeza Olguín llegó a esa dependencia como Directora General. Desde su nueva Oficina, comenzó a vigilar a su paisano e informar al Secretario de Gobierno de las actividades de Abel Rojo Muñoz. Así empezaron las intrigas en su contra y posteriormente, salir del círculo cercano de Miguel Ángel Osorio Chong.

Pero llegaron las concertaciones para las alcaldías de aquellos años y Liliana Oropeza Olguín participó y fue ungida como Candidata del Partido Revolucionario Institucional. La empezaron a cuestionar como a pocas mujeres y se desató una guerra sucia en su contra.  Perdió la contienda y endosó la factura al ingeniero Abel Rojo Muñoz.

La estrella de Abel Rojo empezó a eclipsar hasta salir del Gobierno mientras que Liliana Oropeza creció exponencialmente.

Durante el Gobierno de Miguel Ángel Osorio Chong ocupó responsabilidades importantes. Trabajó en SEP, Contraloría, Desarrollo Social, Secretaría de Salud y alcanzó una Diputación Local. Su otro padrino, Ramón Ramírez Valtierra, hombre fuerte en tiempos de Osorio Chong la protegió y apoyó como a pocos.

Al terminar la Diputación Local, se incorporó con su Jefe y amigo de siempre Miguel Ángel Osorio Chong y prestó sus servicios en el Gobierno Federal de manera efímera. Otra vez sus amigos la impulsaron en las listas plurinominales del PRI y alcanzó una Diputación Federal Plurinominal por la Quinta Circunscripción.

Cuando la elección para la Dirigencia Nacional priista, Liliana Oropeza se mencionó para acompañar la fórmula y también se escucharon los nombres de Nuvia Mayorga Delgado y Paula Hernández Olmos. La Secretaría General se adjudicó finalmente  a Alma Carolina Viggiano Austria.

Pero Liliana Oropeza Olguín no descansa, el sueño de toda su vida es alcanzar la alcaldía de su pueblo natal, ya como senadora electa, mandó colocar enormes lonas en la cabecera municipal con su fotografía, como presagió que protestaría nuevamente como Candidata a Presidente Municipal. 

Y finalmente logró su cometido, pero inmediatamente corrió la voz en Tasquillo y se conoció que, Liliana Oropeza era nuevamente la candidata priista, la guerra sucia se desató sin misericordia. Los señalamientos y vínculos con sus amigos del poder causaron mella. Hicieron mofa y hasta panfletos ofensivos.

Finalmente renunció a la Candidatura, se excusó que le practicarían una intervención quirúrgica. Solo fue una salida decorosa. El repudio generalizado la persigue. Señalamientos de traiciones, intrigas, doble juego y corrupción la tienen sin alcanzar su sueño dorado: gobernar Tasquillo.

Pero ahora la señalan de poner piedras y allanar el camino de la Candidata priista, María de Jesús Chávez, ex esposa de Fausto Trejo un ex acalde y tránsfuga priista.

Liliana Oropeza Olguín se volvió soberbia, prepotente, traicionera, corrupta y con múltiples señalamientos de una vida licenciosa al amparo del poder.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here